Skip to content

¿El jarocho viene de la Playa de la Jara, una imaginaria localidad española del siglo XVI?

20 abril 2018

En este fragmento del Plano de barra de Sanlúcar y puerto de Bonanza (1716) se aprecia la zona donde de ubicaba el Pago de La Jara, entre el castillo del Espíritu Santo y la Punta de Montijo, solo tiene representados algunos arroyos y los corrales de pesca. No muestra ningún núcleo de población.

*

La Fundación 500 años de la Vera Cruz y la Asociación de Agentes Aduanales se han encargado de difundir que el término Jarocho proviene de la autodenominación que se hacían los marinos de la playa de la Jara que se asentaron en la costa veracruzana, al sur de Ulúa, y que fundaron Antón Lizardo y Alvarado hace 500 años.

Dejando fuera las dudosas fundaciones y su llegada, inmediata a la conquista, vale preguntarse dónde estaba ese poblado y su historia, ese poblado del que supuestamente vinieron los ancestros de los jarochos.

Después de una ligera búsqueda en libros de historia y planos antiguos de Sanlúcar resulto que no aparece tal poblado en el siglo XVI, XVII, ni en el XIX, solo está registrado en esos siglos un paraje conocido como Pago de La Jara (un “Pago” de los cientos que había en la zona). ¿Será que es un pueblo imaginario creado para un nuevo mito en la historia de Veracruz?

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define Pago con varias acepciones pero para el objetivo de esta nota podrían ocuparse tres: “Distrito determinado de tierras o heredades, especialmente de viñas u olivares”, “Pueblo pequeño o aldea” y “Lugar y región”. Sin mayor cuestionamiento, se puede decir que la misma definición señala la existencia de un pueblo o aldea, pero al rastrear los datos disponibles del siglo XVI (1) y XVIII, siempre son sobre tierras y no de un pueblo o sus habitantes y para mayor referencia el articulo Los pagos de Chipiona de Juan Luis Naval Molero, (2) menciona la existencia de unos 100 pagos, tan solo en dicho municipio y aclara que su uso es debido a que durante siglos, en Chipiona predominaron los terrenos plantados de viñas, no era por la existencia de aldeas o pequeñas poblaciones. Lo que también sería válido para la vecina Sanlúcar, donde estaba el Pago de La Jara.

En 1748, Juan Pedro Velazquez describio el Pago de La Jara en la Descripción del sitio de Sanlúcar de Barrameda y su término territorial:

“Saliendo de Sanlúcar azia esta parte [el oeste] por el sitio de Capuchinos, se extiende su término hasta el parage en que se divide de el de Chipiona, como media legua, en cuya distancia se comprehende a la salida casi de Sanlúcar un pinar perteneciente al Exmo. Sor Duque de Medina Sidonia, a que sucede, dando vista al mar, el pago llamado de La Jara, compuesto de varias suertes de viñas, arboledas frutales y tierras de pan sembrar, que corre por más de un quarto de legua hasta el sitio de La Reyerta, donde se dividen los términos de Sanlúcar y Chipiona, en cuya mediación está fabricado de cuatro años a esta parte un pequeño quartel de Caballería que, bajo superior orden, hize construir para custodia de la Marina y para servidumbre de los hazendados de este parage. Corren desde Sanlúcar a aquella villa tres caminos carreteros, que discurren el uno por la orilla del mar y los otros dos por lo alto de el terreno de la Barranca, cruzándolos distintas veredas abiertas para la comodidad de las haziendas”. (3)

En 1754, al hacerse un recorrido por los límites del municipio se describe esta zona en los siguientes términos:

“El día 19 salió la visita por el barrio de la Balsa por el camino de los navazos que están al pie de la barranca del pinar de los Capuchinos o Espíritu Santo y fuerte de este nombre, llevando a la derecha el mar, y siguiendo la playa que conduce a Chipiona y Regla hasta enfrentar con el corral de la pesquería llamado en la visita antigua del Gallego, y entonces de Juan Martín, propio hoy del Hospital de San Juan de Dios de esta ciudad, por donación posterior que le hizo la Santa Cartuja de Jerez de la Frontera. Y entrando por un callejón que está enfrente, bastantemente ancho, por donde se derrama los inviernos un arroyo en el mar, que es el que divide en forma de rehierta los términos de Sanlúcar y Chipiona; declaró la visita por primer mojón la casilla cuartel de las patrullas de caballería del resguardo de la costa que esta ciudad había fabricado pocos años antes en la parte de su territorio.

Y desde allí línea recta con el frente al sueste por la dicha Rehierta arriba, llevando los vallados del pago de la Jara, término de Sanlúcar a la izquierda, y lo del pago de Montijos, término de Chipiona, a la derecha, se fue a desembocar al mojón llamado de la Cruz, puesto a la salida del camino real alto que viene de Chipiona, a la entrada por aquella parte de nuestra dehesa del Hato de la Carne, quedando por detrás señalado el sitio de siete mojones antiguos que se encontraron borrados.” (4)

En ambas descripciones no se menciona la existencia de algún poblado, pero si “viñas, arboledas frutales y tierras de pan sembrar” y de edificaciones solo hay una “la casilla cuartel de las patrullas de caballería del resguardo de la costa” o “un pequeño quartel de Caballería”, que se confirma su existencia en el plano de 1765. En la misma playa este plano de 1765 tiene representadas edificaciones en el “Callejón del Espadero” y en el “Callejón de Diego Martines”, lo que podría indicar la existencia de algunas casas dispersas en el campo, tal como están representadas con mayor detalle en el plano de 1868, en donde hay seis  lugares llamados: Casa de la media legua, Huerta de don Francisco Rodríguez, Casa del Consul, La Marquesita, Casa de Colón, y Esparraquito. Todas tienen representadas una casa excepto la Huerta de don Francisco Rodríguez que tiene tres construcciones.

Esto permite exponer que el Pago de La Jara era el nombre de una zona rural no una población o rancho, si en pleno siglo XIX solo se contabilizan unas cuantas casas ¿Que puede esperarse en el siglo XVI? Supongamos que esas 6 o 9 casas hubieran existido en el siglo XVI, ¿Cuantas personas las hubieran habitado? y de esas ¿Cuantas hubieran emigrado o convertido en marinos? ¿y de ellos cuantos habrán llegado a Ulúa? ¿Acaso no decidieron ir a otros puertos o ciudades del continente? o ya estando en Ulúa ¿por qué no prefirieron ir a ciudades o lugares con fuerte presencia de españoles? ¿Acaso todos los que emigraron de ese paraje lo hicieron en caravana dirigiéndose a la tierra prometida ubicada en una deshabitado e inhóspita costa de la Nueva España? La posibilidad de que sucediera tal como lo imagino Luis Elizondo y Juan Luis Naval, se antoja remota.

La localidad que actualmente se conoce como Playa de La Jara debió surgir a finales del siglo XIX o principios del XX,  extiendose por los municipios de Sanlúcar de Barrameda y Chipiona, sin duda, el nombre de La Jara proviene del paraje que se conoció como Pago de La Jara, pero ello no valida la existencia de un asentamiento urbano desde el siglo XVI.

Si la Fundación 500 años de la Vera Cruz y la Asociación de Agentes Aduanales, así como los historiadores de Chipiona y Sanlúcar de Barrameda, desean que sea valido su planteamiento de que el término Jarocho es un gentilicio de los habitantes de la Playa de La Jara que convertidos en marinos emigraron a Antón Lizardo y Alvardo, tendrán que probar con documentos históricos la existencia de esa localidad en el siglo XVI y su emigración hacia la costa veracruzana.

Ya hay suficientes mitos en Veracruz como para darle la bienvenida a uno más.

Referencias:

(1) En 1527 y 1556 se mencionan tierras del Pago de La Jara que pagaban tributo al Convento de Nuestra Señora de Regla de Chipiona. Ver: Moreno Mollero, Antonio, “El convento de Ntra. Sra. de Regla en Chipiona (Cádiz). Formación de su patrimonio”, Cuadernos de Estudios Medievales, V1II-IX (1980-1981), 1983, p. 195, 196.

(2) Naval Molero, Juan Luis, Los pagos de Chipiona, en Cartare núm. 1, Sanlúcar de Barramesa, 2011, pp. 3-9.

(3) Camarero Bullón, Concepción y  Jesús Campos Delgado, Jesús, Sanlúcar de Barrameda 1752: según las respuestas generales del catastro de Ensenada, Madrid: Centro de Gestión Catastral y Cooperación Tributaria, Ministerio de Economía y Hacienda, 1995, p. 22.

(4) Velázquez Gaztelu, Juan Pedro, Historia antigua y moderna de Sanlúcar de Barrameda. vol. II Historia Moderna: de la Reconquista al reinado de don Fernando VI (1264-1760). Est. prelim. y transcrip. de Manuel Romero Tallafigo. Sanlúcar de Barrameda: Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte, 1994, pp. 238-239.

*

Fragmento del plano de 1752, con el paraje de el Pago de La Jara.

*

Fragmento del Plano de la Barra de S[an] Lucar de Barrameda y Puerto de Bonansa, de 1765, aquí ya esta representado el Cuartel de Caballería y otras construcciones en la playa con el nombre de Callejón del Espadero y “Callejón de Diego Martines”.

*

Fragmento del Plano de la barra de Sanlúcar de BArrameda y el fondeadero de Bonanza de 1868, aquí estan representada 6 casas en la zona que ocupaba el Pago de La Jara, cada una con nombre propio. Lo que refuerza la idea que la actual localidad de la Playa de La Jara se formo a finales del siglo XIX o principios del XX.

*

Limites del municipio de Sanlúcar de Barrameda y la localización del Pago de la Jara, en donde se formó la localidad de la playa de La Jara.

***

Notas relacionadas:

Veracruz: Los jarochos en documentos de 1822.

Los jarochos olvidados del siglo XIX.

Siglo XIX: Primeros Jarochos en publicaciones.

 

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Rocío Vargas Medina permalink
    20 junio 2018 18:02

    Es una forma más de demostrar sus prejuicios clasistas. Y, hacer creer a los demás que los jarochos son puramente españoles, ignorando las raíces afro e indígena. No debemos dejar que se afiance el mito.
    Los felicito por el artículo, estoy muy de acuerdo con lo que argumentan.

  2. Robert De Rino permalink
    30 abril 2018 11:59

    Increíble cómo pueden engañar a la gente en estos tiempos…. Con qué fin hacen su farsa de 500 años también…???

  3. 24 abril 2018 12:11

    muy buen articulo y bien fundamentado, no se vale que sigan con mitos

    • 26 abril 2018 7:58

      Muchas gracias por tu comentario y tienes razón, no se vale. Es un planteamiento que palabra a palabra hace agua y sin duda naufragará (por utilizar términos en sintonía con lo que dicen). Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: