Skip to content

Errores en el libro Tierra adentro, mar en fuera: Fiesta de la Santa Cruz.

1 abril 2018

Cruz cerca de la antigua alameda de Veracruz. 1860s. Fuente de foto: SMU Digital Collection.

*

Hay escaso conocimiento de las actividades religiosas documentadas en los inicios de la Nueva Veracruz, a principios del siglo XVII, esto sin tomar en cuenta las fiestas o celebraciones comunes en toda la iglesia católica de las que puede presumirse con certeza que se llevaban a cabo. En el 2017, se localizó un documento de la Inquisición en donde se hace referencia a una misa especial y una procesión por las calles de la Nueva Veracruz organizada por la cofradía de la Santa Veracruz el 3 de mayo de 1604.

Así que fue una grata sorpresa encontrar en el libro Tierra adentro, mar en fuera de Antonio García de León (1) la afirmación de que las fiestas de la Santa Cruz “apasionaban a los porteños desde la misma fundación de la nueva ciudad” acompañada por una cita documental. Desgraciadamente, duro muy poco el gusto, solo bastaron unos cuantos minutos para descubrir que todo era falso. Al entrar al sitio web del Archivo General de la Nación y leer el documento resulto ser 1691, no de 1601.

Antes de avanzar, esto es lo que trae la pág. 497:

Otro motivo de celebración pública eran las fiestas de la Santa Cruz, del 3 de mayo, que apasionaban a los porteños desde la misma fundación de la nueva ciudad. Fue así como desde el 25 de marzo de 1601, por edicto del 14 de agosto de 1600, se prohibió por el Santo Oficio “el abuso de poner y pintar cruces en rincones públicos y otros lugares indecentes, con el fin de preservar de las inmundicias ordinarias, por las indecencias que se experimentaban por ignorancia. Así ha venido a nuestra noticia que con estas fiestas se celebran en calles, plazas y arrabales fiestas con misa, sermón y procesiones, y con otras fiestas profanas, como son comedias, toros y máscaras, ocasionando gran escándalo de la república cristiana. Por tanto mandamos y prohibimos que ninguna persona celebre dichas fiestas con ocasión de la Santa Cruz”. 56

56 agnm, Inq. p. 545, 6, f. 587, Veracruz, 14 de agosto de 1600. Hoy, las fiestas de la Santa Cruz se celebran en el vecino puerto de Alvarado.

¿Las fiestas de la Santa Cruz eran una celebración pública? No se ha encontrado que el 3 de mayo fuera día especial de fiesta pública en la Nueva Veracruz, aunque si debía haber una celebración regular cada año, organizada por la cofradía de la Santa Veracruz, tal como se refleja en un expediente de la Inquisición, donde se documenta que el 3 de mayo de 1604, la cofradía hizo una celebración litúrgica en la iglesia del convento de San Francisco y una procesión hasta la cruz, pero no se indica que fuese sobresaliente entre las otras fechas religiosas que debían organizar otras cofradías o las diferentes órdenes del clero regular o de la advocación de la iglesia parroquial.  Tampoco se sabe que ese día hubiese otras actividades festivas seculares, es probable, pero no está documentado. En resumen, nada parece indicar que fuera diferente a otros muchos eventos religiosos.

Entonces,  ¿dónde obtuvo la información para afirmar que, además, estas fiestas “apasionaban a los porteños”? Se desconoce, pero casi se puede afirmar que es una suposición del autor.

A todo lo anterior, hay que añadir que el documento que le sirve al autor para afirmar la existencia de la fiesta en la Nueva Veracruz es de 1691, no de 1601, y no se refiere a la Nueva Veracruz  como hace suponer la lectura del texto entrecomillado.

El documento citado se encuentra dentro de un expediente de la Inquisición hecho por “unos cuchillos que se mandaron recojer por tener gravadas en las cachas las imagenes de christo señor nuestro, su nombre sagrado y la del santisimo rosario y otras figuras diabolicas”, los documentos están fechados entre 1705 y 1717.

El edicto tiene fecha del 25 de marzo de 1691 y estos son los fragmentos más importantes:

[…]  por nuestro edicto de catorze de Agosto del año passado de mil seiscientos y noventa, mandamos para obviar el abuso de poner, y pintar Cruces en rincones públicos y otros lugares indecentes, con fin de preservarlos de las inmundicias ordinarias, por las indecencias que se experimentaban por ignorancia, é inadvertida reverencia, y seguirse grande ofensa de Dios nuesto Señor, no se pintasen, ni pusiessen las dichas Cruces, y las que lo estaban, se borrassen y quitassen: Ha venido a nuestra noticia, que en esta Ciudad de Mexico, y en otras partes y lugares de este nuestro distrito, aunque algunas Cruces, no estan en lugares indecentes, se celebran en dichos lugares, calles, plazas y arrabales, con misa, sermón y procesiones, y con otras fiestas profanas, como son, comedias, toros y máscaras, por los que las cuidan, los quales con dichas fiestas ocasionan grave escándalo de la República Christiana, siguiendose de ello gravissimos inconvenientes en ambos fueros, tomando por pretexto la celebración de la Santa Cruz, para cometer en dichas fiestas grandissimas irreverencias, é indecencias contra la misma Santa Cruz, con capa de devocion y religion, siguiendose de ello sacrilegas irreverencias y execrables torpezas, y abussos, assi en lo general como en lo particular.

Por tanto, para obviar los execrables, y sacrilegos abusos, que con color, y pretexto de religion se ocasionan, en grave ofensa, y escandalo de la piedad Catholica, y buenas costumbres. […] mandamos, y prohibimos, que ninguna persona, o personas de qualquier estado, calidad, condicion, preheminencia, o dignidad que lean, de aqui adelante, celebren, ni hagan dichas fiestas, con ocasion de celebrar la Santa Cruz en las calles, plazas, y arrabales de esta Ciudad de Mexico, y demas lugares deste nuestro distrito, sino en las iglesias, y lugares sagrados, […] y que este nuestro edicto se fixe en las puertas de las Iglesias, de las quales ninguna persona lo quite, rasgue, ni tilde, so las dichas penas, y las demas, que a nuestro arbitrio reservamos. Fecha en Mexico, y sala de nuestra Audiencia, en 25 dias del mes de março de mil y seiscientos y noventa y un años. (2)

El doble error, inhabilita a este documento para sustentar  la afirmación de que desde los primeros años de la fundación de la Nueva Veracruz se hacían fiestas públicas el 3 de mayo.

En cuanto a la fecha no hay mucho que expresar, el documento es claro, fue realizado el 25 de marzo de 1691 y hace referencia a otro del 14 de agosto de 1690. ¿Por qué la equivocación? No se puede saber, ni para decir que los números están borrosos o con una caligrafía difícil, ya que los años fueron escritos usando palabras.

El texto entrecomillado que presenta el autor da la impresión que se trata de un fragmento del texto original, pero al compararlo con el documento, es claro que no es así. El autor publicó un extracto de libre composición con partes del edicto y con partes del autor, se quitaron y se pusieron palabras, incluso se podría decir que se quiso dar la apariencia que estaba dirigido a la ciudad de Veracruz, cuando es un edicto general pero dirigido a la “Ciudad de México, y en otras partes y lugares de este nuestro distrito,”  en donde el tema de las cruces en las calles era recurrente cuando menos desde 1651. (3)

¿Ahora, se puede aplicar la Nueva Veracruz de finales del siglo XVII? Sí, pero lo mismo podría hacerse para cualquier otro lugar grande o chico de la Nueva España, sin embargo, no en todos ocurría lo mismo. No se puede asegurar que sucediera en la Nueva Veracruz.

Por último, conviene exponer que al ser un texto compuesto por el autor pareciendo ser uno solo, indicando que el edicto es del 14 de agosto de 1600 y se empieza aplicar en 1601, cuando en realidad el edicto está integrado por dos partes: la prohibición del edicto del 14 de agosto de 1690 de que no se pintaran, ni pusiesen cruces en rincones públicos y otros lugares indecentes y en donde ya estuvieren se borrasen. Mientras que en el edicto del 25 de marzo de 1691, se reconoce que algunas cruces no estaban en lugares indecentes pero “se celebran en dichos lugares, calles, plazas y arrabales, con misa, sermón y procesiones, y con otras fiestas profanas, como son, comedias, toros y máscaras, por los que las cuidan, los quales con dichas fiestas ocasionan grave escándalo de la República Christiana,” por lo que lo prohibieron y mandaron solo se hiciera en las iglesias y lugares sagrados. Siendo uno complementario del otro.

Sin duda que se trata de un párrafo desafortunado en todos los sentidos, solo esperemos que en el futuro no lo retomen otros autores y se empiece a formar uno de los tantos mitos sobre la historia de ciudad.

Referencias:

(1) García de León, Antonio, Tierra adentro, mar en fuera, México: Fondo de Cultura Económica, 2011, p. 497.

(2) AGN, Inquisición, v. 545, exp. 6, f. 587.

(3) Guijo, Gregorio Martín de, Diario, 1648-1664, Tomo I, México: Editorial Porrúa, 1986, p. 156.

*

Edicto de la Inquisición del 25 de marzo de 1691. Fuente: AGN, Inquisición, v. 545, exp. 6 f. 587.

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: Procesión de San Francisco a la Cruz en 1604

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: