Saltar al contenido

1957: La conquista / Francisco Rivera Ávila.

30 enero 2018

Tras desembarcar en Veracruz, Hernán Cortés comió con los embajadores del soberano azteca Moctezuma. Pintura de Juan y Miguel González. 1698. Museo de América, Madrid. Crédito: Oronoz / Album / NationalGeographic.com.es

*

LA CONQUISTA

Autor: Francisco Rivera Ávila

.

Cielo azul y blancas playas

albo plumón de las aves;

y taciturnas y graves

—como recias atalayas—

dos islotes de esmeralda

el pabellón rojo y gualda

flotando en el mar bravio

entre el tumbo de las olas;

tierra adentro, el murmurio

de marciales caracolas.

.

Placer de quedarse a solas

con la aventura soñada,

—naves que arden, rojo fuego—

se corta la retirada

y aquí se queda el gallego.

.

Se hace el cuento luego, luego,

caracolean los caballos

ronco estalla el arcabuz,

vomita truenos y rayos

—queda la ciudad sin luz—

.

Se instala pronto una cruz

hay misa, doctrina y coro,

tiemblan indios asustados

—luna de plata, sol de oro—

ambición en los soldados.

.

De sus huestes resguardado

llega el gordo de Cempoala

con actitud muy ambigua,

entonces Cortés se instala

sin temores en La Antigua.

.

Ahí la fiebre y la nigua

los castiga de tal modo

que el sitio con prisa ahuecan;

y con bagajes y todo

regresan a Chalchihuecan.

.

Montes y médanos trepan

van entre zarza y cadillo

y un sol que es de puro fuego,

—anota Díaz del Castillo

esto, que supimos luego—

.

Cédula real, blanco pliego,

se trama el primer trinquete

—ya se piensa en la Alcaldía—

brillan espada y mosquete

y empieza la algarabía.

.

Se alista la artillería,

Cortés trepa el altiplano,

se principia la conquista

—y en el tapete del llano

nace el primer agrarista—

.

La Vera Cruz ya se alista

se queda Juan de Escalante

al mando de la ciudad;

y se clava un arbotante

que ahuyenta la obscuridad.

.

Cortés con temeridad

llega hasta Tenochtitlán,

y mientras aquí en la playa

al pobrecito de Juan le dan

en la mera yaya.

.

Baja Cortés a la playa

llega Panfilo Narváez

echando rearta bala

dice Cortés: tú que traes!

y lo derrota en Cempoala.

.

Fuente: Rivera Ávila, Francisco, Veracruz en la historia y la cumbancha: con una selección de poemas jarochos, México: Corona-Castillo, 1957, p.9

***

Notas relacionadas:

1519: Del desembarco de Cortés a la fundación de Veracruz.

Cementerio en el campamento militar de Hernán Cortes en 1519.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: