Saltar al contenido

1911: Fiesta de año nuevo y el “Pobre Viejo”

29 diciembre 2017

*

El 1 de enero de 1912, el periódico La Opinión publicó dos reseñas sobre lo ocurrido la noche anterior en la fiesta de año nuevo en la ciudad de Veracruz. La que se presenta en esta nota apareció en la primera plana y seguramente, estuvo a cardo del jefe de redacción, la otra esta esta incluida en la columna Cinematógrafo Policial (leer aquí). Cada una aporta importantes datos para conocer un poco más de la tradición de El Viejo.

En esta nota lo importante con relación al tema de El Viejo es que informa la reanudación del paseo del “Pobre Viejo” (como se le llamaba entonces), luego de dos años de suspensión.

En la nota no se ofrece pista alguna sobre el origen o antigüedad en la ciudad y solo se concreta a marcar que eran ” costumbres de nuestros mayores”.

Otro punto novedoso en la nota es que además de “los viejos”, se hacían otros peleles representando a políticos, como actualmente se hace en otras partes del estado y en el carnaval. En ese año se hizo el “entierro” del general Bernardo Reyes que ese año se sublevó contra el gobierno de Francisco I. Madero y acababa de ser apresado; el otro “enterrado” fue el vicepresidente José María Pino Suárez. No se aclara como se realizaba “entierro”: Si eran despedazados como lo registra Eduardo Turrent o alguno era quemado como actualmente sucede con Juan Carnaval.

*

Pino Suárez y el General Reyes fueron enterrados anoche por las multitudes.

Los cantos al pobre viejo 1911-1812.

Anoche presentaba nuestra ciudad un aspecto de inusitado y bullicioso regocijo.

Las calles se veían pletóricas de gente dispuesta á celebrar, con jubiloso entusiasmo, el alborear del Nuevo Año que venía repartiendo promesas, arpesjando ilusiones de ventura y de prosperidad.

El júbilo era general : todas las bocas reían, todos los corazones palpitaban, movidos por un mismo anhelo de bienandanzas.

El año llegaba como un mago de leyenda, ante el cual los ojos deslumbrados miraban como sortilegio de dichas.

Y el pueblo, ese pueblo que lucha y sufre, que siente y calla, llegó anoche á la apoteosis más grande de sus expansiones legítimas, en una explosión de júbilo delirante.

Los ‘costumbristas’ están de plácemes.

La tradicional fiesta de Año Nuevo, que había sido suprimida durante dos años, sin causa justificada, puesto que deben respetarse y glorificarse las costumbres de nuestros mayores, que forman, precisamente, la característica de nuestra vida étnica, se reanudo anoche con el entusiasmo que era de esperarse.

Pelotones de nuestro pueblo recorrían las calles en algazara delirante, ostentando el “Pobre Viejo” y tocando tamboriles y otros atributos inherentes, al compás de un canto monótono, lleno de melancolía, evocadora de recuerdos de otros años que desfilaron por el mismo carril.

En esas manifestaciones de alegría, como tenía que suceder en Veracruz, hubo contactos de política burlona ó hiriente : Las figuras de Reyes y de Pino Suárez encarnaban en forma carnavalesca en los Peleles que exhibía la muchedumbre. Y con tal motivo hubo también frescas intencionadas, chistes de buena cepa, pero todo ello con el mayor orden y armonía. A hora oportuna Pino y Reyes fueron enterrados con los ceremoniales de costumbre.

La noche fue, pues pródiga en expansiones. En muchas partes hubo bailes, tertulias y otros espectáculos de regocijo para despedir al Año Viejo y saludar al Año Nuevo.

La nota social sobresaliente fue el baile dado por el Círculo Español Mercantil, que calificamos de suntuoso. Allí se congregó la flor y nata de nuestra colectividad.

En los portales y en los teatros cuando el reloj marcó las doce y la campana mayor y los silbatos de los buques, dejaron oír sus vibraciones, que eran augurios de esperanzas, los amigos se unieron en franco y efusivo regocijo; brillaron en las copas las rubias burbujas del champaña, y hubo brindis entusiásticos por la felicidad común de todos.

Las fiestas continúan. Las oficinas públicas y el comercio al por mayor, permanecen cerrados. Los cafés se ven concurridos. En optimismo general reina en todos los corazones como manifestación inequívoca de que aún soñamos….

Pino y Reyes ya deben estar en el principio de la descomposición.

Fuente: “Pino Suárez y el General Reyes fueron enterrados anoche por las multitudes”, La Opinión, Jalapa, 1 de enero de 1912, p. 1.

***

Notas relacionadas:

1946: Tradición de Los Viejos en Veracruz.

1951-1953: El viejo en Veracruz y San Andréz Tuxtla.

1954: Veracruz: Los viejos de fin de año.

1986-1987: El año viejo del almanaque.

1992: El Viejo, una tradición porteña.

1994: Un poco más sobre la costumbre de quemar al viejo.

1998: El viejo en Veracruz.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: