Saltar al contenido

1994: Un poco más sobre la costumbre de quemar al viejo.

26 diciembre 2017

Paseo de Olentzero en la ciudad de Tafalla, Comunidad Foral Navarra, España, el 24 de diciembre de 2017. Fuente de foto: Noticias de Navarra.

*

En enero de 1994, la revista México Desconocido publicó una carta del antropólogo Roberto Williams García donde expone en breves líneas su postura sobre el origen de esta costumbre, sin plantear fecha aproximada de inicio en el estado de Veracruz. Destaca por ser diferente a todas las demás versiones.

***

Un poco más sobre la costumbre de quemar al viejo.

Sobre el origen de El Viejo en la costa veracruzana no se ha llegado a ninguna conclusión. Parece ser una costumbre europea que llegó a través de España. En el país vasco acostumbran pasear un muñeco en la temporada de cuestaciones y aguinaldos, el cual personifica a Olentzaro en el papel principal de pedigüeño. Al concluir la cuestación, Olentzaro es quemado y por esta circunstancia se le vincula con personalidades no cristianas y con ciertas simbologías de fin de año. La costumbre del maniquí en el papel de peticionario pudo haber entrado, vía el Caribe, a los puertos del Golfo de México.

En el puerto de Coatzacoalcos, en la niñez, participé en las comparsas de El Viejo. Horas antes de finalizar el año se confecciona un muñeco con trapos y viruta y se le rellena con cohetes. El Viejo, atado a una silla, permanece exhibido hasta el anochecer, momento en el que un muchacho lo carga con todo y silla y es seguido por la comparsa. El “diablo” es el primero en posesionarse del sitio donde colocan a El Viejo. La “viuda” se lamenta, el “médico” diagnóstica y el “cura” bendice y de inmediato todos ellos bailan al son de una rústica sonaja de corcholatas aplanadas coreando un estibillo que reza: “Ai viene el viejo, un vai que zumba, a bailar señores, a bailar la rumba”. Tras recibir paga en diversas casas particulares y comerciales, la comparsa se concentra en el hogar para esperar el momento decisivo. Las doce horas son coreadas por silbatazos de barcos, de locomotoras y hasta por balazos. Hay felicitaciones y abrazos y luego en el patio o en centro de la calle El Viejo es quemado. Con él se incinera el tiempo acumulado y se le dice adiós al pasado. Se asiste a un rito de revivificación, de reanimación. La noche se puebla de esperanzas y de buenas intenciones.

Roberto Williams García

Jalapa, Ver.

Fuente: Williams García, Roberto,”Un poco más sobre la costumbre de quemar al viejo” en México desconocido, número 203, Organización editorial Novaro, enero de 1994.

***

Notas relacionadas:

1946: Tradición de Los Viejos en Veracruz.

1954: Veracruz: Los viejos de fin de año.

1998: El viejo en Veracruz.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: