Skip to content

Historia de la hacienda de Malibrán (siglo XVIII-XX).

1 octubre 2016
Malibrán en diferentes mapas desde el siglo XIX hasta el presente.

Malibrán en diferentes mapas desde el siglo XIX hasta el presente.

***

En el imaginario popular veracruzano se menciona la hacienda de Malibrán como una unidad territorial de grandes dimensiones y propiedad de los, también, imaginarios “Conde y Condesa de Malibrán”. Ni lo uno, ni lo otro, como se confirma con la revisión de la historia del predio que aquí se presenta.  Primero conviene aclarar que este rancho o hacienda en el siglo XVIII se llamaba Santa Bárbara y es hasta el siglo XIX y XX que se le conoció como rancho o hacienda de Malibrán.

El predio original del siglo XVIII tenía una extensión de un poco más de 17 hectáreas. En el siglo XIX, el predio se hizo más grande y aún en las décadas de 1930 y 1940 tenía unas 266 hectáreas.  Muy lejos de las miles de hectáreas que poseían haciendas cercanas.

En el siglo XIX, la hacienda de Malibrán estuvo ligada a varios eventos históricos y con la ampliación del terreno, la Casamata quedo dentro de sus límites aunque siguió siendo propiedad del gobierno federal. En 1894, tiene una primera reducción porque una parte se vendió para construir el Cementerio Particular Veracruzano y ya en el siglo XX, en 1913, se construyó el nuevo Cementerio General; después, el crecimiento urbano hizo fraccionar todo el terreno. Como reminiscencias del nombre del predio quedan una calle, cerca de donde se asentó la casa principal, así como una laguna y un mercado.

Tratando de ubicar el predio dentro de la ciudad moderna, se puede decir que el terreno primigenio del siglo XVIII, estaba aproximadamente alrededor de las cuadras que ocupan el Centro de Estudios Cristóbal Colón Primaria, Colegio Cristóbal Colón, la agencia de autos Nissan,  en un cuadrado de 415 metros (500 varas) por lado. Ahora que el predio de finales del siglo XIX y XX, se definen sus límites: al norte, cerca de la av. Simón Bolívar; al oeste, la av. Lafragua, prolongación de la v. Díaz Mirón hasta llegar a Ejercito Mexicano, frente el cuartel de la Boticaria; al Sur, la av. Ejército mexicano, el canal de la Zamorana hasta la av. Miguel Alemán; al este, la av. Miguel Alemán hasta aproximadamente la av. Simón Bolívar. Esto es abarcaba el Cementerio General (hoy, Reino Mágico), el Cementerio Particular Veracruzano, Plaza Crystal, la Universidad Cristóbal Colón campus Torrente Viver, Col. Antillas, fraccionamiento Floresta, el mercado y la laguna Malibrán; solo por mencionar algunos partes relevantes.

Esta breve historia del predio se ha hecho básicamente con información documental y bibliográfica disponible en internet y el Archivo General de la Nación, faltando por consultar el Archivo General Agrario (AGA), el Archivo General del Estado de Veracruz (AGEV), el Registro Público de la Propiedad y el Archivo Histórico de la Ciudad de Veracruz. Lo que hace que sea incompleta y con varias lagunas de datos, pero sin duda es lo más completo. Esperemos en el futuro se le puedan añadir otros datos que permitan tener una visión total.

Varios eventos históricos solo se han apuntado, porque se ha dado mayor importancia a las fuentes que aportan datos sobre la constitución física del rancho y su contexto natural.

Historia

1730-1761

El marqués de Casa Fuerte por decreto de 23 de enero de 1727 concedió a Antonio del Castillo un terreno cuadrangular de 500 varas por lado en compensación de las casas y horno que tenía “á tiro de fusil de la muralla“ y que se le mandaron a demoler por impedir el libre uso de la artillería de los baluartes. (1)

En 1735, el rancho fue adquirido en subasta pública por el capitán Andrés Berdeja,(2) tras el fallecimiento de Antonio del Castillo.

En algún momento estando bajo el dominio de Andrés Berdeja, se formó una capellanía por 1,100 pesos a cargo del rancho siendo beneficiado el bachiller Antonio Basilio Berdeja, hijo de Andrés. (3) Los propietarios tenían que pagarle cierta cantidad por intereses de esos 1,100 pesos. No se sabe quiénes fueron los siguientes beneficiados y cuando se quitó este cargo al rancho.

1761-1788

El bachiller Antonio Berdeja como apoderado de su padre Andrés, vendió el rancho a Juan Malibrán, según escritura del 30 de septiembre de 1761, otorgada ante el escribano José de Mauleón. (4)

Fue hasta el 14 de mayo de 1764 cuando Malibrán tomó posesión del rancho. El motivo que hubiera este retardo no se sabe pero es probable que los bienes de Andrés Berdeja estuvieran en litigio por deudas. (5)

Descripción de los límites del terreno, según la posesión de 1764:

“… salimos de prenominada casa (la principal del rancho de Malibrán que se halla á la cabeza de la ciénaga que llaman del Castillo), (6) todos los aquí contenidos con el referido Malibrán, y caminando por la banda del S.E., que es por donde va el camino que llaman de la  Boticaria para el pueblo de Medellin, y habiendo llegado al paraje que hace crucero con el nuevo camino que sale de la Aljona y cruza por la ciénega de la Hormiga, más acá del almacén de la pólvora ó casa-mata el que va  línea recta hacia la orilla del mar, (…) dicho señor Alguacil Mayor hizo poner la primera mojonera una vara más adentro del camino de la Aljona y como diez dichas del que cruza para el de Medellín,  (…) Inmediatamente se empezó á tender un cordel de 100 varas que llevan los maestros alarifes prevenido, caminando hácia la banda del Norte, orilla de la dicha ciénega, donde habiendo tendido cinco cordeles de dichas cien varas completas y á las quinientas se hizo otra cavacion, en que se formó la segunda mojonera, en donde amparó nuevamente en su posesion al predicho Malibran; y habiendo desde este mismo paraje empezado á tender otros cinco cordeles para banda del Oeste; cumplidas que fueron las 500 varas se formó otra cavacion y en ella la tercer mojonera, en la que tambien al susodicho le amparó en su posesion; y habiendo empezado desde este paraje á tender otros cinco cordeles caminando para el Sur, en donde habiéndose cumplido las quinientas varas en un pedazo como de mas de 25 varas de la ciénega de la Hormiga se hizo la cavacion y en ella la cuarta mojonera, desde la cual se empezaron á tender otros cinco cordeles caminando para el Este, hasta haber llegado á la primera referida mojonera donde se empezó á medir dicha tierra, dejando siempre libres los dos caminos ya mencionados.”  (7)

Esquema del terreno con la información de la toma de posesión de 1764.

Esquema del terreno con la información de la toma de posesión de 1764.

El terreno de forma cuadrada con 500 varas por lado (415 metros) tenía una superficie de 172,225 metros cuadrados, esto es 17 hectáreas 22 áreas 25 centiáreas.  Un área muy pequeña para ser considerada una hacienda en ese entonces, cuando por ejemplo:  La hacienda Buenavista que estaba a cerca, constaba de 2 sitios de ganado mayor (unas 3,400 hectáreas),(8)  o la de Santa Fe que tenía 34 sitios de ganado mayor, 1 sitio de ganado menos, 2 sitios de potrero, 13 caballerías y un pedazo de tierra, (9) de todo ello tan solo los sitios de ganado mayor eran 57,800 hectáreas.

Juan Malibrán poseyó el rancho apenas un poco más de un año y medio, ya que murió a principios de 1766. (10) El rancho era de ganado mayor con dos hornos de labrar cal y ladrillo.

Los acreedores, sin ser los dueños legales lo pusieron en venta para tratar de recuperar su dinero, sin lograrlo. Ante esta situación el rancho, seguramente,  paró su producción y los bienes que lo componían quedaron en estado de suspenso. Pasaron casi dos años, y al no tener dueño los bienes del rancho peligraban arruinarse, así que a principios de 1768, los acreedores decidieron venderlo a Beatriz del Real, cuñada de Juan y viuda del capitán Lorenzo de Arrinda, tratando de evitar mayor perjuicio.

La venta se concretó el 17de febrero de 1768 por un monto de 10,000 pesos, dándole un plazo 3 años para pagarlo. (11)

En poco tiempo, Beatriz reactivo la producción de cal. En un documento se establece que hace su primera entrega de cal el 20 de febrero de 1768, (12) pero en otro, se da a entender que su primer contrato con la Real Hacienda fue hasta 1769, (13)  empezando a entregar cal el 2 de septiembre para las obras de Su Majestad que se realizaban en la ciudad y en el castillo de San Juan de Ulúa.

La nueva propietaria se preocupó por mejorar las instalaciones, así que construyó “…un polvero de quarenta varas de largo y una galera poco mas chica de cal y canto, cuio costo ascendio a seis mil pesos poco mas o menos…” (14)

En 1771, Beatriz del Real contrajo segundas nupcias con Miguel Lazo de la Vega, a quien le cedió la administración del rancho. En los siguientes años, el realizó los contratos con la Real Hacienda para la fabricación de cal, dispuso de los esclavos y las labores que se realizaron en el rancho.

Al recibirlo, hizo un inventario:

“Rancho Santa Barbara

Se compone de las varas de tierra que señalan (en)  los cuatro vientos las mojoneras; y en el centro de ellas fabricadas a saber.

Una casa de maderas baja cubierta de paja.

Una dicha de caña, y paja para los vaqueros.

Dos hornos de cocer cal, uno grande, otro chico.

Un polvero de piedra cubierto de azoteas.

Una cocina de tablas, y tajamanil mui deteriorada

Un horno medio derrivado para cocer ladrillo.

Una cocina con solo el recinto de piedra.

Una fabrica imperfecta con quince pilares de materia, y algunas vigas.

Treinta y seis machos, y mulas los mas casi desechables.

Dies, y seis caballos viejos, y flacos.

Veinte, y una vacas chichiguas con sus becerros y aunque ai mas se han retirado al monte de donde no se pueden ahora sacar por falta (de) caballos.

(…) Catorze negros esclavos, (…)” (15)

Como se ve, las instalaciones del rancho para la producción eran de piedra, mientras que las de habitaciónes y servicios eran sencillas, de madera con cubiertas de tejamanil y paja, en piedra solo estaba una aparte de la cocina, aunque ya estaba en construcción la casa principal. En cuanto a animales, solo se cuentan un poco más de 21 vacas con sus becerros, 16 caballos y 36 machos y mulas. Cifras muy modestas pero acordes a la dimensión del terreno.

Entre 1771 y 1785, lo administró Miguel Laso de la Vega como esposo de Beatriz.

A raíz de pleitos familiares, Beatriz en marzo de 1785, le solicto a su esposo le fueran devueltos los bienes que llevo al matrimonio. A los pocos meses, en agosto, Miguel Laso de la Vega hizo entrega del rancho con el siguiente inventario:

“Primeramente los tres esclavos de los antiguos

(…)

It. una casa alta de piedra y madera maltratada la vigueria de los corredores y cocina

It. un polvero y havitaciones del mayordomo, y esclavos tambien de cal y canto.

It. una cocina, gallinero y granero de lo mismo descompuesto por las vigas de la entrada el ultimo

It. un machero deteriorados los pesebres

It. un Corral con tres paredes de cerca la una deteriorada a la entrada

It un chiquero para los becerros amenazando ruina el techo

It. un colgadizo o techado entre la havitacion de los esclavos y la cocina que llaman cochera

It un quarto independiente de la casa y demas havitaciones que llaman la tienda

It. un potrero o corral grande con cerca de cal, piedra y ladrillo.

It. tres hornos para hacer cal

Nota Que no se ha entregado el titulo de propiedad de la hacienda, ni las cartas de los esclavos

(…)

Bestias mulares

Treinta y una mulas y machos utiles

It. una mula coja inservible

It dos dichas para coche regaladas a la señora

It dos dichas para bolante de la misma conformidad

It un macho para la leche regalado

Caballos

Seis caballos

It dos dichos para tiro regalados a la señora

Ganado Bacuno

Siete bacas de las antiguas

It seis crias de un año de dichas

It un toro de tres años

It uno dicho de dos años

It dos novillas

It cinco vacas de la ultimas que compro la Señora a Burgos

It cinco crias de un año de dichas bacas

It un toro de dos años regalado a la señora

Cria de animales

Nueve patos grandes y siete pequeños de quince dias

It dos pabos grandes y tres chicos

Itcinco cerdos, el uno capon, dos enteros, y dos hembras

It trece obejas y carneros.” (16)

Después de 14 años el rancho seguía teniendo las mismas dimensiones y no se tienen datos posteriores que se hubieran comprado tierras adicionales, pero lo más seguro es que no, debido a que Beatriz reiteradamente expone no encontrarse en buenas condiciones económicas.

Lo que sí cambio notablemente es el tipo y material de las casas, ya no eran de madera sino de piedra, aunque no en muy buenas condiciones. La casa principal que en 1771, estaba en construcción se terminó haciéndose de dos niveles. (17)

Disminuyeron considerablemente los esclavos de 14 que recibió, entrego solo 3, los demás, murieron o se vendieron. No reponiéndolos por otros.  Esta escasa mano de obra, parece que la suplieron con indios mecos, ya que en 1781, Miguel Laso de la Vega solicitó le fueran repartidos 6 indios. No se tiene la confirmación sí en esa  ocasión se los dieron pero, en 1794, Beatriz confirmó que tuvo indios mecos pero estos habían fallecido. El 15 de octubre de 1794, Beatriz se dirigió al virrey solicitándole 12 indios mecos para su hacienda, exponiéndole que hacía días la tenía sin uso por escasear los trabajadores de campo. En esta ocasión le fueron negados. No se sabe cuántos, ni cuantas veces le repartieron indios mecos.

En cuanto a la producción de cal, Beatriz la siguió pero ya no tendría el nivel de años pasados.

El 24 de septiembre de 1785, casi dos meses después de recibir el rancho, reinició la entrega de cal para las obras reales, continuando con ello hasta fin de diciembre de 1786, que por algún motivo no aclarado, se interrumpió. Seguramente,  continuó produciendo cal para su venta a particulares, pero se tuvo la intención de contar con entregas seguras y constantes que le dieran estabilidad. En julio y septiembre de 1790, Beatriz se dirigió al virrey conde de Revillagigedo solicitando le fuera adquirida la cal que producía en su rancho, alegando que era su única fuente de manutención.  En ambas ocasiones, los ingenieros encargados de las obras del Rey se negaron a recibir la cal por no ser necesarias, ya que según ellos contaban con la suficiente.

En 1796, Beatriz vuelve a dirigirse al virrey, en este caso al marqués de Branciforte, para que le sean tomadas las fanegas de cal que pueda producir en su fábrica, el virrey lo aprobó pero las autoridades locales después de varios meses se lo negaron con la misma justificación que en 1790.

Esto no impidió que le compraran cantidades menores como lo demuestra un recibo del 22 de abril de 1797, en donde Luis Rafan, sobrestante de las obras reales, pagó a Domingo Josef Rubio 56 pesos y 2 reales por 150 fanegas de cal para la obra de composición de Casamata. La cal fue producida en la hacienda de Beatriz.

A finales de la década de 1790, además del problema de conseguir colocar la producción de cal, tuvo uno adicional cuando el ayuntamiento de la ciudad de la Nueva Veracruz dispuso construir una presa en la laguna de Malibrán, en su intento de mejorar las instalaciones que llevaban agua a la ciudad.  En agosto de 1797, el rancho se inundó porque al construirse la presa sobre la laguna de Malibrán no se verificaron los niveles que alcanzaría el agua en temporada de lluvias. En marzo de 1798, Beatriz expuso al ayuntamiento el problema de la inundación, buscando le pagaran todo el daño causado a las instalaciones y materiales del rancho, así como los gastos que tuvo que hacer para desalojar el agua, buscar los animales que huyeron de su terreno. En los siguiente años, continuo con estos problemas. (18)

La información disponible, parece indicar que Beatriz conservó el rancho hasta su muerte ocurrida el 14 de septiembre de 1802. No se conoce su testamento, ni que dispuso hacer con el rancho y demás bienes, excepto por una breve cláusula en su acta de defunción que indica hacer con “(…) el remanente que quedase liquido de sus bienes, deudos derechos y acciones, respecto a no tener heredero forzoso ascendiente ni descendiente que conforme a derecho la debiese heredar, mando a sus alvaceas que su liquido lo impusiesen a reditos, y con estos acudiesen a Da. Maria Josefa Malibran su sobrina, a su subsistencia y despues de su muerte redimiesen dicho principal, y lo distribuyesen por iguales partes entre las parientas pobres de primero y segundo grado y no otras que aparescan respectivas a su linage, y por falta de estas entre aquellas de igual necesidad que resulten por linea de su difunto esposo D. Miguel Laso de la Vega, por lo que dexaba hecha la institucion de heredero.”  (19)

Siglo XIX

Los siguientes años a la muerte de Beatriz, no se sabe que sucedió con el rancho ¿El rancho se vendió o quedo en manos de familiares? Seguramente, el dato estará en algún documento del Archivo Histórico de la Ciudad de Veracruz, ya que hay varios expedientes de alrededor del año 1800 que tratan sobre la obra de la presa en la laguna de Malibrán, así como de arreglos de la cañería que iba hasta la ciudad de Veracruz. En la ficha de un documento de 1806, se expone que José Serrano presentó un oficio al ayuntamiento solicitando se le cubran los gastos de los daños causados en su casa por la inundación de la laguna de Malibrán, ese mismo año pidió se le pagase lo gastado por la limpieza del río Tenoya, así como los “gastos que erogó para bajar el rio de Tenoya junto a la presa de la laguna.” (20) ¿Él sería el dueño del rancho Santa Bárbara? Eso se sabrá hasta consultar los documentos originales.

Por lo pronto, las breves descripciones de estos documentos del Archivo publicados en el Catalogo, (21) aportan otro dato nuevo, en los últimos años del siglo XVIII, la laguna cercana al rancho ya era conocida como Malibrán, apellido del propietario entre 1761 y 1766, y que en 1764, aún se conocía como “Laguna de Castillo”, apellido de Antonio de Castillo, primer propietario entre 1727 y 1735.

Años después, hacia 1820, al rancho Santa Bárbara ya se conocía como “de Malibrán”. ¿Por qué se perdió en anterior nombre? No se sabe, el hecho es que predomino el nombre de la laguna sobre el nombre del rancho. Ya sea como rancho, hacienda, terreno o predio el lugar ya no perdió el “de Malibrán” hasta su fraccionamiento y urbanización a mediados del siglo XX.

El capitán Cristóbal Domínguez, seguramente en 1806, (22) realizó una copia de un mapa de Veracruz y sus alrededores, del que se conserva una copia de 1846 en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, probablemente, este último realizado por un estadounidense con poca comprensión del idioma español, ya que cometió varios errores gramaticales al hacer la copia en 1846, (23) entre ellos el nombre del rancho Santa Bárbara (después conocido como rancho de Malibrán), pero que en el mapa esta con el nombre de la propietaria que lo tuvo entre 1768 y 1802: Beatriz del Real. Sin embargo, está mal escrito, ya que lo hizo como “R°. de Sᵃ. Beatriz”, lo que podría entenderse que dice “Rancho de Santa Beatriz”, (acaso una combinación entre “Santa Bárbara” y “Doña Beatriz”) o posiblemente, originalmente era: “R°. de Dᵃ. Beatriz”.  Beatriz murió en 1802, así que el mapa de donde el capitán Domínguez hizo la copia debió realizarse entre 1768 y 1802. Este es el documento gráfico conocido más antiguo en donde está representada la ubicación del rancho. Otro dato que serviría para orientar la fecha del mapa original es la presa, que se construyó alrededor de 1800.

Mapa de 1846, copia de un plano de alrededor de 1800. Fuente de mapa: Library of Congress.

Mapa de 1846, copia de un plano de alrededor de 1800. Fuente de mapa: Library of Congress.

Luego vendrían los años convulsos de la guerra de Independencia y las diferentes revueltas internas, así como las invasiones extranjeras. El rancho estaba al paso del camino que iba hasta Medellín pasando por la Boticaria, único acceso a la ciudad desde el sur. Esta posición estratégica sirvió para que varias veces la zona fuera asiento de tropas que sitiaron a la ciudad. Además,  al estar cerca de la ciudad, propicio que, también se usara o tuviera intención de ocuparlo como sitio de recreo o paseo. Así que gran parte del siglo XIX, el lugar tuvo la ambivalencia entre ser centro de recreo y campamento militar; y aunque no se pudo documentar, se puede deducir que el rancho siguió siendo usado para la ganadería, tal como se usaba en el siglo anterior, claro ya sin la función de producir cal y tabique.

No se ha encontrado alguna referencia directa sobre la ocupación del rancho de Malibrán para actividades militares en las décadas de 1810 y 1820, pero seguramente así fue cuando menos durante el sitio que pusieron los insurgentes comandados por Antonio López de Santa Anna, en junio y principios de julio de 1821; y durante la estancia del general  José Antonio Echávarri que llego a controlar la insurrección de Santa Anna hecha finales de 1822 y principios de 1823, y que llevo a la firma del Plan de Casa Mata el 3 de febrero de 1823.

Hacia 1830 y 1831, Malibrán se convirtió en centro de diversión, tal como dan fe varios ejemplares del periódico El Censor  de principios de 1831. Las referencias dan cuenta de su funcionamiento, aunque no se aclara cuando inicio pero sí se deja entrever que no tenía mucho tiempo. Tampoco se sabe con exactitud el tipo de actividades que se llevaban a cabo, sin embargo,  por los datos aislados del periódico se sabe que había corridas de toros y juegos, como lo expresa … :

“…Junto al convento de la Merced me halló un amigo y me preguntó si iba para Malibran, le dije que si, pero no a jugar, porque no tenía medio, pero si haber el toro, para divertirme, a lo que me contesto: ¿y si el toro te revuelca? Y yo le dije: mejor quiero andar en los cuernos del toro que los tendra acerrados, y yo no, que en la lengua de mi mujer.” (24)

y se servía comida, tipo restaurante:

“MALIBRAN

El que suscribe tiene el honor de avisar al público que el prócsimo domingo 6 del corriente se servirá en Malibran una esquisita comida a las dos en punto de la tarde, por el precio de dos pesos cada persona.

GEORGE COLLINS” (25)

Lo que no queda claro si también había bailes o se ejercía la prostitución.

El centro de diversión tenía vigilancia militar, por los

“El escuadron activo de esta plaza mandará hoy a las 12 del dia a Malibran la escolta correspondiente con las ordenes acostumbradas.” (26)

“Para las 12 del dia dará el escuadron permanente un sargento, un cabo y cuatro dragones para cuidar el buen orden en Malibran.” (27)

Sin embargo no todos veían con agrado el nuevo centro de diversión, una persona con el seudónimo de Toribio envió al periódico su inconformidad el 19 de abril de 1831:

“Desde que se anunció la inocente divercion que llaman de Malibran, vaticinaron los hombres de juicio los funestos resultados que produciria á este vecindario bajo los auspicios que se preparaba: la esperiencia tiene acreditable la exactitud de aquellos cálculos, y la única equivocacion que pudo padecerse, es la falta del remedio oportuno, que justamente se prometian: las opiniones en este particular se dividieron; unos esperaban que el Sr. gefe superior político acudiria con medidas suficientes á precaver los perjuicios que debia resentir la juventud inesperta en los talleres de los vicios con que allí se les iba a brindar: otros creyeron, y yo uno de tantos, que si aquel gefe no se dignaba tomar este asunto en consideracion, acaso por falta de noticias ciertas, los Sres. sindicos uno de ellos testigo ocular alguna vez de las ecsenas que allí se representan, y el otro escesivamente celoso hasta tocar en ocasiones la línea de impertinente en negocios de menor interes, y ámbos obligados por su representacion, promoverian lo necesario para cortar un mal tan visible como trascendental, mas todas las esperanzas fueron vanas, la mision comenzó en sus trabajos con toda la publicidad que corresponde, y el pueblo segun las mejores noticias, ha empezado á coger el fruto de tan útil establecimiento: las tres B como se dice vulgarmente, son las que se ponen alli en ejercicio, y el receso que hoy se advierte es porque la mision está ocupando otro punto donde si se representan iguales escesos, por ser á mayor distancia son menos nocivas. Para la correccion de tamaños males, invoco la autoridad suprema del Estado, si es que como parece las de la ciudad no se creen con la investidura suficiente para estorvarlos; …”  (28)

No duro mucho este estado de cosas, ya que en los primeros días de 1832, vino la rebelión de Santa Anna proclamando el Plan de Veracruz, lo que culminó con el enfrentamiento entre las fuerzas rebeldes y el ejército mexicano comandado por el general José María Calderón el 3 de marzo en Tolomé. Siendo derrotado Santa Anna regresó a refugiarse a la ciudad amurallada de Veracruz. El ejército del general Caldéron llego a Vergara el día 18, repartió sus fuerzas entre este sitio, Pocitos y Malibrán, en donde al final asentó su cuartel general. Es hasta el 13 de mayo, que el general Caldéron se retiro del lugar para dirigirse a Xalapa (29)

Seguramente después que pasó todo, el centro de diversión continúo porque su actividad se ve reflejada en dos textos publicados en la década de 1840, pero sus autores Mathieu de Fossey y Gabriel Ferry estuvieron en la ciudad en la década anterior.

Mathieu de Fossey estuvo en la ciudad en 1832, (30) cuando venía de Coatzacoalcos y se dirigía a la ciudad de México; pero también, alrededor de 1840, cuando salió a Francia y en 1843 cuando regreso a México. En su libro “Viage a Méjico” publicado en 1844, hace un comentario sobre el Paseo de Malibrán, ubicándolo en 1832 y señalando las incomodidades del lugar:

“Respecto al paseo, que llaman de Malibran, no se puede considerar como tal para la gente de á pié, porque allí se sume uno en el polvo y en la arena hasta el tobillo, y á menudo se vuelve cubierto de pinolillos, especie de garrapatas muy pequeñas y muy molestas.” (31)

A pesar de ello no expresa nada sobre las actividades del lugar: si había fiestas, corridas de toros o juegos.

Gabriel Ferry que aparentemente estuvo en Veracruz el año de 1837 (32) escribió un párrafo relacionado con Malibrán. El autor no lo redactó en primera persona sino que atribuye la mención a uno de sus acompañantes, cuando estaban en un lugar llamado “El Manantial”, antes de llegar a la ciudad de Veracruz, a donde iba para embarcarse rumbo a Francia:

“¡Ah!”  dijo a mi lado un Jarocho cuyo pelo empezaba a encanecer, “en el último fandango de  Malibran, (1) Quilimaco perdió una de sus orejas, y Juan de Dios la nariz, por una hermosura, que no valía la pena uno solo de los bucles de pelo de la mujer que ahí estaba.”

“(1) Una pequeña villa a unas tres leguas de Veracruz.” (33)

No es una referencia directa y descriptiva, pero hace referencia a las fiestas o fandangos realizados en Malibrán, en esos años. Si bien parece que el autor no conoció directamente  el lugar, sino de oídas, por decir que era un pequeño pueblo y errar en la distancia por bastante, ya que todas las referencias documentales señalan media legua (unos 2.5 kilómetros) que era la real, de todos modos es importante, porque es contemporánea y se nota que el lugar era renombrado, tomado como punto de referencia regional por sus fiestas o fandangos, que incluían hasta peleas entre los asistentes.

En 1843, José María Esteva en la primera línea de su poesía “El Jarocho” menciona a Malibrán, aunque solo lo toma como un punto en el camino a Medellín, no indica nada sobre algún tipo de actividad que se hiciera allí. (34) En 1844, El Museo Mexicano publicó el artículo “El Jarocho” que retoma parte del texto de Gabriel Ferry, y aunque hace referencia a la pelea de Quilimaco, la palabra Malibrán desapareció:

“-¡Cómo no! ¡Ave María! Calro le dio una llegadita á Quilimaco, y como el crijtiano es un belitre, se fue diendo junto á la casa, y salieron á la requejta Alifonso y Juan Sacramento, que se hicieron bola: al último no hubo nada; Quilimaco perdió una oreja, y Alifonso la punta de las narices.”  (35)

El artículo está fechado en Veracruz el 27 de marzo de 1844. ¿Acaso el autor al estar en la ciudad y actualizado en los lugares de diversión decidió que mencionar Malibrán no era apropiado por ser ya un sitio abandonado? No se puede saber, pero si es un hecho que en marzo de 1847, cuando en marzo lo ocuparon el lugar los estadounidenses, ya estaba en ruinas desde hacía tiempo porque describen la casa con amates en sus paredes.

Malibrán en ruinas.

Las referencias bibliográficas de la década de 1840 en adelante, citan al rancho en ruina pero siguió siendo escenario de varios eventos bélicos a la par que siguió teniendo cierto atractivo como paseo. En esta etapa, hace su aparición cuando menos de manera documental, la leyenda de Beatriz del Real.

El rancho fue ocupado como cuartel del ejército de Estados unidos en marzo de 1847, cuando sitiaron y bombardearon la ciudad. El conflicto bélico entre el gobierno de México y los Estados Unidos inicio en 1846, pero es hasta 1847 cuando se hace presente en Veracruz. El día 9 de marzo, empezó el desembarco de las tropas en la playa de Collado, al sur de la ciudad, (frente al moderno fraccionamiento Reforma), terminando el sitio con la rendición y entrega de la ciudad el 29 de marzo.

Las narraciones de este evento bélico dejaron constancia que el rancho ya estaba en ruina. Las primeras descripciones del estado físico del rancho y su contexto natural se hacen cuando se relata el desembarco y la primera incursión tierra adentro:

“Después de abrirnos camino a través de las colinas de arena y densos matorrales, nos acercamos a las ruinas de Malibrán, un antiguo convento. Frente a él había una gran ciénega, de cien o más yardas de ancho (91 metros). Justo detrás estaba una destacada colina, en la que había dos grandes edificios ocupados por los mexicanos como un almacén y arsenal, y defendidos por una fuerte fuerza del enemigo.

Nuestro regimiento cruzó la ciénaga y se detuvo detrás del antiguo convento para reconocer la posición del enemigo. (…)” (36)

Esto permite tener una imagen general de los elementos naturales que rodeaban al rancho.

La ciénega era la llamada laguna de Malibrán, ubicada al norte-noreste del rancho, coincidiendo con la descripción de 1764. La colina era el médano donde estaba la casamata.

En esta narración (y en otras) se refieren al antiguo rancho como convento, ¿Eso les pareció o alguien les conto eso? No se localizó otra fuente diferente a las de los estadounidenses en donde se le atribuya la función de convento.

En los siguientes días, los invasores rodearon toda la ciudad e iniciaron las hostilidades. En el rancho de Malibrán se estableció un cuartel y el edificio de casamata se destinó para hospital, además se hicieron en sus cercanías baterías desde donde se atacó a la ciudad.  Esto llevo a que las narraciones contengas varias referencias sobre Malibrán, pero destaca para el objetivo de esta nota, la descripción y el grabado que hizo George C. Furber en el libro The Twelve Months Volunteer, quien lo ubica como parte de sus actividades del día 24 de marzo, en pleno bombardeo:

 “Este antiguo edificio que usted ve, todavía fuerte en sus ruinas, fue una vez un lugar espléndido. Fue construido hace más de doscientos cincuenta años, por un conde español; – Fue ocupado por sus descendientes, como un palacio, durante varias generaciones; -entonces se fue a la ruina, y así permanece.- Los muros, que rodeaban el recinto, están rotos; – Algunos  se pueden ver en la imagen. Estos que están en el primer plano, que circundan el lago, están casi completos; tiene varios agujeros redondos, que son tinajas colocadas para ayudar al material de construcción, en esta sección, los antiguos habitantes colocaron, en la paredes, filas de jarras cada una llena de tierra, y rellenaron el espacio entre ella con mortero y piedra, quedaban fuertes y firmes. Ahora, muchas de ellas están rotas y la arena las ha cubierto.

El agua de enfrente es parte del lago, que se extiende hacia atrás, hacia la ciudad; en la imagen, se supone que estamos sobre el muro, donde acaba el agua, con la ciudad detrás de nosotros.- Varios centinelas están de pie alrededor del edificio; los arcos arruinados del edificio son aún perfectas habitaciones de piedra;  varios de los oficiales los usan como alojamiento. En la parte superior de las ruinas se levanta una especie de hiedra, que crece como un árbol, al no encontrar tierra para sus raíces, estás se introducen en cada grieta de la piedra, extendiéndose hacia todos lados de la ruina, por dentro y por fuera, aferrándose con gran tenacidad.- Los muertos y heridos son traídos de las baterías, que están retumbando detrás de nosotros.

En las colinas, a la derecha, están las tiendas de algunas compañías de infantería, mientras que detrás del edificio, y a la izquierda, apiñadas, se encuentran las de nuestro regimiento, y dos compañías del segundo regimiento de Tennessee. En la pequeña cuesta, atrás de las tiendas de campaña, hay varios de nuestros hombres mirando el bombardeo. La parte superior de las antiguas ruinas, también, estaría llena pero el General Patterson ha prohibido a los hombres ir hasta allí, porque atraería los proyectiles del enemigo, que ignora, hasta ahora, que estos son sus cuarteles. Estos están en el edificio de la derecha, pero poco se puede ver de ellos. Los fusiles de la compañía se apilan ante sí, y un centinela los vigila. A la izquierda de la imagen esta un oficial, que viene a toda velocidad del cuartel del general Scott, conduciendo órdenes para el general Patterson.- Dos marineros están montando pequeños burros que han recogido, que son el más apasionante deporte.” (37)

Ruinas del rancho Santa Bárbara propiedad de Beatriz del Real desde 1768 a 1802. En el siglo XIX, se conoció como rancho de Malibrán. Grabado hecho en base a un dibujo de George C. Furber de 1847.

Ruinas del rancho Santa Bárbara propiedad de Beatriz del Real desde 1768 a 1802. En el siglo XIX, se conoció como rancho de Malibrán. Grabado hecho en base a un dibujo de George C. Furber de 1847.

Esta es la única imagen que se tiene de la casa principal del rancho que era, casi sin duda, la casa que construyó Beatriz del Real. Es poco lo que puede decirse sobre sobre la distribución de sus espacios: la fachada principal hacia el norte, hace la ciudad, por lo que al ser un edificio de dos niveles con un pórtico al frente y sobre él, lo que parece una terraza, seguramente tenía una vista panorámica privilegiada de la ciudad y sus alrededores.

Sobre el murete que rodea la ciénaga o laguna de Malibrán, es revelador el sistema constructivo utilizado, y solo cabe señalar que debió hacerse ante los problemas de inundación que provocó la construcción de la presa alrededor de 1800, esto también plantea que la misma estaba más hacia el norte, hacia la ciudad.

George Ca. Furber no lo identifica como convento, sino como castillo, esto es, una función civil o particular, más acorde con todo lo conocido del rancho. Le atribuye una antigüedad de 250 años y como constructor a un conde español. La primera impresión que da esta afirmación es que se confundió con la fundación de la Nueva Veracruz que efectivamente se había hecho unos 250 años antes (en 1600), por el conde de Monterrey. ¿Sería una confusión del autor o de quien le contó la historia? Aun con esta probable confusión que se deduce por los datos aportados, es interesante la mención por la leyenda que para entonces se debía estar fraguando a nivel popular, en donde se atribuía la propiedad a alguien de la nobleza española, según el relato de Pizarro Suárez, y que posteriormente se convirtieron en los ficticios “conde y condesa de Malibrán” ¿la construcción de la leyenda se fue tejiendo y armando con base en dos datos de la fundación de la Nueva Veracruz?

Regresando al estado físico del rancho, después dela descripción de Fuster no se tienen referencias bibliográficas adicionales, excepto por los publicaciones que van retomando datos y eventos pasados, que en cierto sentido van manteniendo vivo el pasado inmediato del rancho.

En el libro “Recuerdos históricos de la ciudad de Veracruz y Costa de Sotavento”, el capitán Sebastián I. Campos confirma que hacia finales de la década de 1850, el rancho continuaba en ruinas. El capitán relata que se hacía acompañar de Pizarro Suárez  en sus paseos a las ruinas de Malibrán, a quien le contó la leyenda de Beatriz del Real, a este  le gustó mucho por lo que la incluyó en su novela La Coqueta. (38) Esta anécdota se convierte en la primera prueba documental sobre dicha leyenda, además de revelar que se iba por esparcimiento a lo que quedaba del rancho en esos años.

Vendría luego la etapa en que Juárez toma a Veracruz como su refugio, volviéndolo blanco de ataque por parte de los conservadores. En el sitio que estos pusieron a la ciudad a principios de 1860, el nombre del rancho de Malibrán sale a relucir cuando el general Miguel Miramón, lo toma como campamento o cuartel general el 5 de marzo, estando allí hasta el día 21 que se retiró rumbo a Xalapa. (39)

En 1861 el gobierno de Benito Juárez decreto la suspensión del pago de la deuda externa, ante ello Francia, Inglaterra y España decidieron enviar tropas a México. En diciembre de 1861, desembarcaron los españoles en Veracruz, el día 5 de enero de 1862 llegó la escuadra inglesa y el día 7, la franceses.  “… Entonces salieron á acampar en Malibran los españoles que ocupan la plaza de Veracruz, recibiendo á la vez la órden de avanzar a la Tejeria, Medellin y Santa Fe…” (40) El campamento fue breve y sin mayor trascendencia militar, pero forma parte de la historia del rancho. La historia de la intervención continuó, luego llego el acuerdo en el pueblo La Soledad, del 19 de febrero con el que se retiraron los ingleses y españoles, las tropas francesas estuvieron hasta 1866.

Vista panorámica desde Casamata en 1862, estos terrenos en un momento dado pertenecieron al rancho de Malibrán. La vista original fue realizada por el español capitán de ingenieros José Iribe, durante la expedición española que realizó de manera conjunta con los franceses e ingleses. El grabado esta firmado por el dibujante ilustrador español Federico Ruiz y publicado en El Museo Universal el 8 de febrero de 1865.

Vista panorámica desde Casamata en 1862, estos terrenos en un momento dado pertenecieron al rancho de Malibrán. La vista original fue realizada por el español capitán de ingenieros José Iribe, durante la expedición española que realizó de manera conjunta con los franceses e ingleses. El grabado esta firmado por el dibujante ilustrador español Federico Ruiz y publicado en El Museo Universal el 8 de febrero de 1865.

En plena ocupación francesa, y bajo el gobierno del emperador Maximiliano, la ciudad fue teniendo mejoras materiales y de servicios, entre ellos la construcción del tranvía.  En 1864, a los pocos días de haberse constituido la compañía “Ferrocarril Urbano” se pensó “…convertir á Malibran en lugar de recreo uniéndolo a la ciudad por medio del ferrocarril urbano.” (41) Solo quedo en eso, pero queda claro que no se olvidaba que Malibrán había sido un sitio de diversión y fandangos.

Este recuerdo, también,  continuó presente en la literatura con la difusión de las obras de Ferry y Fossey, que influenciaron cuando menos a Gustavo Aimard, que escribe “Los dos rivales” (42) en la década de 1860.

El párrafo en donde se trae a colación a Malibrán es con motivo de negarse dos señoritas a bailar en un fandango de Medellín por lo que una de las personas trata de provocar su orgullo al insinuar que los fandangos que se hacen en Malibrán y el Manantial podrían ser mejores a los de ese pueblo:

 “- ¿Oyen Vds., señoritas? -repuso el jóven volviéndose á las jóvenes é inclinándose de nuevo;—¿los fandangos de Malibran y Manantial (1) vencerán los de Medellin? Vds. solas pueden darnos el triunfo. “

“(1) Dos pueblecitos de las cercanías de Veracruz.”

En primer lugar, no cabe duda que el mencionar estos dos sitios lo hace sustentándose en el relato de Gabriel Ferry, escrito en la década de 1830 y en donde se asienta que Malibrán era un pueblo cercano a Veracruz en donde había fandangos, pero si en Ferry eso era medio verdad, ya que no era un pueblo, en Aimard se convirtió en un desacierto total, porque él  situó su relato en el año de 1860 y para entonces, el rancho ya estaba en ruinas desde hacía muchos años.

Fines siglo XIX y principios siglo XX.

El destino del rancho en las siguientes décadas nada se sabe, si acaso algún asesinato, robo o agresiones a cazadores, o evento natural (43) que sucedió en sus cercanías.

La tranquilidad y prosperidad porfiriana deben haber hecho nuevamente productivo el rancho. El rancho resurgió con sus límites ampliados, ya no se circunscriba al cuadro de 500 varas por lado, ahora su dominio se extendía hacia el sur. Además que ya para finales del siglo y principios del XX se le consideraba un lugar tradicional o legendario (44). La leyenda de Beatriz del Real era ampliamente conocida, aunque todavía era confuso el título nobiliario que se le atribuía (condesa o marquesa)  El estar relacionado el rancho con la leyenda, seguro le atribuía cierto encanto para ser visitado en una excursión o para celebrar una fiesta, como lo hizo la comunidad gallega en 1908:

“El sitio escogido para el festival, cedido galantemente por don Miguel de Velasco, no pudo ser mejor ni más poético: el cercano y pintoresco rancho de Malibrán.

Ahí, en la amena é histórica posesión que, en los buenos tiempos viejos, perteneció á la famosa Condesa doña Beatriz del Real, de quien tantas anécdotas macabras refieren las abuelas, y cuya aristocrática figura aún parece cruzar por esos campos que fueron suyos, envuelta en una aureola de tradiciones lúgubres, ahí, en la paz augusta de las campiñas que se extienden en torno de la casa señorial que se alza magestuosa y á modo de un recuerdo de otras épocas que por obra de magia se hubiese petrificado, se tributó homenaje al valiente Patrón de la Península Ibérica.” (45)

Los dueños a lo largo del siglo XIX son desconocidos, es hasta finales de ese siglo que se sabe que el dueño era el español Ramón de la Fuente, quien falleció el 31 de enero de 1896. Sucediéndole en la propiedad su viuda, la señora Josefa Vela. En 1900 todavía seguía siendo la propietaria.

Hacia 1908 el propietario era Miguel de Velasco y en 1909 se le menciona como productor de leche, (46) con lo que queda claro que se dedicaba la ganadería. En el plano de 1915, continúa apareciendo como dueño.

No se saben los límites del rancho en ese entonces, pero lo que sí es seguro es que ya se había extendido hacia el sur, como se comprueba con la venta de una fracción de poco menos de 9 hectáreas para el Cementerio Particular Veracruzano en 1894, ubicado al sur de Casamata. (47) Es muy probable, que el rancho tuviera  la misma extensión declarada en 1930.

Dentro de los límites de este predio se localizaba la Casamata. Este edificio militar construido en 1649 para almacenar la pólvora, estuvo bajo el dominio del Gobierno Federal hasta 1881, cuando fue cedido al ayuntamiento para instalar un lazareto. En las siguientes décadas, funcionó como tal cada vez que se presentaban casos de enfermedades contagiosas; la última referencia que se tiene con este uso es en 1920 pero no se conoce cuando dejo de usarse de manera definitiva. En el plano de 1915, la superficie del terreno donde estaba la casamata medía 70 por 135 metros, aproximadamente.  El edificio fue demolido hacia la década de 1930, y su terreno integrado al Cementerio General.

El nuevo Cementerio General se formó en 1913, en parte de los terrenos del rancho, se ubicó entre la casa principal y el Cementerio Particular Veracruzano, a un lado de Casamata. El área destinada para el nuevo cementerio era de aproximadamente 20 hectáreas, según el plano de 1915. (48)

Campamento militar estadounidense en 1914. La foto pareciera ser una de tantas que son difíciles, por no decir imposibles de ubicar ya que no tienen referencias naturales o edificios que permitan identificar el punto exacto desde donde se hicieron; sin embargo, en esta foto arriba de las tiendas de campaña se pueden ver unas cruces, este detalle junto con otra foto similar pero donde aparece el Cementerio Particular Veracruzano, permiten identificar que la foto fue tomada desde el médano de la casamata viendo hacia el oriente, al fondo se ve la costa y el mar. Las cruces son las primeras tumbas del Cementerio General abierto en 1913 y que funcionó hasta la década de 1980, hoy en este sitio esta Reino Mágico. Muy probablemente esta sea la foto más antigua de este cementerio.

Campamento militar estadounidense en 1914. La foto pareciera ser una de tantas que son difíciles, por no decir imposibles de ubicar ya que no tienen referencias naturales o edificios que permitan identificar el punto exacto desde donde se hicieron; sin embargo, en esta foto arriba de las tiendas de campaña se pueden ver unas cruces, este detalle junto con otra foto similar pero donde aparece el Cementerio Particular Veracruzano, permiten identificar que la foto fue tomada desde el médano de la casamata viendo hacia el oriente, al fondo se ve la costa y el mar. Las cruces son las primeras tumbas del Cementerio General abierto en 1913 y que funcionó hasta la década de 1980, hoy en este sitio esta Reino Mágico. Muy probablemente esta sea la foto más antigua de este cementerio.

Siglo XX

El siguiente propietario que se conoce es el licenciado Alberto Campero que en 1930 hizo la:

“… escritura número 83 de fecha 27 de agosto de 1930, pasada ante la fe del Notario Público número 4 de la ciudad de Veracruz, Estado de Veracruz, documento que fue inscrito en el Registro Público de la Propiedad de la ciudad de Veracruz, con fecha 15 de noviembre de 1930 y bajo los números 20 y 56 a fojas de la 93 a la 102 y de la 175 a la 184, de los tomos 323 y 329, de las secciones segunda y primero, respectivamente.” (49)

Este documento hace constar que el predio estaba compuesto por 266-30-80 hectáreas, cantidad muy lejana de las 17 hectáreas que tenía en el siglo XVIII. Este es primer dato preciso de su extensión desde el siglo XVIII y por lo pronto no se tienen datos de cómo y cuándo se expandió el rancho, lo que sí se puede asegurar que fue en el siglo XIX, muy probablemente en la segunda mitad de esa centuria.

En el censo de ese mismo año, se registra por primera vez un poblado con el mismo nombre en la finca, (50) mismo que en 1932 solicitó se le hiciera dotación de tierras, pero por su dimensión el predio no era afectable, así que en 1938 le dieron tierras de la finca El Jobo, predio un poco más al oeste de la finca Malibrán. (51)

El dueño, trato de asegurar que su propiedad no fuera considerada para otros ejidos en el futuro, así que el 26 de noviembre de 1943 inició el trámite para obtener un certificado de inafectabilidad. El 13 de septiembre de 1944, el Presidente de la República, Manuel Avila Camacho emitió el acuerdo declarando inafectable el predio para dotación, ampliación o creación de nuevo centro de población.  (52)

Este trámite también puede considerarse como consecuencia de los trabajos de desecación de la Ciénega de la Boticaria, ubicada en el extremo sur del predio. Estos trabajos, los inicio el ayuntamiento en 1942 y posteriormente, lo retomó el gobierno federal. Por lo tanto, el dueño debió presumir que su terreno se volvería apetecible a líderes agrarios.

En los siguientes años el rancho se fraccionó. En 1954, la parte Este del predio era propiedad de José Bada González, Aurelio Beltrán Peña y una parte era ocupada por el Cementerio Municipal, todo con una extensión de unas 90 hectáreas; y la parte Oeste con una área de176-17-59 hectáreas , era propiedad de Oscar Zuccolotto Chicato:

“…con las colindancias siguientes: al Norte, con Belen Z. de Abascal; al Sur, con varios propietarios, caño de La Zamorana de por medio; y Ciudad Militar, carretera Jalapa-Veracruz de por medio; al Este, con cementerio municipal, Aurelio Beltrán Peña y José Bada González y al Noroeste, Colonia Pedro Ignacio Mata, ejido de el Coyol y ciudad de Veracruz, derecho de vía del Ferrocarril de Veracruz al Istmo y a Alvarado de por medio.” (53)

El 24 de mayo de 1954, por acuerdo presidencial se declaró esta fracción del predio, inafectable para dotación y ampliación ejidales o de creación de nuevo centro de población agrícola. El predio en conjunto ya tenía certificado de inafectabilidad desde 1944, pero como se había fraccionado y cambiado de propietario, el sr. Zuccolotto debió considerar pertinente volver obtener el certificado a su nombre y por su fracción, trámite que inicio el 21 de mayo de 1951.

Hasta mediados del siglo XX que puede considerarse la historia del rancho o hacienda de Malibrán, como un conjunto. En los siguientes años y décadas, las fracciones se siguieron subdividiendo, por ejemplo: en el plano de la ciudad de 1961, solo se ve fraccionada la parte Este del antiguo predio. (54)

En la actualidad, dentro de límites del rancho que tuvo su fase embrionaria en el siglo XVIII, hay escuelas, la universidad Cristóbal Colón, el Cementerio Particular Veracruzano, Reino Mágico, el fraccionamiento Floresta, el mercado y laguna de Malibrán, así como propiedades particulares con diversos fines comerciales y habitacionales, todo integrado al resto de la ciudad. Tres grandes avenidas (Miguel Alemán, Ejército Mexicano y prolongación Díaz Mirón) y el canal de la Zamorana quedan como recuerdo de los límites que tuvo el rancho a partir del siglo XIX. El lindero norte del rancho está un poco difuso pero seguramente con la información que resguardan los archivos se podrá definir con exactitud en el futuro.

Este repaso de la historia del rancho de Malibrán  permite tener datos firmes sobre la evolución de esta parte de la ciudad alejada de la imaginación de escritores de leyendas.

Límites aproximados del rancho de Malibrán a principios del siglo XX y en 1954. La ubicación de los nombres de los colindantes, solo se pusieron en el orden que presenta la descripción y no necesariamente, están en la posición exacta.

Límites aproximados del rancho de Malibrán a principios del siglo XX y en 1954. La ubicación de los nombres de los colindantes, solo se pusieron en el orden que presenta la descripción y no necesariamente, están en la posición exacta. En línea roja esta marcado el trazo del plano de 1915, que sirvió para identificar el límite norte del rancho.

***

Referencias y notas:

(1) César, J.N., Memoria sobre el estado que guardan los ramos de la administración municipal de Veracruz escrita en 1861. Veracruz: tipografía de J. M. Blanco, 1864, p. 59.

(2) El apellido Berdeja en algunos documentos de la época se escribe como Berdejo o Verdejo, como en la Relación de Méritos y Servicios de 1737. En 1861, Juan N. César lo transcribe como Bersexa y en 1947, Manuel B. Trens consigna el apellido como “Bercera” posiblemente, el cambio se deba a una mala interpretación  por en deteriorado estado físico del documento original que está en el Archivo Histórico de la ciudad de Veracruz.

(3) AGN, Civil, volumen 433, f.

(4) César, J.N., Memoria sobre el estado que guardan los ramos de la administración municipal de Veracruz escrita en 1861. Veracruz: tipografía de J. M. Blanco, 1864, p. 59.

(5) Hay algunas fichas del catálogo del AGN relacionados a un litigio de ciertas casas de Andrés Berdeja y sus acreedores. No se saben los detalles por no haberse consultado esos documentos. Por ejemplo: “Veracruz.- Manuel Eusebio del Toro y Santacruz, contra Andrés de Berdeja, sobre adjudicación de unas casas ubicadas en el barrio de la Caleta. Concurso de acreedores a bienes de Andrés de Berdeja.- Juris. Veracruz.” AGN, Tierras, volúmenes 783, 784 y 785, expediente 1, 1754-1807.

(6) La frase entre parentesis evidentemente es un añadido al texto original porque en 1764 y el resto del siglo XVIII el lugar se llamaba “Santa Bárbara”, es hasta el siglo XIX que se le llamó “rancho de Malibrán”.

(7) César, J.N., Memoria sobre el estado que guardan los ramos de la administración municipal de Veracruz escrita en 1861. Veracruz: tipografía de J. M. Blanco, 1864, p. 59-60.

(8) AGN, Tierras, volumen 2788, exp. 1 f. 3v.

(9) AGN, Vinculos y Mayorazgos, volumen 268, exp. 1, f. 1

(10) Ver biografía: Biografía de Juan Malibrán (1710ca -1766)

(11) AGN, Civil, volumen 433, f.

(12) AGN, Indiferente Virreinal, caja 5707, exp. 48.

(13) AGN, Civil, volumen 433, f. 115.

(14) AGN, Civil, volumen 433, f. 113v.

(15) AGN, Civil, volumen 461, f. 9v.

(16) AGN, Civil, volumen 461, f. 67-68v.

(17) AGN, Civil, volumen 461, f. 70.

 (18) Ver Biografía de Beatriz del Real (1730ca-1802).

(19) Ver: 1802: Acta de defunción de Beatriz del Real.

(20) Margarita de la Cruz del Ángel, et al., Catalogo de documentos coloniales 1608-1810, México : Archivo General de la Nación: Archivo Histórico de la Ciudad de Veracruz, 1993, p.271, 308, 309.

(21) Margarita de la Cruz del Ángel, et al., Catalogo de documentos coloniales 1608-1810, México : Archivo General de la Nación: Archivo Histórico de la Ciudad de Veracruz, 1993, p. 23, 201, 217, 242, 244, 246-248, 255, 271, etc.

(22) Aportación de Emilio Borque: “el mapa de D. Cristóbal Domínguez creo que puede fecharse en 1806, pues el año en el que Domínguez es nombrado Académico y en ese mismo año José de Iturrigaray es nombrado alférez del Regimiento de Caballería del Príncipe.” Comentario hecho el 22 de octubre de 2011, en la nota: Mapa del siglo XIX con el puerto de Veracruz y sus alrededores, del blog: aguapasada.wordpress.com

(23) Ver: Mapa del siglo XIX con el puerto de Veracruz y sus alrededores.

(24) El Censor, Veracruz, 1 de enero  de 1831, p.3

(25) El censor, Veracruz, 31 de enero de 1831, p.4; El Censor, Veracruz, 4 de febrero de 1831, p. 4.

(26) El Censor, Veracruz, 16 de enero de 1831, p. 4

(27) El Censor, Veracruz, 20 de enero de 1831, p. 4.

(28) El Censor, Veracruz, 20 de abril de 1831, p. 3.

(29)Lerdo de Tejada, Miguel, Apuntes históricos de la Heróica Ciudad de Veracruz p.375-379.

(30) Se define el año porque menciona a Anastacio Bustamante como vicepresidente, puesto que ocupo de 1829 a finales de 1832, y si Fossey llego a la zona de Coatzacoalcos en 1831, así que es muy probable, llegara a Veracruz en 1832.

(31)Fossey, Mathieu de, Viage a Méjico, México:  Imprenta Ignacio Cumplido,1844. p. 119

(32) El año se retoma de lo expuesto en el artículo: Juan Domingo Vidargas del Moral. “El primer francés en el noroeste de México. Los relatos de Gabriel Ferry.” en Históricas. Boletín de información del Instituto de Investigaciones Históricas,  UNAM, Mayo-Agosto 2010, núm. 88 pp.22-34.

(33) Nota: ya existe una traducción en español del libro bajo el título: Escenas de la vida salvaje en México, pero no se consultó. La traducción que sí se consultó es la del libro: Panorama de la música Mexicana desde la independencia hasta la actualidad (1941), de  Otto Mayer-Serra; que en la pág. 111 lo traduce en estos términos: “¡Ah! decía cerca de mí un jarocho, cerca de mí un jarocho, cuya cabeza empezaba a encanecer; en el último fandango de Malibrán, Quilímaco perdió una oreja y Juan de Dios la punta de la nariz por una hermosa que no valía lo que uno de los negros bucles que lleva esa. “ La traducción del párrafo se hizo basándose en la versión francesa que está en:  FERRY, GABRIEL, “Les Jarochos”, en Journal pour tous : magazine hebdomadaire illustré, 16 de septiembre de 1870, p.378; y la version en ingles publicada en 1856:  Ferry, Gabriel, Vagabond life in Mexico, New York : Harper & brothers, 1856. p. 302. Consultada en: http://hdl.handle.net/2027/miun.agd6601.0001.001

(34)El Museo mexicano, ó, Miscelanea pintoresca de amenidades curiosas é instructivas, Volumen II, México: Ignacio Cumplido, 1843, p. 368.

(35)“El Jarocho”,  El Museo mexicano, ó, Miscelanea pintoresca de amenidades curiosas é instructivas, Volumen IV, México: Ignacio Cumplido, 1844, pp. 60-62.

(36)“Letter from St. Mary Parish”, New Orleans daily crescent, 5 de junio de 1861, p. 2

(37) Furber, George C., The twelve months volunteer, or, Journal of a private, in the Tennessee regiment of cavalry, in the campaign, in Mexico, 1846-7, Cincinnati: J. A. & U. P. James, 1850, p. 531-532. La traducción es propia, es probable requiera una revisión para afinar alguna interpretación más apegada a la idea original, sin embargo se puede afirmar que la idea esencial dela autor se conservó.

(38) Campos, Sebastián I., Recuerdos históricos de la ciudad de Veracruz y Costa de Sotavento del estado durante las campañas de “tres años,””la intervención” y el “imperio,” México: Oficina tip. de la Secretaría de fomento, 1895, p.24

(39) Rivera Cambas Manuel, Historia antigua y moderna de Jalapa y de las revoluciones del Estado de Veracruz, I. Cumplido, 1871, p. 304, 313.

(40) Rivera Cambas Manuel, Historia antigua y moderna de Jalapa y de las revoluciones del Estado de Veracruz, I. Cumplido, 1871, p. 497.

(41)La Sociedad, México, 4 de noviembre de 1864, p. 2.

(42)Aimard, Gustavo, Los dos rivales : (Episodio de la Revolución Mejicana de 1860), Versión española por Francisco Nacente, Barcelona : Luis Tasso, Impresor-Editor, calle del Arco del teatro 21 y 23, 1875

(43)La Voz de México, 15 de junio de 1894, p. 4; El Siglo Diez y Nueve, 16 de octubre de 1880m p. 3;  “Incendio en el bosque”, El Siglo Diez y Nueve, 13 de abril de 1878, p. 3.

(44)“Personales y de sociedad. Los gallegos.” La Opinión, 27 de julio de 1908, p. 4; La Voz de México, 15 de junio de 1894, p. 4

 (45)“La fiesta gallega en Malibrán”, La Opinión, 28 de julio de 1908, p. 1.

(46) “La cuestión de la leche”, La Opinión, 27 de noviembre de 1909, p. 2

(47) Cañas Montalvo, Ricardo, Los antiguos panteones de Veracruz, publicado en: xeu.com.mx, consultado el 1 de octubre de 2016.

(48) Plano del perímetro del egido de la ciudad de Veracruz, Departamento de trabajos de Campo, Dirección Agraria, Secretaría de Fomento Colonización e Industria, Mayo de 1915. Mapoteca Orozco y Berra.

(49) Acuerdo sobre inafectabilidad del predio Rancho Malibran, Ver., Diario Oficial, México, 31 de mayo de 1945, p. 8

(50)Quinto censo de población, 15 de mayo de 1930. Estado de Veracruz, México: Talleres Gráficos de la Nación, 1934, p.176.

(51)“Resolución en el expediente de dotación de tierras al poblado Malibrán, Estado de Veracruz.”  Diario Oficial, México, 29 de noviembre de 1939, pp. 4-5.

(52) Acuerdo sobre inafectabilidad del predio Rancho Malibrán, Ver., Diario Oficial, México, 31 de mayo de 1945, pp. 8-9

(53)“Acuerdo sobre inafectabilidad de una fracción del predio Malibrán, propiedad del señor Oscar Zuccolotto Chicato, en Veracruz, Ver .”, Diario Oficial, México, 24 de agosto de 1954, p. 9.

(54) Plano de la ciudad y puerto de Veracruz, Ver. 1961, publicado en centrohistorico.veracruzmunicipio.gob.mx, consultado el 1 de octubre de 2016.

***

Notas relacionadas:

Dar click sobre imagen para leer todo sobre

Veracruz banner Malibran Beatriz del Real 01

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: