Skip to content

1786: 1a. Carta de Beatriz del Real a su marido.

25 julio 2016
Fragmento de la carta que Beatriz del Real dirigió a su marido Miguel Laso de la Vega a principios de 1786.

Fragmento de la carta que Beatriz del Real dirigió a su marido Miguel Laso de la Vega a principios de 1786.

*

Primera carta localizada de Beatriz del Real que escribió a su marido Miguel Laso de la Vega a principios de 1796, estando en la ciudad de México.

En el siglo XIX y XX, a Beatriz del Real el “vulgo ignorante” la sentenció en el “tribunal de la impiedad” (retomando sus palabras) como la cruel y casquivana “Condesa de Malibrán”, una persona muy diferente a lo que refleja esta carta.

Importante documento dentro de la leyenda que permite conocer a la mujer que se defiende ante lo que consideraba injusto, pero sobre todo a la esposa que expone el afecto a su esposo y dispuesta a regresar a su lado.

*

Laso: esta ciudad se halla amenasada de una general epidemia, según las enfermedades, y muertes que se están viendo. Yo acavo de salir a nueva vida, que asi puedo llamarla por el riesgo en que estuve de perecer. Temo la recaida, y quiero poner los medios para libertarme en quanto deja lo posible a las causas segundas. Esto supuesto, y que mi presencia no hace aquí falta para el seguimiento de mi justicia, he pensado retirarme, y para esto dar al mundo una nueva prueba de mi modo de obrar, contra las calumniosas especies que corren impunes en ofensa de mi conducta, y quiero principalmente cumplir con Dios, que es lo mas.

Nuestro litigio es puramente temporal. Nuestra desunión ha sido en apariencia y tu el causante. En ella no ha intervenido la Yglesia, como que no hemos tratado de divorcio. Con que estamos en el caso, de volver a unirnos, ó desunirnos para siempre según sea tu voluntad, en cuyo ultimo estremo seria preciso que promovieses las causas ante el Juez Eclesiastico, y oyesemos la sentencia, según los meritos, que cada uno alegase.

Es cierto que me vine, mas no sin tu licencia, como dire después, pero aun quando lo hubiera echo de mi propia voluntad, pude mui bien hacerlo: lo primero por que ya entonces me hallaba abandonada de ti, y perseguida de tus mal premeditadas ideas: y lo segundo por que siendo mi pleito contigo, era forzoso, en uso de mi derecho, venir a seguir mis defensas a un Tribunal Superior que me hubiera concedido la licencia, si tu me la hubieses negado. Pero no, no puede servirte esto de efugio para haver levantado el grito con tanto desentono para calumniarme de que hasta sin tu noticia me vine, dando lugar a que el vulgo ignorante sentencie contra mi en el Tribunal de la impiedad sin audiencia de la parte, que padece. Acuerdate de que si en algo me exedi, fue en sumisión a ti; que consulté mi viage con tu voluntad; y que aun con espíritu de desprecio me diste salvo conducto para venirme; y si lo negases por olvido, saldrá al encuentro, y te convencerá tu propia esquela, en que asi lo afirmaste, la qual existe en el Ylustrisimo Señor Obispo de Puebla, a quien le pasé a precaucion temiendo prudentemente que esos impíos rumores llegasen a los oídos de su Ylustrisima y obscureciesen el concepto, que le meresco. Con que por qualquiera parte, que lo tomes esta a mi favor la justicia: y mucho mas resplandece a vista de esta acción en que me sugeto a buscarte. Es verdad que tus cartas me lisongean de tu amor; y creido en que no será fingido, quiero acreditarte con las obras, no solo el que te correspondo, sinó el que te exedo, aunque nunca sea exeso lo que es cumplir con la Ley de Dios. Y asi dejo serrados los portillos por donde pueda entrar la cavilación a formar contrarias ideas a las licitas, que me encaminan amorosa a buscar tu compañía.

En mi auçencia menos puedes fundar legitima causa que te sirva de efugio para evadirte de la reunión, pues mi honor, y mi temor a Dios han sabido conservar mi amor a tu persona, y mi fidelidad al talamo, como lo he guardado en tantos años de matrimonio conforme a los sentimientos de Religion, y de pundonor, que me inspiran.

Si tu quieres, supuestas estas notorias evidencias, que vivamos juntos con inseparable unión, estoi pronta a que por mi no falte, pues esto no impide el que cada uno defienda su derecho hasta que las Leyes decidan; y ninguno deberá quejarse de quanto el Papel hable para que cada uno exponga su justicia, y aclare su verdad, contestándose, y rebatiéndose mutuamente en las alegaciones, que precisamente hemos de dejar en manos de los Profesores del Derecho, que respectivamente se han elegido.

Si te conformas con esta nuestra unión con que te convido, ha de ser con la calidad, indispensable de que has de mantener, no con las faltas, que hasta aquí he sufrido, sino con respeto a tu calidad, y posibles; y conforme a mi merito, y circunstancias: no siendo yo tan imprudente, que dege de hacerme cargo de lo que el tiempo y sus mutaciones permiten a las facultades: ni faltar a la concideracion, y disimulo en aquellos defectos, que lo permitan.

Si asi te entregas a la condescendencia, podras desde luego disponer nuestra habitación, donde ire gustosa a buscarte, sin tardar mas de lo preciso a esperar tu resolución expresa, y categorica para ponerme en camino, y sin que atribuyas esta determinación mia a los propios temores que al principio dejo manifestados, pues estos procuraría evitarlos en Xalapa, u otras partes de mejores temperamentos: a más de que, aun quando no condesciendas, no me extraviaré a otra parte; pues de todos modos, he de volverme a Veracruz por el mismo camino, que me vine.

Si desprecias la paz, y unión conyugal con que te brindo, no estrañaras, que en tal extremo tome a mi cargo mi propia habitación, y tu serás el responsable a Dios, y al mundo de los escándalos, y demás cargos a que tu misma indocilidad se haga merecedora, supuesto, que yo cumplo con mi honor, con mi amor, y con mi conciencia en dejar en manos de tu voluntad la mia, para cuya justificación, me servirá de comprobante esta carta original, que a ti mismo te acuse, y su copia que conservándola, me salve a mi, como un publico testimonio de mi sumisión a quanto me obliga en el fuero interno, sin perjuicio de mis derechos, que la Leyes Divinas, y humanas me permiten defender.

Que sea indispensable me asistas, y alimentes, lo exige tu propia obligación, quando no, tu honor; pues mientras la Yglesia no nos separe por sentencia justa, existe el matrimonio en su fuerza, y en mi el derecho a tu misma obligación de mantenerme, que perderia, si de ti huyese, y me abandonase a una contumaz resistencia contra la razón, y justicia, que constituye el bien común con que mi amor se ligo a ti.

Resuelve pues, quanto te dicte tu voluntad, haciéndola compatible con tu propio honor, con la razón, y conciencia, mientras pide a Dios por tu vida, y felicidades tu amante, y fiel esposa.

Beatriz del Real.

*

Fuente de documento: Archivo General de la Nación, Civil, vol. 461, exp. 1, fs. 120-123v

***

Notas relacionadas:

Dar click sobre imagen para leer todo sobre

Veracruz banner Malibran Beatriz del Real 01

3 comentarios leave one →
  1. ELIZABETH MARTINEZ CRUZ permalink
    27 julio 2016 15:27

    hermosas historias…

  2. Miguel Salvador permalink
    25 julio 2016 19:50

    Que interesante amigo! La fuente para consultar me gustaria conocer la firma de la señora

    • 26 julio 2016 9:11

      Hola, Salvador: Cada documento tendrá la fuente de donde se transcribió, solo he andado con la duda de ponerlo al final de cada entrada o nota, o al final de todas las notas como un apartado de bibliografía y archivos. En estos días, voy a seguir subiendo otras dos cartas de Beatriz, una de su esposo Miguel Laso de la Vega y una de José María Laso de la Vega, cura y comisario de la Inquisición.
      En cuanto a la firma de Beatriz hay muchos documentos que la traen, pero este en especifico no la tiene. Ya que es la copia que ella se guardo como prueba. En estos días me pongo en contacto contigo. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: