Skip to content

Los Constitucionalistas ocupan Veracruz – 23 Noviembre 1914

25 noviembre 2012

El siguiente es un texto  publicado en el libro La Heroica defensa de Veracruz en 1914, escrito por  Justino N. Palomares donde describe desde su punto de vista la desocupación del puerto de Veracruz; él fue uno de los que con su carácter de Capitán 2º. entraron a la ciudad, con las fuerzas del General Antonio de P. Magaña, que avanzaban de Santa Fe a Veracruz, por la vía del Ferrocarril Interoceánico:

 ***

“A las seis y media de la mañana, las avanzadas llegaron cerca de Los Médanos del Perro. Allí se instaló un aparato de telégrafos, para comunicarse con el Primer Jefe”.

 “. . .A las siete se puso el primer mensaje a Córdoba, en el que .se le decía: C. Primer Jefe: iniciamos el avance sobre las líneas que sobre los médanos ocupan las tropas invasoras.  El ejército a mi mando lo saluda y espera cumplir con su deber si los invasores no nos entregan el puerto”. Respetuosamente.— Cándido Aguilar”.

“A los quince minutos del primer telegrama, se le enviaba el siguiente:

C. Primer Jefe. Córdoba, Ver. El Batallón Morelos, de la Brigada Ocampo, a cuyo frente va el General Heriberto Jara, en línea desplegada comienza a subir Los Médanos del Perro. ‘Las tropas invasoras siguen en sus trincheras. Respetuosamente.— General Cándido Aguilar. Seguiré informando.

“Veinte minutos más tarde el General Aguilar comunicaba al señor Carranza: Nuestra primera línea se encuentra a corta distancia de las posiciones que ocupan los norteamericanos. las banderas de los invasores flotan en todos los médanos. Hasta estos momentos no se han roto las hostilidades.

“A las siete y cincuenta minutos de seguro que el señor Carranza sentía el más legítimo orgullo de su vida al recibir el siguiente mensaje:

Con gran satisfacción comunico a usted, que en estos momentos que son las siete y cincuenta, nuestra vanguardia ha ocupado la primera línea de defensa de los invasores. (1) Nuestra sacrosanta bandera flota en El Médano del Perro y los norteamericanos se retiran paso a paso hacia Los Cocos. El Ejército y el pueblo de Veracruz que me acompaña, con la más grande emoción y entusiasmo avanzan al centro de la ciudad. Felicito a usted porque se ha salvado la Patria y porque hemos evitado un conflicto armado entre los invasores y el Ejército Constitucionalista del que es usted digno jefe. Respetuosamente. – General Cándido Aguilar. “

Minutos más tarde que llegó la vanguardia del general Heriberto Jara al centro de la ciudad, llegamos las fuerzas que veníamos por la vía del Ferrocarril Interoceánico, al mando de los generales Agustín Millán y Antonio de P. Magaña.

Cuando arribamos a la Plaza de Armas los generales Cándido Aguilar y Heriberto Jara eran aclamados frenéticamente por la muchedumbre”.

Ejército Constitucionalista en Veracruz. No se tiene la seguridad que la foto corresponda al 23 de noviembre. Esta foto está tomada desde la Plaza de Armas, es la esquina de la av. Independencia y calle Zamora.

*

Los norteamericanos se embarcaron en nueve transportes que exprofeso se encontraban en la bahía; cuando el último invasor escaló su barco, un marinero del pailebot “Cobos”, de nombre Luis Paredes, izó en el palo mayor de su embarcación el pabellón mexicano. El capitán del barco “Cristóbal” hizo que se rindieran honores a nuestra bandera tocándose el Himno Nacional. Los barcos de guerra enfilaron lentamente hacia el mar libre y cuando traspusieron  la bocana la desocupación del puerto estaba consumada.

La Junta de Administración Civil recibió al General Aguilar a su llegada al Palacio Municipal y le dio la bienvenida su Presidente, el Dr. Mauro Loyo.

Luego habló el Lic. Sánchez Pontón; el discurso fue captado por el periódico “El Dictamen”, como sigue: “. . . El pueblo veracruzano ya tiene patria. . . Tiene patria porque ha visto desplegarse en los aires y triunfal, la enseña tricolor que representa la nacionalidad mexicana. Tiene patria porque el Ejército Constitucionalista, representante de los ideales que el pueblo ha sustentado desde la epopeya de 1910 ha reconquistado palmo a palmo el girón de la tierra mexicana ocupada por el invasor.”

A los esfuerzos patrióticos del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, C. Carranza, y a los nobles empeños del señor General Cándido Aguilar, se debe que el Heroico puerto de Veracruz haya visto ondear, bajo su cielo eternamente azul, la bandera de la patria. Día de gloria debe ser para los buenos mexicanos éste en que el jirón del suelo patrio ha visto alejarse de sus playas al extranjero, obligado a hollar nuestro suelo por las maquinaciones tenebrosas del usurpador Huerta.

Huerta es el culpable. El es quien, mirando desplomarse el trono de la traición y la infidencia levantaron para darle un puesto en el que sólo oprobios y vergüenzas pudo ofrecer a la patria, recurrió, como tabla de salvación, a hacer que el honor patrio fuera ofendido por una nación extranjera, a fin de que todos los mexicanos, unidos como en un haz de sentimiento patrio, se unieran al corrompido ejército federal para combatir al invasor por él provocado. Secundado miserablemente por el esbirro Gustavo Mass, hizo peligrar la heroicidad legendaria de este pueblo que, dirigido por un jefe con patriotismo y vergüenza, hubiera dado su sangre antes que ver hollado el solar de la patria. Gustavo Mass es un hombre que merece ser inscripto donde pueda pisotearlo el pueblo veracruzano. Afortunadamente, este pueblo sabía perfectamente que muy pronto las huestes triunfantes efe la revolución habrían de libertarlo del ultraje recibido y soportó heroicamente la humillación antes de secundar los maquiavélicos planes huertistas.

Ahora el General Aguilar, representante de las energías juveniles de la revolución, empuña, tremulante de emoción, la bandera de la patria, y se presenta como una imagen del futuro de la República, expulsando con su patriotismo y talento diplomático a aquel extranjero que Huerta trajera como su única salvación. El quiere que el pueblo veracruzano sepa que está dispuesto a otorgar toda clase de garantías y que no viene a ejercitar venganzas, porque no trae la inquina de los odios políticos, ni el veneno de las venganzas pasionales del personalismo. El no viene en nombre de la facción carrancista que se disputa en los actuales* críticos momentos el puesto que el pueblo le confiriera en momentos inolvidables. 

Viene en nombre de la patria, porque, tratándose del extranjero, las diferencias políticas que agitan convulsivamente nuestra nación, desaparecen para unir en un solo corazón los corazones de todos los mexicanos. Estoy seguro de que el pueblo veracruzano sólo necesita para repeler cualquier invasión a que estuviera expuesto por parte de un extranjero, un jefe pleno de patriotismo y de valor que, sirviéndole de ejemplo en el combate, supiera llevarlo a la muerte cuando no fuera posible llevarlo a la victoria. . .”

A continuación, el Lic. Isidro Fabela, Ministro de Relaciones; produjo interesante discurso, donde puso de relieve la labor ardua y patriótica desarrollada por el Presidente Carranza para lograr que los yanquis desocuparan el puerto. Al fijar responsabilidades, entre otras cosas dijo: “…El único responsable de la ocupación del puerto de Veracruz; el causante de todas nuestras desgracias, es el usurpador Victoriano Huerta”. 

El pueblo veracruzano llenaba materialmente la plaza frente al Palacio Municipal.

Por primera vez, después de siete meses de humillación y sufrimiento, se desbordaba el júbilo en todos los corazones; fue una tarde de fiesta, henchida de patriotismo. La Bandera Nacional, como haciéndose eco del contento popular, ondeaba incesantemente en el asta del Palacio, las campanas de la Asunción sumándose al regocijo, dejaban oír sus alegres y sonoras notas cuando el pueblo batía palmas o prorrumpía en “vivas” para México, para Carranza, para Aguilar, para Jara… Nuestra patria, por el esfuerzo de sus hijos, se reintegraba plenamente. El Ejército Constitucionalista, se anotaba un triunfo más. Veracruz, por tercera vez, se consagraba Ciudad Heroica.

Al día siguiente, el pueblo veracruzano siguió demostrando al Ejército Constitucionalista su gratitud, con manifestaciones patrióticas. A las 11 horas, los niños de las escuelas, víctimas inocentes de la ocupación, puesto que perdieron un año de estudios, realizaron una grandiosa manifestación que recorrió las principales avenidas del puerto. Los escolares se concentraron frente al Palacio Municipal; nuestra Bandera fue izada con los honores correspondientes, desarrollándose a continuación un patriótico programa. El acto fue presidido por el General Cándido Aguilar. A las 16 horas de ese día todas las agrupaciones obreras y pueblo en general desfilaron por las calles de la ciudad.

Fuente documental:

La Heroica defensa de Veracruz en 1914, Gobierno del Estado de Veracruz, Dirección General de Educación, 1964, p. 43-47

Bandera mexicana ondeando en el palacio municipal del puerto de Veracruz, 23 de noviembre de 1914. Imagen tomada del libro: Crónica ilustrada, Revolución mexicana, tomo 5, capítulo 3, México, Publex, S. A., 1966-1968, p. 12. / http://www.inehrm.gob.mx

*

Ejército Constitucionalista en el zócalo de Veracruz. La foto es muy probable no corresponda al 23 de noviembre de 1914, pero sirve para ilustrar lo narrado.

*

Ejército Constitucionalista en el zócalo de Veracruz. No se tiene la seguridad que la foto corresponda al 23 de noviembre de 1914, pero sirve para ilustrar lo narrado.

***

Nota aclaratoria:

(1) Aqui hay una diferencia con la hora señalada en los periódicos, donde se marca a las 9:00 como la hora de inicio del retiro de los estadounidenses. En realidad, ambas horas son complementarias. Palomares nos informa la hora que empieza el retiro de los medanos y los periódicos la hora que se retiran de la planta de agua de El Tejar.

***

Notas relaciondas:

*

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Carlos Alberto Bautista Ramos permalink
    25 abril 2013 20:03

    La segunda fotografía que aparece en esta página sí corresponde a la fecha del 23 de noviembre de 1914 y en ella aparece el general Cándido Aguilar Vargas con la bandera en su brazo y al frente de sus tropas en el momento en que los invasores norteamericanos desocupan el puerto de Veracruz. Es una magnífica imágen histórica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: