Skip to content

Nueva Veracruz: Ciudad de tablas (Parte III)

15 septiembre 2012

Iglesias de la parroquia, San Francisco, San Agustín y San Juan de Díos.

*

Libro: Ciudad de tablas.  Autor: Francisco del Paso y Troncoso.

 ***

IGLESIAS DE LA NUEVA VERACRUZ

 Temas a destacar:

  1. Descripción de las iglesias de la Parroquia, San Juan de Dios, de los conventos de San Agustín, San Francisco, la Merced, Santo Domingo, del colegio de la Compañía de Jesús,
  2. Propuesta de placas en los sitios de las iglesias destruidas.

**

Las iglesias todas, con excepción de la Parroquia, son de tejado; y sus campanarios, invariablemente , de aguja. Es la Parroquia de bóveda, pero de una sola nave: tiene la misma situación y orientación actuales; mas la torre (cuyo vestigio todavía conserva la fachada nueva) corresponde al costado en que hoy está la Capilla del Sagrario, que no existe aún, pues no se ven más fábricas en toda la manzana que la iglesia y sus tapias, bien altas, que circunscriben un patio grande con entrada por la parte donde construirían después el Portal de Miranda, etc. (Véase la letra O del croquis) .

De los templos que nosotros alcanzamos faltan: La Divina Pastora, Nuestra Señora de Loreto y Nuestra Señora de Belem, luego San Sebastián; pero bien sabido es que tales fábricas fueron hechas en tiempos ulteriores. Hay en cambio, dos que nosotros no conocimos: San Juan de Dios y San Agustín el Viejo; y otro tercero que no tiene la situación actual: San Agustín el Nuevo, entonces iglesia de Jesuítas, con el nombre de la Compañía que después llevó el nombre de la calle con la nomenclatura pasada.

San Juan de Dios forma esquina en las calles de su nombre o Lerdo y de las Damas o Cinco de Mayo, con el costado para la última: el campanario, arrimado al templo, corresponde a la parte media del costado interior, como en la Iglesia florentina de Santa María Novella; pero tiene acceso por un patio cercado con tapias, como el de la Parroquia.

También es interior la torre de San Agustín el Viejo: convento que forma esquina con las calles de su nombre, o Juárez, y Principal, hoy de la Independencia: la iglesia tiene fachada interior para el Noroeste, y campanario con entrada para el mismo rumbo; pero que se nota delantero, como en San Francisco de Tlaxcala; grandes patios limitados por tapias daban acceso al templo.

También es de notar la disposición de la Compañía, pequeñísimo templo que tiene vista para la playa, ocupando el ángulo situado al Orlen- te de la manzana de San Agustín el Nuevo: en toda la cuadra, cuyo ámbito no es tan extenso como el actual, no hay más construcciones que la iglesia, tapias, y en el ángulo meridional una casa de altos, que habrá sido el colegio donde Clavijero, Alegre y Maneiro, ilustres paisanos nuestros, hicieron sus primeros estudios literarios. (Véase la letra A del croquis).

A medida que voy dando la descripción, ocúrreseme que todo esto podía perpetuarse poniendo en fecha, tan memorable como la del centenario, inscripciones lapidarias en los lugares mismos en donde las construcciones existieron. Ya que nuestra generación ha destruido tantas, deje algunas inscripciones nuevas como prueba de su culto por el pasado.

Poco habrá que decir de los demás templos. No ha cambiado de sitio la torre de San Francisco en 300 años; pero el primitivo templo tenía fachada para la calle de su nombre, hoy de Juárez; es decir, para el Sudeste, y el costado daba para el Nordeste, relaciones que se invirtieron al hacer la fábrica nueva.

Una cuadra entera, y bien grande, ocupa la Merced, pues extiéndese desde la calle de las Damas hasta la Principal, sin que haya vestigios de la callejuela que más tarde cortó esa manzana inmensa; en cambio no hay mucho fabricado en ella, pues, fuera de la torre y de una crujía de piezas bajas que ocupa todo el costado de la cuadra, frontero al noroeste, lo restante queda reducido a tapias que cercan un patio grande: la crujía debe haber servido en parte de iglesia y en parte de convento.

Algo más interesante resultará la descripción de Santo Domingo. El convento llena toda la manzana, tres de cuyos lados tienen sendas crujías que se unen a escuadra (cada crujía con piezas bajas en fila); en el cuarto lado correspondiente a la fachada y frontero del Sudoeste, se ven las entradas de las dos crujías laterales, y una tapia que por esa parte cierra la cuadra. Ésta es rectangular, como también el gran patio que se forma en su interior: habrá estado el templo en alguna pieza de las crujías, pero más original es todavía la situación de la torre, aislada, en medio del patio, aunque mucho más cerca del fondo que del frente de la manzana, por lo cual su chapitel, con todo y no ser muy elevado el campanario, se habrá visto muy bien desde una plazuela situada en el plano detrás del convento, y que más tarde se llamó de la Campana. (Véase el croquis, letra H).

Iglesias de la Compañía de Jesús, Santo Domingo y la Parroquia.

*

Iglesia del convento de la Merced.

*

Fuente de imagenes: Bibliothéque Nationale de France

*

Notas relacionadas:

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: