Skip to content

¿Dónde están los activistas, ecologistas, académicos y los porteños que dicen amar a su ciudad?,

25 octubre 2011

Autor: Andrés Timoteo

Publicado en Notiver
 
FORASTERA Y ECOCIDA
 
¿Dónde están los ecologistas, dónde los activistas, dónde los académicos y dónde todos los porteños que dicen amar a su ciudad?, ¿por qué han dejado que una forastera, doña Carolina Oaxaquiño,  arrase con los arboles de la avenida Salvador Díaz Mirón?, ¿por qué tanta pasividad ante una alcaldesa ecoloca y ecocida?, y ¿por qué dejarse imponer decisiones cuando ella es solo una servidora del pueblo, no una dictadora?.
 
No solo los veracruzanos sino los habitantes de todo el planeta tienen encima las facturas que la naturaleza está cobrando por atropellarla. Con este contexto debe ser considerado como un atentado,  contra todos, el asesinato de un árbol y sobre todo cuando éste tiene una edad centenaria.  Lo que la oaxaqueña -impuesta en la alcaldía por la fidelidad-  está haciendo con Díaz Mirón simplemente es una aberración.
 

Arboles talados para pavimentar el área verde y con ello ampliar dos carriles para vehículos. Foto: Antrax1976 vía twitter.

Derribar cientos de arboles para ampliar los carriles para que circulen más carros, haya más humo, se eleve la temperatura y se carezca de  vegetación para catalizar los efectos, tendrá consecuencias a mediano y largo plazo. Sin embargo, los que tienen más culpa en este asunto son los veracruzanos que le permiten el desastre a una señora que ni siquiera nació en esta ciudad y por ende, no tiene amor por la misma.
 
Desde hace un par de días algunas personas hacen un plantón en la Plaza de Armas contra la remodelación de dicha avenida pero el impacto es mínimo y más cuando la alcaldesa destina carretadas de dinero para sacar el tema de los medios informativos. A los activistas se les olvida que para romper el cerco informativo hay que tomar acciones emergentes.

¿Ya no se acordarán que hace tiempo la periodista y promotora cultural Marcela Prado se encadenó a los vagones del tranvía para impedir que se los llevarán?.
 
La también catedrática de la Facultad de Comunicación no logró que este medio de transporte sobreviviera pero por lo menos hay una de las máquinas conservadas como pieza de museo en exhibición pública y que cuenta parte de la historia de la ciudad. ¿Habrán olvidado que hace poco el activista Alejandro Márquez se ató junto con sus hijos y vecinos a los arboles de la reserva La Pinera que pretendían talar?.
 
Entonces, estos señores se tardaron para ir a encadenarse a los arboles que ya fueron destruidos por el personal del ayuntamiento porteño. ¿Por qué no lo hicieron si desde junio anunciaron que impedirían con sus propios cuerpos que se dañara la flora del lugar?. Si los porteños lo hicieron con otros alcaldes que tomaron decisiones arbitrarias – tampoco hay que olvidar cuando se protestó porque el panista Francisco Ávila Camberos rompió a golpe de marro el portón del Recinto de la Reforma para usarlo como bodega, entonces también hubo valientes que se ataron en el sitio para tratar de impedirlo- por qué esperar tanto para evitar que doña Oaxaquiño destruya lo que no le costó.
 
Pareciera que la alcaldesa ya le tomó la medida a los jarochos y se burla de ellos. ¿No será momento de que se movilicen y mande a la señora a jorobar al Árbol del Tule o a los bsque de Los Chimalapas en Oaxaca que es su tierra natal?, ¿no será ya tiempo de cantarle a esta forastera el tradicional “más si osare un extraño enemigo” y pasearla en burro como obliga el escarmiento de la turbamulta a los malos gobernantes, en este caso a una ecocida?.
 
RETORCIDOS
 
En la obra de remodelación de la avenida Salvador Díaz Mirón hay muchas cosas retorcidas. Primero, nunca fue presentada la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) pues se recurrió a la figura de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) para trasplantar y supuestamente conservar a la flora bajo protección federal, entre ellas 16 ejemplares de Palma Real que, por cierto, hasta el momento no han podido ser removidas porque todavía no tienen el permiso de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
 
Para talar los 250 arboles adultos, entre ellos varias ceibas con  edad centenaria, que no tienen resguardo oficial, doña Oaxaquiño también retorció el marco jurídico pues aplicó el reglamento municipal para la poda a ejemplares de traspatio con el fin de  evitar que se recurriera a la legislación federal. Una trampa para matar a decenas de arboles de manera impune. Y aún hay cosas más turbias pues hay una versión que se comenta entre los empresarios del ramo de la construcción, los que aseguran  que  los encargados de realizar la obra tienen mucho que ver con el padrino político de la edil.
 
Así se explica que la maquinaria especializada que supuestamente fue “prestada” para trasplantar las palmas reales, que tienen protección federal, son propiedad de un empresario constructor quien comparte sociedad con ese oscuro personaje en un lujoso fraccionamiento enla Riviera Veracruzana cuyo nombre tiene que ver con la  punta de un escualo. Ahí está el detalle, diría el cómico Cantinflas.

Leer en sitio original: Texto Irreverente. Andrés Timoteo, 23 de octubre del 2011, Notiver.

***

Notas relacionadas:

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: