Skip to content

Tlacotalpan: Un clasico pleito de cantina.

14 octubre 2011

Subido a Youtube por en 03/10/2011

Hasta gusto da ver un pleito así, a trompada limpia, todos contra todos, esto también es Tlacotalpan con sus memorables tradiciones. Ocurrió a las puertas de la cantina: PUERTO DE PESCADORES (desea algo más apropiado en estas tierras de mar, ríos y lagunas) ubicado en céntrica calle de este bello pueblo.  Pleito al mejor estilo de las películas de Pedro Infante, Jorge Negrete, y demás de la época clásica del cine, y bueno, hasta un caballo hizo su aparición estelar. Por eso digo, que la violencia actual, con descuartizados, encobijados, etc, no es de estas tierras.

Este tipo de pleito, tiene mucho sabor jarocho y tradición añeja, que me recordó un texto de hace más de 100 años, donde Manuel Gutiérrez Nájera narra una pequeña visita a los arrabales del puerto de Veracruz:

PLEITO DE CANTINA EN VERACRUZ – HACE MAS DE 100 AÑOS

Cierta noche tomé una carretela para pasear por lo que llaman «Extramuros.» No supe lo que cuesta aquel vehículo, porque lo pagó mi buen amigo el joven y distinguido poeta Luchichí. Largo rato estuvimos conversando de versos y proyectos literarios, hasta llegar á una especie de infecto portalón, frontero á la laguna de los Cocos. A los acordes de una mala murga, danzaban en promiscua algarabía, negros, mulatas, marineros, cargadores, princesas de petate, y tres ó cuatro gomositos mexicanos.

Una tranvía llega hasta aquellos sitios y hace viajes hasta las altas horas de la noche. El cuadro no puede ser más repugnante. Huele mal, se toma en la cantina una cerveza detestable, y los danzones atarantan y marean. Lo que me extraña es que no haya nunca en esos bailes, en los del «Recreo» y en otros menos groseros algún muerto ó herido. La policía no interviene; todos beben; suele haber pleitos en que se oyen lindezas y piropos como no se oyen en ninguna parte; veces hay en que se arrojan los cacharros á la cara; mas, desahogada así la ira de un modo verdaderamente inofensivo, todos quedan tan amigos como antes y se van de bracero á la cantina. Por menos palabrotas se acuchillan y se desuellan nuestros léperos. Satisfecha mi curiosidad y vistas de cerca las costumbres populares, salimos del infecto portalón, en el que apenas permanecimos un momento. (1)

El puerto jarocho no se si todavía conserve esta sana costumbre de las trompadas de cantina, pero vemos que Tlacotalpan por algo es considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad, supongo que el titulo no solo se lo dieron por sus edificios, sino también por esto.

Fuente de texto:

(1) Gutiérrez Nájera, Manuel, Obras de Manuel Gutiérrez Nájera, Volúmenes 1-3, Estab. Tipográfico dela Oficina, Impresora del Timbre, 1898, p. 280

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: