Skip to content

Veracruz: Los jarochos en documentos de 1822.

5 julio 2015
Habitante de los alrededores de Veracruz. 1844.

Habitante de los alrededores de Veracruz. 1844.

*

Hasta el día de hoy, el documento conocido más antiguo en donde se registre que jarochos estaban establecidos en la ciudad de Veracruz data del 13 de febrero de 1822. No se descarta que existan documentos anteriores conteniendo el término, pero no son conocidos o no se han localizado.

Una de las preguntas claves para entender el término jarocho en la ciudad es saber en que momento se empezó a utilizar. Encontrar el dato y resolver esto se convirtió en un objetivo esencial. Estableciéndose como premisa que las únicas fuentes que podían dar pistas son los documentos oficiales y privados, periódicos y libros de la época, por lo que se inicio la búsqueda a través de internet. Se consultaron las hemerotecas, archivos y libros digitalizados y públicos. Adicionalmente se consultaron físicamente algunos libros. La búsqueda fue limitada pero proporcionó suficiente certeza en lo encontrado. La certeza se deriva porque el término no solo fue localizado en un documento, sino en nueve durante un periodo de un año (febrero de 1822 a enero de 1823). Al encontrar tantos documentos hechos en la ciudad con la palabra jarocho en un año pero ninguno antes, cuando menos esporádico, es un misterio.

Los documentos.

13 de febrero de 1822.

El primer registro de la palabra Jarocho se halló en dos cartas fechadas el 13 de febrero de 1822 y hechas en la ciudad de Veracruz, también son las primeras que se conocen para todo el estado de Veracruz. Las cartas fueron escritas por el gobernador Manuel Rincón al emperador Agustín de Iturbide. En ellas menciona a Mariano Cenobio y Crisanto Castro, amigos de Guadalupe victoria, como capitanes de jarochos.

“… con motivo de la orden que se le comunicó para la aprehensión de Victoria. Se dirigió desde luego a los amigos íntimos de éste, capitanes de jarochos don Crisanto Castro y don Mariano Cenobio, y con sagacidad y dulzura descubrió, que aunque todavía le conservan mucho afecto, están empero distantes de favorecer ideas revolucionarias.” (1)

Agosto de 1822.

El 17 de noviembre de 1822, El periódico El Universal de Madrid publicó la situación que prevalecía en México hasta agosto, y en él se puede leer:

“La fuerza de Veracruz, que consistía principalmente en jarochos (gente del campo) se aseguraba estar por el partido de república y de acuerdo con Guadalupe Victoria.” (2)

15 de noviembre de 1822.

El 4 de febrero de 1923, El Universal publicado en Madrid, da a conocer un documento fechado el 15 de noviembre de 1822, donde se narra el intento de los españoles por ocupar los baluartes de la Concepción y Santiago, mismo que hace referencia a unos jarochos:

“ … Como se contaba que dicho baluarte (el de la Concepción) debía entregarse sin disparar un tiro, por ser su guarnición de cazadores y algunos jarochos, y estos debían estar desarmados y atados, …” (3)

17 de diciembre de 1822.

Este día la Gaceta del Gobierno Imperial de México publicó una Carta confidencial de José María Lobato al Coronel Francisco de Paula Alvarez, Secretario de Iturbide, redactada alrededor del 7 de diciembre, estando cerca de la ciudad de Veracruz, a donde había acudido ante el levantamiento de Santa Ana. En ella Lobato alude a los jarochos que se habían unido a Antonio López de Santa Ana.

“… armisticio en que estaba Santana con Lemaur, hallándose muy descontentos en Veracruz tropa y habitantes, sin haber tenido quien abrace el inicuo partido, mas que algunos jarochos tan despreciables por sus vicios, como inútiles en campaña, y el haber tirado la fortificación hecha contra el Castillo, y redificado la que mira a la campaña.” (4)

25 de diciembre de 1822.

En esta carta el Marques de Vivanco transmite una orden al brigadier José María Calderón, comandante de la división de la izquierda, mencionando a los desertores de las filas de Santa Ana. Hay otra carta fechada el 30 de diciembre, en donde el brigadier responde y vuelve a mencionar a los jarochos. (5)

“…El crecido número de individuos así de línea como jarochos que se han pasado a las divisiones puede tal vez causarles un mal, y así indispensable ponerlos en puntos que no perjudiquen y tener con ellos la mayor precaución; …” (6)

9 de enero de 1823.

En el Diario de Veracruz se publicó una carta del general de S. Juan de Ulúa al señor general don José Antonio de Echavarri, en donde como preámbulo se enmarca con un breve dialogo entre dos personas, que el autor identifica en el encabezado como un jarocho y un comerciante. No se proporciona ninguna pista de quien y como era el denominado jarocho, apenas el autor deja entrever cierta relación con un oficial de la secretaría de Echavarri. Tal vez lo más importante que deja entrever es que ya se maneja como un estereotipo. (7) 16 de enero de 1823. En esta otra referencia se vuelve a relacionar a los jarochos con Guadalupe Victoria y por primera vez, no están relacionados con la ciudad de Veracruz. El informe fue hecho en el campamento del Puente Nacional.

“…de tres noches a esta parte han abandonado a Victoria cincuenta y tantos jarochos, no pasando en el dia de cuarenta la fuerza de su caballería, …” (8)

Comentarios:

La información disponible no permite aclarar el motivo por el que el término jarocho no aparece en documentos anteriores a 1822, a pesar de ser conocida.

Lo que es evidente es que el vocablo se aplicaba a una parte de las fuerzas trigarantes que ocuparon la ciudad de Veracruz a partir del 26 de octubre de 1821, después que los españoles la desocuparon. Especificamente, a las tropas irregulares, no pertenecientes al ejército, resultado del mismo proceso de reclutación hecho por los insurgentes. También se aclara que los jarochos eran las personas del campo (no se aplicaba exclusivamente a una casta o por el color de piel).

Al hacer énfasis que los comandantes de jarochos eran amigos de Guadalupe Victoria, implica que en algún momento lucharon a su lado, por lo tanto puede suponerse que ya usaban el termino desde hacia un tiempo. Esto mismo, plantea la posibilidad de establecer una ubicación geográfica aproximada a estos jarochos. Es conocida el área en donde actuó Victoria en Veracruz: la zona central de la provincia que abarcaba una franja aproximada desde Paso de Ovejas al río Blanco y de Veracruz hacia la zona montañosa, por la zona de Huatusco.

Lo anterior aclara la duda existente entre los habitantes de la ciudad de Veracruz de quienes eran los jarochos: ¿Los nativos de la ciudad o las personas de los alrededores?. Sin duda, se puede decir que los jarochos llegan a la ciudad con la Independencia y el ejército trigarante a partir del 26 de octubre de 1821.

El año 1822 marca el inicio de la difusión del vocablo y posterior apropiación del término por parte de los habitantes de esta ciudad.

***

Referencias:

(1)Mercado Garduño, E. Algunas noticias para la biografía del primer Presidente de la República Mexicana, general don Guadalupe Victoria. BAGNM, 1960, T. I, núm. 3, 2ª. serie, p. 442, 444.

(2) “Ultramar”. El Universal, Madrid, España, 17 de noviembre de 1822, p. 2

(3) “Ultramar”. El Universal, Madrid, España, 4 de febrero de 1823, p. 3.

(4) “Carta confidencial del expresado Gefe al Coronel D. Francisco de Paula Alvarez, Secretario de S. M. I.” Gaceta del gobierno imperial de México, Distrito Federal, México, 17 de diciembre de 1822, p. 4

(5) [José María Calderón], oficio manuscrito, Centro de Estudios de Historia de México, I-3. 2. 236. 2-2. 30 de diciembre de 1822.

(6) El Marq[ué]s de Vivanco [?], oficio manuscrito, Centro de Estudios de Historia de México, I-3. 2. 236. 1-2. 25 de diciembre de 1822.

(7) “Carta del general de S. Juan de Ulúa al señor general don José Antonio de Echabarri.” Puebla, Imprenta Liberal de Moreno Hermanos, 28 de febrero de 1823, p. 1

(8) Gaceta del Gobierno Imperial de México, Distrito Federal, México, 21 de enero de 1823, p.

***

Notas relacionadas:

Los jarochos olvidados del siglo XIX.

Siglo XIX: Primeros Jarochos en publicaciones.

1600: La Nueva Veracruz hace su aparición en documentos.

22 junio 2015
Documento realizado en la ciudad de la Nueva Veracruz el 26 de abril de 1600. El más antiguo que se conoce hecho en esta ciudad.

Documento realizado en la ciudad de la Nueva Veracruz el 26 de abril de 1600. El más antiguo que se conoce hecho en esta ciudad.

*

El documento conocido más antiguo hecho en la ciudad de la Nueva Veracruz data del 26 de abril de 1600, es una solicitud que Jerónimo Álvarez hace al escribano Juan García para que diera fe de una almoneda que deseaba llevar a cabo.

Este documento sirve para establecer el límite máximo en que se hizo la fundación. Esperemos más adelante se logren encontrar otros que daten entre el 15 y el 26 para determinar con exactitud, y de manera indirecta, el día que se fundó la Nueva Veracruz.

El 28 de marzo de 1600, el virrey Gaspar de Zúñiga y Acevedo emitió la Provisión Real ordenando la creación de una nueva ciudad frente a la isla de San Juan de Ulúa. En ella, dispuso que el doctor Eugenio de Salazar, que partía a España, diera a conocer la provisión en el asentamiento existente y fundara la nueva ciudad, tal como sucedió entre el 15 y el 26 de abril. En los primeros días de mayo de 1600, la flota zarpo de la Nueva Veracruz rumbo a España.

Al encontrarse perdidos los documentos originales que den fe de la fundación, este documento comprueba que para ese día, el doctor Salazar ya había cumplido la orden del virrey. La comprobación es de manera indirecta, y lo indica el nombre de la ciudad, ya que todos los documentos anteriores, al referirse a este asentamiento, lo hacen como:  Tierra firme de San Juan de Ulúa o Buitrón.

El documento forma parte de los trámites testamentarios realizados por la muerte de Sebastián Díaz, marino de la nao capitana de la flota.

Transcripción del documento:

Almoneda

En la nueva ciudad de la Veracruz veinte y seis días del mes de abril de mil y seiscientos años. Ante mi el escribano y testigos pareció Jerónimo Alvarez, maestre, y dijo que quedo por albacea de testamentario de Sebastián Díaz, marinero de la nao capitana, el cual es difunto y pasado de esta presente vida y del susodicho quedo una caja de ciertos bienes los cuales quiere vender en almoneda publica y para que se tenga cuenta y razón de lo que se vendiere que pide a mi el dicho escribano me halle presente a ello y se lo de por testimonio y justicia. Testigos Pedro de Avila y Juan Martín, estantes en este puerto.

Jhoan García / Escribano mayor

***

Fuente:

“Bienes de difuntos: Sebastián Díaz” Archivo General de Indias, Contratación, 493B, N.31, f. 4

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: Provisión Real del 28 de marzo de 1600.

28 de marzo de 1600: Se ordena fundar la Nueva Veracruz.

1602: Carta del cabildo de la Nueva Veracruz al Virrey.

Acta de Cabildo de la ciudad de Veracruz (Hoy, La Antigua) de 1607.

(Click en imagen para leer más)

Banner veracruz historia

1601: La Nueva Veracruz reconoce que su fundación fue en 1600.

21 junio 2015
Centro de la ciudad de la Nueva Veracruz.

Centro de la ciudad de la Nueva Veracruz en los años 1620s.

*

En 1601, el mismo Cabildo, Justicia y Regimiento de la Nueva Veracruz (hoy, Veracruz) reconocía que el año anterior se había fundado la ciudad, antes de partir la flota en mayo. Actualmente, existe la creencia popular que la ciudad cumplirá 500 años en el 2019, lo que es una percepción falsa fomentada desde las diferentes instancias de gobierno.

Es cierto, existía la premisa de mudar la ciudad de Veracruz, ubicada a orillas del río Huitzilapán, a las playas ubicadas frente a San Juan de Ulúa, pero ante la oposición de los habitantes de la ciudad, de último momento, el virrey decidió crear una nueva ciudad con los mismos privilegios que la antigua ciudad. El 28 de marzo de 1600 emitió la Provisión Real ordenando su fundación. En ella, dispuso que el doctor Eugenio de Salazar, que partía a España, diera a conocer la provisión en el asentamiento existente y fundara la nueva ciudad, tal como sucedió entre el 15 y el 26 de abril. En los primeros días de mayo de 1600, la flota zarpo de la Nueva Veracruz rumbo a España.

Nadie ha localizado los documentos originales de la fundación, pero existen diversos documentos históricos que lo confirman. En 1943, Joaquín Ramírez Cabañas publicó un fragmento de una carta dirigida por el Cabildo, Justicia y Regimiento de la ciudad de la Nueva Veracruz al rey Felipe III, fechada el 9 de marzo de 1601:

“Señor, Por el mes de mayo pasado salió la flota del cargo del general Juan Gutierres de Gariuay en que yba el Doctor Eugenio de Salazar que abrá dado cuenta a Vuestra Magestad de como se tomó la posesion y fundó esta nueva ciudad de la Veracruz y con esta flota del cargo del general Pedro Descouar Melgarejo yrán las hordenancas consultadas con el virrey y todo lo que combiene suplicar a Vuestra Magestad para que la haga merced y tan cumplida como espera pues de otra manera no puede yr en aumento sino en diminusion, que mas de 200,000 pesos que an gastado los vecinos de la vieja los perderan y desampararan y no abrá quien compre regimiento, ni le ay, ni mas de un regidor biendo las molestias y vexaciones que los generales y sus ministros hacen a los vecinos, a que se deue poner remedio con la flota que verná este año, porque algunos no an comenzado a fabricar ni fabricaran y algunas causas se apuntarán.” (23)

(23) Archivo de Indias. Papeles de Simancas. Est. 60, Caj. 4, Leg. 16. Copias sacadas por Paso y Troncoso, existentes en el Museo.

*

Fuente: Ramírez Cabaña, Joaquín, La ciudad de Veracruz en el siglo XVI, México: Imprenta Universitaria, 1943, p. 12

***

Notas realacionadas:

Nueva Veracruz: Provisión Real del 28 de marzo de 1600.

1602: Carta del cabildo de la Nueva Veracruz al Virrey.

Veracruz y sus 494 años (celebración ajena).

(Click en imagen para leer más)

Banner veracruz historia

1864: reapertura de la capilla del Santo Cristo en Veracruz.

14 junio 2015
Capilla del Santo Cristo del Buen Viaje en un grabado publicado el 10 de enero de 1863, (3)

Capilla del Santo Cristo del Buen Viaje en un grabado publicado el 10 de enero de 1863, (3)

*

A finales de junio de 1864, la capilla del Santo Cristo del Buen Viaje se reabrió al culto después de estar cerrada desde, cuando menos, 1859-1860, debido al sitio que puso a la plaza el conservador Miguel Miramón. A finales de 1862, funcionaba como lazareto, uso que debió continuar hasta 1863. En 1864, era usado por las tropas francesas.

Al igual que en otras obras de la ciudad de la segunda mitad del siglo XIX, la persona que estuvo atrás de la reapertura de la capilla fue Domingo Bureau, prefecto político de Veracruz.

El 19 de junio de 1864, periódico La Sociedad de la ciudad de México publicó la noticia de su próxima reapertura:

CAPILLA DEL SANTO CRISTO.- Tenemos la satisfacción de anunciar que dentro de muy pocos días quedará restablecido el culto en aquel templo.

“El señor prefecto del distrito comprendió muy bien que habiendo vuelto a poblarse el barrio de estramuros, era llegada la oportunidad de proveer a sus necesidades espirituales abriendo la mencionada capilla, Así lo manifesto al señor comandante superior, y esta autoridad, deferente a los deseos de la política en todo cuanto atañe al bien de los habitantes, mandó desocupar dicho templo estrayendo algunos materiales de guerra que en él se encontraban.

“El señor prefecto ha reunido entre los vecinos de la ciudad una suscripción a cuyo pago se han prestado con la franqueza y generosidad que siempre los caracteriza; y habiéndose destinado desde luego su producto a las reparaciones que necesitaba la Capilla del Cristo, pronto estará esta en disposición de servir a su objeto. Se establecerá en ella un capellan para que atienda a las necesidades espirituales de los vecinos de estramuros y oportunamente será trasladada en procesión solemne la imagen del Santo Cristo del Buen Viaje a su antigua capilla.” (1)

Dos semanas después el mismo periódico, dio a conoce algunos detalles de la reapertura de la capilla:

BENDICION.

El Eco del Comercio de Veracruz da cuenta en estos términos de la bendición de la capilla del Santo Cristo del buen Viaje:
“En la mañana de ayer tuvo lugar con toda solemnidad la de la Capilla del Santo Cristo del Buen Viaje en estramuros, cuyo acto apadrinaron los Sres. D. Salvador Carrau, presidente del Exmo. Ayuntamiento y D. Pedro Juan de Velasco, tesorero de la R. junta de Caridad.- No obstante el mal tiempo, la concurrencia en la capilla para el acto de la bendición fue numerosa; pero habiendo continuado la lluvia, no fue posible disponer para la tarde de ayer, como estaba anunciada, la procesión de la sagrada imagen; procesión que se ha diferido para la tarde del dia de mañana. Damos este aviso a las personas que han sido invitadas para concurrir a la traslación del Santo Cristo a su antiguo y venerable templo. Este ha sido completamente reparado y embellecido, gracias al empeño que al efecto tomó la primera autoridad política del Distrito y a la escelente voluntad que encontró en los vecinos para contribuir a los gastos de esa obra piadosa, con la cual se ha logrado dejar satisfechas las necesidades espirituales de los habitantes de estramuros. (2)

***

Referencias:

(1) “Veracruz”. La Sociedad, Ciudad de México, Distrito Federal, Mexico, 19 de junio de 1864, p. 3

(2) “Bendición”. La Sociedad, Ciudad de México, Distrito Federal, México, 1 de julio de 1864, p. 3

(3) Le Monde Illustré, París, Francia, 10 de enero de 1863, p. 28. (Localizado por Luis Villanueva/Facebook.)

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: La misteriosa fundación de la ermita del Santo Cristo.

1952: El Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

15 de enero de 1938: Incendio en la capilla del Santo Cristo en Veracruz.

1950: El Santo Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

15 de enero de 1938: Incendio en la capilla del Santo Cristo en Veracruz.

10 junio 2015
Fotografía que se publicó en varios periódicos de Estados Unidos dando la noticia del incendio de la capilla. En realidad no se alcanza a ver nada de lo que se quemo. (5)

Fotografía que se publicó en varios periódicos de Estados Unidos dando la noticia del incendio de la capilla. En realidad no se alcanza a ver nada de lo que se quemo. (5)

*

En la madrugada del 15 de enero de 1938, unos 50 jóvenes comunistas expulsaron a católicos de la capilla del santo Cristo del Buen Viaje y quemaron su interior. Esta capilla desde finales de los años 1920s estaba en posesión del cura cismático Dimas Anguiano, seguidor de la Iglesia Católica Apostólica Mexicana, que el gobierno de México apoyaba. El miércoles, 12 de enero, un grupo de 200 o 300 indígenas católicos lo expulsaron y tomaron la capilla a la fuerza. En reacción los comunistas hicieron lo mismo a los católicos y destruyeron la capilla.

La noticia se extendió tan rápido que en la edición vespertina del New York Post del mismo día apareció una breve nota:

IGLESIA MEXICANA ALLANADA POR ROJOS.

VERA CRUZ, México, 15 de enero (UP) .- Hoy, cincuenta jóvenes comunistas atacaron la iglesia de Cristo, disparando pistolas, blandiendo palos y sacaron cincuenta católicos a la calle. Luego quemaron el interior de la iglesia. (1)

En los siguientes días varios diarios estadounidenses también dieron a conocer el hecho, destacando la importancia del edificio, al que atribuían ser fundado por Hernán Cortés en el siglo XVI. El 16 de enero, el Chicago Sunday Tribune publicó esta nota:

“TURBA QUEMA ANTIGUA IGLESIA EN VERACRUZ, CULPAN A COMUNISTAS.

VERACRUZ, México, enero 15.- (AP) –Hoy, una turba de cincuenta personas destrozo y prendieron fuego a la Iglesia de Cristo, una de las estructuras religiosas más antiguas de América del Norte, destruyendo el interior con sus pinturas, reliquias, y tallasde valor incalculable. Sólo los viejos muros quedaron en pie.

Dos creyentes fueron heridos en el ataque y uno de los vándalos fue apuñalado.

En una reciente controversia,el Alcalde Licenciado Sánchez Torres declaró que el comunismo no existe en Veracruz. Los periódicos locales señalaron: “Esto parece ser una respuesta al alcalde”.

Estos periódicos dijeron que la policía impidió a los bomberos luchar contra el fuego hasta que fue demasiado tarde. Tras el incidente, la policía recibió la orden de evitar una mayor destrucción. La iglesia destruida, se decía, había sido fundada por Hernán Cortés, el explorador español del siglo XVI.” (2)

The Guardian del estado de Arkansas contiene una de las notas que más detalles proporcionan:

Los Rojos destruyen primera iglesia construida en suelo americano.

Ciudad de México, 17 de enero (UP).- La Iglesia de El Cristo de Veracruz, la primera iglesia construida en el continente americano, es una inmensa ruina, después que el sábado fue incendiada por un grupo de comunistas que, según se dice, son los miembros de la Confederación de Trabajadores de México (CTM)

Hace algunos años, el Gobierno Federal había entregado esta reliquia histórica y arqueológica del catolicismo americano a la, cismática y gobiernista, Iglesia Católica Mexicana.

Apenas el miércoles anterior, se le había regresado a los católicos, cuando 200 indígenas católicos lo  tomaron a la fuerza. Estos indígenas llevaron al sacerdote cismático, Dimas Anguiano, a Córdoba, donde el Monseñor Rafael Guízar y Valencia, obispo de Veracruz, se está recuperando de una enfermedad. El obispo exhortó a Anguiano a reconciliarse con la Iglesia. Este último, sin embargo, confirmó su apostasía y regresó a Veracruz.

El sábado por la mañana, los comunistas entraron en la iglesia y expulsaron a los católicos que encontraron allí, hiriendo a algunos de ellos. Luego prendieron fuego a la iglesia, poniendo cuidado en destruir una a una las imágenes y ornamentos sagrados. Las autoridades policiales y municipales no hicieron nada para evitar la destrucción de este edificio, tan valioso desde un punto de vista puramente histórico y arqueológico y ninguno de los vándalos ha sido detenido”. (3)

Lo mismo debió suceder en México, pero por el momento no se sabe la importancia que le dieron, ya que no se tiene la posibilidad de visitar las hemerotecas y tampoco se pueden consultar vía internet. Afortunadamente, se conocen dos notas con algunos detalles del periódico El Universal contenidas en el segundo tomo de la serie de libros “Las relaciones Iglesia-Estado en México (1916-1992)” publicados con motivo del restablecimiento de las relaciones diplomáticas de México y el Vaticano en 1992.

Zafarrancho en un templo

VERACRUZ, Ver., 15 de enero de 1938. — Hoy en la madrugada, cincuenta jóvenes miembros de la agrupación “Jóvenes Comunistas”, asaltó e incendió la iglesia de El Cristo, arrojando de ella a los católicos que allí encontraron a palos y pistoletazos, habiendo resultado heridos algunos católicos y un comunista recibió tremenda puñalada.

El templo quedó completamente destruido en su interior por la acción del fuego. Y los católicos se vieron obligados a retirarse mientras los comunistas anunciaban que repondrían al cura císmatico Dimas Anguiano, quien fue arrojado del templo el miércoles pasado por los católicos.

Cómo se desarrollaron los hechos

VERACRUZ, Ver., 15 de enero 15 de 1938. — Ante el ataque de los “Jóvenes Comunistas”, los elementos católicos que se encontraban en el interior del templo de El Cristo empezaron a abandonarlo rápidamente, saliendo la mayoría por una puerta que da al callejón sur. Otro grupo abandonó el templo por una salida que da al poniente, y como allí se encontrara con otro grupo de sus contrincantes, a lucha principió, menudeando las pedradas, los palos y las puñaladas.

Como resultado de este choque salieron heridos Fernando Corral, Juan Mendoza y Carmen Suárez, a quien se le cayó un trozo de bóveda sobre la cabeza. Todos estos lesionados pertenecen al grupo católico. Por parte de los comunistas resultó lesionado gravemente, de una puñalada en la tetilla izquierda, el joven Antonio Rojas.

El grupo de comunistas, al penetrar al templo, procedió a incendiar los muebles, imágenes, cortinas, etcétera, formándose a los pocos momentos una gran hornaza. Y aun cuando los bomberos se encontraban frente al templo, no pudieron intervenir en virtud del tremendo alboroto y la confusión que había en su interior. La policía se concretó a presenciar también los hechos, no obstante que allí estaba el inspector general, Leopoldo Rabatte manifestando que no tenía órdenes de proceder.

A la llegada del licenciado Héctor Ponce Sánchez, agente del  Ministerio Público Federal, como media hora después de iniciado el incendio fue cuando intervino la fuerza policiaca, desalojando del templo a tirios y troyanos, que continuaban combatiendo entre el fuego.

Tanto los católicos como los elementos comunistas se retiraron del lugar de los sucesos sin que se hubieran efectuado aprehensiones, habiendo proferido, estos últimos, “vivas” a su organización.

Con motivo de lo ocurrido, existe en la ciudad un ambiente de disgusto, lamentándose el incendio del templo, que se considera como una verdadera joya arqueológica, ya que fue la primera construcción de este género en toda la América.  (4)

*

Comentarios finales:

Con estas notas se rescata la fecha exacta del incendio, dato olvidado por historiadores y cronistas contemporáneos que a lo mejor consideran sin trascendencia este hecho, pero sin duda, debe ser todo lo contrario, ya que permite ubicar el hecho en un contexto histórico preciso.

Los contenidos de las notas periodísticas muestran varias cosas que ameritan un amplio análisis pero se resaltan dos:

La actitud complaciente de las autoridades que primero no intervinieron para evitar el hecho, y luego su tardanza para evitar mayor daño al edificio.

La antigüedad atribuida a la capilla, ubicando su construcción inmediatamente después de la llegada de Hernán Cortés y por lo tanto, la más antigua del continente. Dato erróneo porque la capilla no es ni la más antigua de la ciudad. Es de sobra conocido que la actual ciudad se fundó en 1600. En 1519, los españoles fundaron la Villa Rica de la Veracruz en el sitio que la actual ciudad de Veracruz, pero esta se trasladó primero a Quiahuixtlán y luego a las orillas del río Huitzilapan, misma que a partir de la fundación de la Nueva Veracruz, se le empezó a llamar La Antigua Veracruz. La ciudad llamada Nueva Veracruz cambio de nombre a Veracruz en los años 1820s. Lo sorprendente es que aún en la actualidad se siga con esta creencia.

Esperemos la difusión de los datos exactos de hechos que ocurrieron en este edificio motive la búsqueda de otros datos y se analice a fondo esta etapa de la iglesia en la ciudad.

***

Referencias:

(1)“Mexican church raided by reds”. New York Post, New York, NY, EE. UU., 15 de enero de 1938, vespertino, p. 1

MEXICAN CHURCH RAIDED BY REDS.

VERA CRUZ, Mexico, Jan. 15. (UP).—Fifty Communist youths attacked the Church of Christ today, firing pistols, wielding sticks and driving fifty Catholics into the street. Then they burned the interior of the church.

(2) “Mob burns ancient church in Vera Cruz; communists blamed”.  Chicago SundayTribune, Chicago, Il., EE. UU., 16 de enero de 1938, p. 8A

“Mob burns ancient church in Vera Cruz; communists blamed.

VERA CRUZ, Mexico, Jan. 15.- (AP) – A mob of fifty persons today wrecked and set fire to the Church of Christ, one of the oldest religious structures in North America, destroying the interior with its priceless paintings, relics, and carvings. Only the massive old walls were left standing.

Two worshippers were wounded in the attack and one of the marauders was stabbed.

In a recent controversy Mayor Licenciado Sanchez Torres declared communism does not exist in Vera Cruz. Local newspaper reports declared “This seems to be an answer to the mayor.”

These reports said police prevented firemen from fighting the blaze until it was too late. After the incident, police were ordered to prevent any further destruction. The destroyed church was said to have been founded by Hernando Cortez, 16th century Spanish explorer.

(3) “Reds destroy 1st church built on American soil”. TheGuardian, Little Rock, Arkansas, EE. UU., 29 de enero de 1938, p.6

Reds destroy 1st church built on American soil.

Mexico City, Jan. 17 (UP).- The Church of El Cristo in Vera Cruz, the first church built on the American mainland, is a mass of ruins, having been set afire on Saturday by a group of Communists reported to be members of  the confederation of Mexican Workers (C.T.M.)

Some years ago the Federal Government had turned over this historic and archeological relic of American Catholicism to the Government  – sponsored Schismatic Mexican Catholic Church.

Only last Wednesday it had been restored to Catholics when 200 Indian Catholics forcibly took possession of it. These Indians took the schismatic priest, Dimas Anguiano, to Cordoba, where the Most Rev. Rafael Guizar y Valencia, Bishop of Vera Cruz, is recovering from an illness. The bishop exhorted Anguiano to become reconciled with the Church. The latter, however, confirmed his apostasy and returned to Vera Cruz.

On Saturday morning the communists entered the church and drove out the Catholics they found there, injuring some of them. They then set fire to the church, taking pains to destroy sacred images and ornaments individually. The police and municipal authorities did nothing to prevent the destruction of this edifice, so valuable from a purely historic and archeologic standpoint and none of the marauders has been arrested.”

(4) El Universal, “Las relaciones Iglesia-Estado en México (1916-1992)”, tomo 2, México: El Universal, 1992, pp.30-31

(5) “Mexican church fired”, The Evening News, Harrisburg, Pennsylvania, EE. UU., 26 de enero de 1938, p. 18

***

Notas relacionadas:

1952: El Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

Nueva Veracruz: La misteriosa fundación de la ermita del Santo Cristo.

(Click en imagen para leer más)

Banner veracruz historia

1950: El Santo Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

6 junio 2015
Santo Cristo del Buen Viaje en Veracruz. Fotografía: 2014

Santo Cristo del Buen Viaje en Veracruz. Fotografía: 2014

*

En 1950, Higinio Vázquez imprime este texto sobre el Santo Cristo del Buen Viaje de Veracruz. El autor se centra en exponer un origen genérico de la devoción y hechos milagrosos, no arriesga en proponer fechas específicas para el origen de la imagen en Veracruz, ni de su iglesia.

Incluso ubica un milagro en 1492, lo que evidentemente es un error. Ese año Cristóbal Colón llego al continente, los primeros españoles que llegaron a las costas veracruzanas fue has 1518. Posiblemente, el autor se refiera a 1892 o 1792, eso no se podrá saber.

El texto es novedoso ya que no es conocido o lo han considerado de poco valor, ya no se encontró que algún cronista, libro reciente o artículo publicado en internet haga referencia a los milagros que se comentan o se cite este libro.

*

El Señor del Buen Viaje de Veracruz o el Cristo

La ciudad de Veracruz que en nuestros días ha progresado considerablemente, y que ha tenido siempre la categoría de primer Puerto de Altura del país, ostenta como una prenda del amor y de la piedad cristiana, la devotísima imagen del Señor del Buen Viaje o del Cristo. Gran devoción han tenido a ella principalmente aquellos intrépidos y osados marinos que se lanzan a los viajes de tanto peligro, principalmente en aquellas épocas de la incipiente y peligrosa navegación en que existían los: barcos de remos y de vela que caminaban al impulso de los vientos que a veces con furia indomable arrastraban a los acantilados y arrecifes, y en los nortes que son frecuentes iban al naufragio y a la muerte sus tripulantes. El hombre de mar algunas veces es indiferente al dolor humano, y también, a fuer de sinceros, debemos decirlo que es de escasa fe y de poco temor de Dios. Algunos de esos desventurados desgraciadamente, como lo hemos podido observar en nuestro trato frecuente con esas mismas gentes de mar, han perdido completamente todo sentimiento de piedad y de fe, y no pocas veces hablándoles de la confianza en Dios y de las cosas eternas, manifiestan abiertamente su incredulidad.

Pero ventajosamente, por un contraste favorable, hay muchas almas buenas y timoratas que dando cabida en su corazón al sentimiento religioso y a la piedad cristiana, tienen fe en la Providencia de Dios y a él acuden en sus necesidades y aflicciones. De estas almas creyentes y fervorosas, son de las que hemos de hablar, para manifestar cómo desde los comienzos de la dominación española profesan una devoción acendrada al Santo Cristo del Buen Viaje, al que se han encomendado cuando iban a emprender largos recorridos por el océano, ya que sólo Dios con su gran poder podía llevarlos a seguro puerto, librándolos de innumerables peligros. Nunca han faltado los prodigios en la tierra de los creyentes, y nunca ha dejado Dios de probar con hechos sobrenaturales esa misma admirable providencia entre aquellos que han creído y esperado en El y en su Santísimo Hijo Jesús, redentor del humano linaje.

Célebre es la milagrosa y devota imagen del Santo Cristo del Buen Viaje de Veracruz. Sencilla es, por demás, su historia. En comienzos de la colonia la fe iba avivándose entre los nuevos convertidos, y la devoción que representaban a Jesucristo Crucificado eran las preferidas. Entre los hechos extraordinarios que prueban que se trata de una imagen milagrosa, dícese que a fines del siglo XVIII hubo un incendio en el templo, que el altar vino por tierra y que entre los escombros se encontró sin deterioro alguno el Señor del Buen Viaje, y lo que es todavía más de admirar, y esto se hizo constar por los testigos de vista, que no había polvo en el rostro de la sagrada Efigie. Innumerables son los milagros que ha obrado esta bendita imagen, siendo algunos de ellos los que siguen:

Fue en el año de 1492, cuando hallándose Blas Martínez, con unas cataratas en los ojos que no era posible extirpar y además tullido que no se podía mover, suplicó de manera insistente a una persona de su parentela, que lo llevara ante la milagrosa imagen del Señor del Buen Viaje, pues esperaba ser curado. El pariente hizo poco caso de los deseos del enfermo, y éste desde ese día y por espacio de un mes estuvo desde su lecho haciendo oración e invocando al Santísimo Crucifijo, y he aquí que de improviso le devolvió no sólo la vista sino también y en un momento el uso de todos sus miembros, presentándose él mismo ante las plantas de la imagen para darle gracias por tan señalado favor.

En Veracruz había una familia rica de españoles denominada Márquez, de ésta dependía el señor Julián Márquez. Tenía a su servicio cincuenta esclavos por el año de 1808. Era cruelísimo con ellos y los maltrataba de tal manera que estaban los cuerpos de aquellos infelices llenos de verdugones, por lo que uno de los esclavos no pudiendo soportar más aquella vida, huyó a remontarse a un lugar denominado Paso Nacional, muy distante de Veracruz y a inmediaciones del Puerto de Alvarado. El amo envió en su seguimiento a otros tres esclavos con el encargo de traerlo atado y si se resistía darle de palos. El esclavo estaba ya en lugar seguro, pero habiendo habido la denuncia, fueron los perseguidores, le dieron alcance y tanto le maltrataron que estuvo a punto de morir. El esclavo cuando estaba en Veracruz un día había visto al Santo Crucifijo del Buen Viaje, en tan angustiosa situación lo invoca y, cosa completamente excepcional y extraña, al presentarse ante el amo, éste lo recibe con gran afecto, poniéndolo como capataz del grupo.

En el año de 1889 hubo en las inmediaciones del puerto de Alvarado un naufragio, a consecuencia de un fuerte norte, que puso en peligro la vida de todos los tripulantes que venían en la nave, estando a punto de perecer tragados por las olas del mar, en tan angustiosa situación prometieron ir a visitar la iglesia del Señor del Buen Viaje, a Veracruz, y llevarle un rico presente. Apenas hicieron esta promesa cuando cesó el viento, y los marinos de Alvarado entre los que se encontraba la célebre Mamá Lola, la mujer más caritativa y piadosa del lugar, se arrojaron al mar y sacaron sanos y salvos a aquellos náufragos. Este milagro no solamente se consignó en un retablo, sino que también la prensa dio una noticia amplia y pormenorizada del suceso, y el Ayuntamiento de Alvarado acordó poner una condecoración en el pecho de la salvadora, la que fue también uno de los instrumentos de Dios, para hacer patente su poder y su misericordia.

***

Fuente:

Vázquez de Santa Ana, Higinio, Cristos célebres de México, [México], 1950, pp. 30-32

***

Notas relacionadas:

1952: El Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

5 junio 2015
Capilla del Santo Cristo del Buen Viaje en los años 1950s.

Capilla del Santo Cristo del Buen Viaje en los años 1950s.

*

Los edificios antiguos además de ir cambiando físicamente con el paso de los años, también, van cambiando las percepciones que de ellos se tiene, se les crea o recrea su pasado, sobre todo cuando casi no se sabe de ellos. Se localizó esté artículo publicado en 1952 que comenta un hecho que ocurrió en 1938, es decir apenas unos 14 años atrás pero que lo presenta ya con grandes distorsiones.

El artículo trata sobre la capilla del Santo Cristo del Buen Viaje ubicada en la calle Manuel Doblado de la ciudad de Veracruz, y esta firmado por el poeta yucateco Mario Ancona Ponce (1925-1972). Fue publicado en el periódico El Informador, de Guadalajara, el 29 de enero de 1952.

El autor visitó la capilla, seguramente, cuando iba de paso por la ciudad, y alguien le narro lo que se conocía sobre el Cristo y el edificio. El autor retoma los datos y armó su artículo haciendo énfasis en su importancia como santuario pero intercala datos erroneos del incendio de 1938.

Lo primero que se desea destacar, es que a pesar de tener pocos años el incendio de la capilla ya se había olvidado el año que ocurrió y el autor debió repetir lo que le contaron: 1934, en lugar de 1938. Curiosamente este dato hasta la actualidad, sigue olvidado por todos. A los más que se aventuran a señalar cronistas de la ciudad es la década, no más.

Segundo, ya se había deformado la magnitud del daño y el autor plantea que el edificio fue reedificado desde los cimientos.

Este artículo nos muestra la visión que se tenía de la capilla a mediados del siglo XX, pero sobre todo lo que se contaba a los visitantes.

El Cristo del Buen Viaje.

Por Mario Ancona Ponce

Colaboración exclusiva para EL INFORMADOR

Quien visite el modesto y sencillo templo del Parque de Zamora en Veracruz, famoso por su Cristo y su ubicación, no podrá menos de advertir la reciente construcción del mismo y una interrogación quedará ante sus ojos: ¿Cómo es posible que tal iglesia esté consagrada por la tradición histórica, si, desde los cimientos hasta las torres, apenas cuenta con quince o veinte años de levantada? ¿Será por el lugar? ¿La imagen que adorna su altar mayor podrá ser la causa de su notabilidad indiscutible?

Como construcción es poca cosa para poder medirse con las soberbias líneas de la Parroquia veracruzana o la vetustez de la iglesia de La Pastora. Su importancia, sin embargo, es mayor que la de las dos anteriores. Y la devoción a la santa imagen es ella venerada, es la más arraigada y profunda en el alma jarocha. Es que bajo la moderna fachada reconstruida, la iglesia del Cristo del Buen Viaje conserva el viejo y sólido trazo que siglos atrás, le dieron los navegantes y guerreros españoles. Y desde entonces se adora en sus altares al Crucificado, patrono de los hombres de mar, como imborrable rayo de luz, como guía y protector a través de las distancias, como poder aplacador de tempestades.

Los hombres, los fanáticos hombres de una generación, fueron los encargados de violar, con sus aberraciones cínicas y cobardes, lo que el tiempo y el mar habían respetado. Invicta hasta 1934 en su recia estructura, fue en ese año –año trágico de hiriente memoria para México-, cuando la iglesia del Cristo del Buen Viaje fue incendiada y dinamitada, no respetando la voracidad de los incendiarios ni la autoridad de sus archivos ni la santidad de sus aras. Todo fue pasto de las llamas. Hasta las viejas campanas, precipitadas al vacío, se retorcieron de dolor, quedando mudas para siempre. Sólo quedaron en pie sin un rasguño, ni una mácula, sin el más nimio deterioro, la Virgen de Guadalupe y el Cristo del Buen Viaje.

El pecho hundido colgando inerme de los peñones de los hombros; el cuello impotente desmayando hacia la diestra la cabeza coronada de espinas; los negros cabellos envolviendo a medias con sus sombras el sereno dolor del rostro; los brazos laxos abiertos en cruz, tensos bajo el enorme peso del cuero exanime; las rodillas inútiles separadas en arco breve, el Cristo del Buen Viaje, desde su trono de abnegación y generosidad, ha orientado las proas y henchido las velas de los errantes aventureros del mar y de la vida.

Ante el Cristo del modesto templo y el inmenso amor se han postrado conquistadores intrépidos, virreyes prudentes, piratas audaces, pescadores sencillos, y bravos capitanes. Almas complejas y verticales, bruscas y sublimes, ambiciosas y sacrificadas, soñadoras y prácticas, volubles y firmes. Todas trashumantes como olas ante la eternidad del Nazareno. Hombres de mar unos, marinos de la vida otros, pero navegantes todos y, por tanto, ásperos y enteros, curtidos de soledad, valientes y decididos. Viriles hasta el tuétano de los huesos.

La tierra –pedestal de lodo y barro donde se levanta como un monumento de tradición y fe la Iglesia del Cristo del Buen Viaje-, es también histórica. En ese lugar, en ese pequeño círculo de espacio, oyeron los conquistadores una de las primeras misas oficiadas en suelo americano. Por eso al penetrar al atrio se advierte la sensación de estar acompañado por los muertos paladines resucitados. Y los rayos del sol, chocando en los cristales, mienten los reflejos de sus espadas y armaduras. La imaginación, entonces, se esfuerza en descubrir a los pródigos fundadores de mundos, tratando de sorprenderlos en los sombríos ángulos del templo. Y aun llega a adivinarlos.

¡Tanta historia y tanta fe hay encerradas en ese pedazo de tierra y esa Cruz!

Se aclara en un instante la interrogación y se comprende todo el fondo, todo el cimiento que en el subsuelo del alma jarocha han formado el modesto templo y el Cristo del Buen Viaje, al paso de los años. Su más pura tradición marina está en los brazos abiertos de esa Cruz. Y su más noble esfuerzo de creación fecunda, palpita en ese pedazo de tierra que conserva frescas todavía las huellas de los descubridores españoles.

A través de los siglos los brazos del Crucificado siguen abiertos a los aventureros errantes. Siempre esperan. Nunca se cansas. Los clavos que los sostienen, impotentes para desgarrar las manos y permitir al cuerpo descolgarse del madero, permanecen firmes, como si obedecieran la voluntad del Cristo de aferrarse a su Cruz para siempre. Y en el altar del templo sigue clavado el Cristo del Buen Viaje, acompañado por el dolor insondable de una Dolorosa, esperándote a ti.

Viajero del mar, viajero de la vida, si alguna vez en tu afán de trotamundos llegas a Veracruz, no dejes de visitar al Cristo del Buen Viaje. Encomiéndate a Él, tu que nada temes y todo arriesgas, y recoge tus anclas y despliega tus velas.

Mérida, Yuc., enero de 1952.

Mario Ancona Ponce.

***

Fuente:
Ancona, M., “El Cristo del Buen Viaje”. El Informador, Guadalajara, Jalisco, México, 29 de enero de 1952, p. 4

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: La misteriosa fundación de la ermita del Santo Cristo.

(Click en imagen para leer más)

Banner veracruz historia

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 220 seguidores