Skip to content

Veracruz: Una flota fantasma trajo el Santo Cristo.

1 diciembre 2017

Santo Cristo del Buen Viaje. 1947.

*

Leyenda sobre la forma en que llegó el Santo Cristo del Buen Viaje a la ciudad, muy diferente a todas las versiones que actualmente se conocen.

El 3 de julio de 1906, José P. Rivera publicó en el periódico La Opinión esta narración sobre lo que había escuchado en su niñez a un narrador de Veracruz.

***

Cuentos de mi tierra

El Cristo del Buen Viaje.

Era de oírse á Pilar Patibola cuando se ponía a contar cuentos.

La chiquillería de los alrededores, desde el patio de la Cotillera hasta el de La Lira y El Buen Manejo y desde el patio del Carmen hasta el de Vergara y el Consulado venía noche con noche á un zaguancillo frontero á la plazuela de Santiago, para escuchar de la boca misma del populartísimo narrador, ya la milagrosa historia de “El Caballito de siete colores,” ya las infaustas aventuras de “Ratón Pérez” á quien la cucarachita lo gime y lo llora, ya para oir con sonados despunteos de guitarra y muchos frémitos de voz y repetidos meneos de cabeza, así aquel son jarocho que ponía en todos carcajadas irreductibles:

Me regañó una india mocha

porque le tenté una chiche,

y me dijo la muy chocha:

no se me ande haciendo miche,

si anda buscando melcocha

éste rincón no es trapiche….

ó esta estrofa que era para el auditorio como la última expresión del arte literario mezclado al musical.

Alla viene ya la mujer á quien yo adoro

y en la mano trae una hermosa copa de oro:

y en la copa trae el veneno de mi amor

con él que viene á darle muerte á mi pobre y triste corazón.

Bien. Pilar Patibola era un viejecillo muy bien conservado, tanto que resguardaba admirablemente sus sesenta y siete años, los cuales apenas se conocieran si no renguease con una pierna, mismamente que si arrastrara una bola; de ahí el apodo, si no tuviera dos profundas patas de gallo; y si no le faltaran un buen número de muelas. Por lo demás estaba bien conservado: la gracia no le faltaba, atendíale la memoria, y la voz, aun cuando cascaba á ratos, tenía en ocasiones tonalidades agradables.

Pues este Pilar es el que cuenta el cuento y yo apenas podré, sumando y rehaciendo recuerdos, reproducir ahora lo que fué, algo así como una hora de admiración de guasa, de respeto.

Y dijo, perdónenme si fracasa el estilo.

Muchachos, para mí el pan, es pan, y el vino, vino, y arrejúntense conmigo y sabrán lo que es calor; y abran las orejas que por la puerta entra el viento y el fresco es lo que se queda. Han de saber ustedes que allá hace muchos años, cuando todavía no nacían sus abuelitas, pero ¡qué digo las abuelitas! ni las bisabuelitas ni las bisabuelitas de las bisabuelitas ¡que caray! si para el tiempo no hay calendario ni los días tienen padres, …… se vio venir una flota que es como decir buques y buques y buques.

En esto estábamos, parguetitos, cuando la gente que andaba por la puerta de La Aguada, comienza á decir que frito fué y no se coció; que esto, que eso, que aquello, que lo otro, que vino, que no vino, que las hilachas, que los tiliches; y tras de andar y regresar, se supo que enfilándose por el canal del sur se nos metían unos buques muy raros, ¿De donde venían? Y sobre todo ¿de qué ando yo aclarando paradas? Pues ahí verán, porque al toro por los cuernos y á la hembra por los tacones y al guapo por sus decires, quién les cuenta que en esos buques había culebra y que era necesario ser muy hombre para acercarse á ellos.

Claro. Habían venido anda y anda y anda y anda. A lo mejor se pararon. ¿Por qué se pararon? Vamos á ver ¿porqué se pararon, Adivínenmelo ustedes.

A la una…. á las dos…. si no lo adivinan están metidos debajo de la naguas de tía Chica……¿Eh? ¿quien es tía Chica?…. La vieja chaparra á quien ustedes le gritan ¡Tia Chica care gallo, muera Córdoba!….

No lo adivinaron, ¡Qué bobos! El pan para los muchachos, la verdad pa los borrachos.

Esos buques estaban solos. Eran como unos seis y me parece, según lo que me decía Doña Wenceslada, que en paz descanse y Dios la tenga en su santa gloria: los cascos eran blancos como la plata, los palos negros, como de ébano; y nadie se presentaba. Esos barcos entraron solitos y solitos anclaron.

¡Ah que doña Wenceslada! Lo cierto es que unos temiendo á Munsiú Ramón y otros esperando á otro pirata, se encerraron en sus casas ó se fueron á rezar á la Merced; pero los de más empuje los que no le tuvieron miedo á Dios ni al Diablo, á los que ninguno les rompió el piano, se fueron remando, tras-tras-tras-tras-tras-tras-tras, hasta los buques.

Y que se trepan.

¡Ay, nanita! Eso hubo que verlo. A unos les temblaban las canillas y á otros les sonaban los dientes.

Pilar Patibola hizo aquí un paréntesis, requirió la guitarra, templó, y soltóse cantando, como alusión á los hechos:

¡Ay Soledá, Soledá

Soledá de Sombrereté

á unos les tiembla la boca

á otros les tiembla el…. copete

y como no le bastara la bacha que se alzó hubo de añadir:

Ay Soledá, Soledá

Soledá de Chavarrillo

á unos les tiembla la mano

á otros les tiembla el… carrillo.

Terminado el palmoteo, concluídas las carcajadas, el cuentista siguió.

Arriba ¡qué susto! ¡Nadie, caballeros! Los buques estaban solos; pero no tanto que fuerza de registra aquí y de registra allá no dieran con un Cristo tendido sobre la cubierta del buque que guió y lo bajaron, y lo trajeron á tierra, y le hicieron una capilla, y allí iban á rezar todos los marineros para pedir favor á para dar gracias……………………. …………… ………… y entró por un callejoncito y salió por otro más chiquito y cuéntenme otro más bonito, y …….

-Oiga don Pilar. interrumpió uno ¿por qué es negro ese santo?

Patibola, con gran prosopopeya respondió.

-Ya lo contaré otro día que al fin y al cabo nunca es tarde al bien cuando llega y muchos ratos chicos hacen un rato grande y bienes y bienes hacen muchos parabienes; y como la mucha conversación es causa de menosprecio, ya se están yendo y….. hasta mañana chatos.

El hombre se metió en su tugurio y la chiquillería se fué remendando con su imaginación infantil los vacíos del narrador; á la par que recordaban con sonrisa picaresca el cantar jarocho.

Me regañó una india mocha….

JOSÉ P. RIVERA.

Fuente: Rivera, José P., “cuentos de mi tierra. El Cristo del Buen Viaje.” La Opinión, Jalapa, 3 de julio de 1906, p. 2.

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: La misteriosa fundación de la ermita del Santo Cristo.

1864: reapertura de la capilla del Santo Cristo en Veracruz.

15 de enero de 1938: Incendio en la capilla del Santo Cristo en Veracruz.

1950: El Santo Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

1952: El Cristo del Buen Viaje en Veracruz.

Anuncios

Veracruz: Conquistando mujeres en La Huaca (1912).

14 noviembre 2017

Calle de la Huaca (hoy, calle Manuel Doblado) vista desde la avenida Xicotencatl, posiblemente en los años 1910s -1920s. Publicada en el libro Jarochilanda. Digitalizada por Armando Merodio.

*

Entretenida crónica de un “galán” que fue a conquistar mujeres al barrio de la Huaca en 1912,  pero que no tuvo el final que hubiera deseado. En el relato se mencionan algunos negocios de la calle de La Huaca (hoy, Manuel Doblado), modismos o expresiones que aun se utilizan como Chevere, otros que nunca había escuchado o leído: Cuareales o diez cobres.

La crónica fue publicada el 24 de abril de 1912, en la columna Cinematógrafo Policial del periódico La Opinión, no está firmada.

CINEMATÓGRAFO POLICIAL

[…]

Otra noticia que les va a servir de advertencia:

Un sujeto bien conocido en la localidad, tuvo anoche la feliz ocurrencia de salir de chévere á hacer conquistas por el poblado, yendo á parar allá por el rumbo de la Huaca, que es como si dijéramos fue á caer en el nuevo nido de las águilas.

El hombre había oído decir que la calle de la Huaca esto, y que la Huaca lo otro, y la curiosidad lo hizo poner proa hacia aquellos rumbos, á ver si de veras si ó nada más es canción.

El hombre se fue á donde está la peluquería de Limón, y pidió que le hicieran la toilet, estilo Huaca.

En segunda se llegó á la Miscelánea del mismo barrio, y se gastó sus cuáreales en una botellita de legítima Florida, que vació en el pañuelo y en su camisa. Mas luego se llegó á “La Rosa” y se empujó un suave fajo de legítimo Gautier, y ya en tono, salió tumbando hasta hacer alto en una esquina de la calle de La Palma, que es como si dijéramos, una dependencia de la de La Huaca.

Pasó la primera vecina de aquel mi feudo, y el hombre nada más sacó el pañuelo; se limpió los labios, y largó su tosidita, como diciendo: ¡qué maloso soy! Pasó la segunda, y el hombre, ya más decidido, se ofreció á acompañarla, á lo que ella le contesto in continenti: ‘acompañe usted al gendarme ó á mi marido.’

Acertó á pasar la tercera: el muchacho ‘se le pego’ y principió á decirla cuanto se traía estudiado, desde ofrecerle un ilimitado cariño como en jamás de los jamases varón alguno se lo hubiera ofrecido, hasta mostróse dispuesto á hacerlo cambiar la chancla sonadora por los elegantes choclos de charol; el raído chal por el mantón de Manila, y la lamparosa falda de percal de á diez cobres, por la elegante falda de medio paso, de piqué ó de purita seda.

¡Vaya, que el hombre estaba dispuesto á echar la casa por la ventana, en vista de que le era absolutamente imposible seguir guardando en silencio ese amor tan inmenso que desde hacía tanto tiempo llevaba muy bien abrochadito dentro de la quinta entretela de su apasionado corazón.

Y la hembra, de á cuarenta. Apenas si de vez en cuando volvía la cara á verlo, como dándole á entender que la siguiera si de veras era hombre.

Y el amor propio del otro, y la esperanza de sacar raja, le hicieron caminar mansamente cada vez más lleno de entusiasmo y de esperanza de no tirarse plancha.

Se tropezó con otro amigo, y por más, que  este le invitó á pasar á echarséla, el ni le contestó siquiera, concretándose á guiñarle un ojo y hacerle señas hacia el movimiento que iba delante.

Por fin, llega la hembra á la finca, empuja suavemente la puerta y se desliza al interior dejando al otro mirando claro; éste no se dió por satisfecho, y después de vacilar un momento, se reviste de valor, y da un fuerte empujón á la puerta, abriéndola de par en par y precipitándose dentro del bohío como aquél que ha llegado al final de una larga jornada, ó como si él pagara los recibos de alquiler que pasa Cueto mensualmente.

Ya en medio de la sala, oye una voz de trueno que pregunta desde la recámara: ¿Quién es?

A lo que contesta la hembra que ya había salido al oír el ruido:

¡Mira, hijo, es el señor que se empeña en ponerme casa y en comprarme qué sé yo cuantas cosas. Desde hace rato me viene siguiendo y creo que viene á decirte lo mismo. ¡Siéntese usted, señor, que ya viene mi marido á ver qué se le ofrece…!

Y que va saliendo el otro con una tranca fenomenal, y que va empezando á componer al garboso!

Y éste, que ni las manos metía!

¡Aquella fué paliza, caballeros!

¿Quiere alguno ir á hacer conquistas por La Huaca?

Fuente: “Cinematógrafo Policial”, La Opinión, Jalapa, 24 de abril de 1912, p. 3.

***

Notas relacionadas:

1649: El caso del burro sin cabeza en la Nueva Veracruz.

1956: Un amor de Doña Beatriz del Real.

1949: IV Torneo de Pesca en Veracruz.

1949: Primer supermercado de Veracruz.

 

Veracruz: Calle de Francisco del Paso y Troncoso (Antes, Bien Parado).

5 noviembre 2017

Calle Francisco del Paso y Troncoso, esquina con la av. Díaz Mirón. En este punto es donde iniciaba esta calle en el siglo XIX. Foto de Google Maps.

*

La calle Francisco del Paso y Troncoso en la ciudad de Veracruz se ubica entre la avenida Úrsulo Galván y el boulevard Manuel Ávila Camacho.

Actualmente si se le pregunta a cualquiera, afirmaría que esta calle lleva este nombre para honrar el intelecto y trabajo del historiador Francisco del Paso y Troncoso, no se tendría la mínima sospecha de que ese no era el nombre original y que seguramente se debe a la decisión de alguna persona que lo supuso, simplemente por desconocer su nombre y solo recordar que esos eran los apellidos de don Francisco. Sí, la calle lleva el nombre de este ilustre personaje por una confusión, el nombre real de la calle es Pedro Albino del Paso y Troncoso, hermano de Francisco, puesto a principios de 1898 y así permaneció hasta las primeras décadas del siglo XX.

Origen.

Esta calle se formó después de 1854 y antes de 1865. Esto se deduce por no estar representada en el plano de 1854 y en su lugar hay  una zona de terrenos sin divisiones y con algunas casas dispersas sin un orden, siguiendo la ruta del antiguo camino a Medellín; siendo 1865, la primera vez que se localizó el nombre de esta calle, como parte de las obras que ese año realizó  el Prefecto Político Domingo Bureau con el fin de desviar el arroyo Tenoya, haciendo una zanja al sur del Gasómetro (hoy calle Virgilio Uribe) y al mismo tiempo rellenar el antiguo cauce y algunas partes bajas, entre ellas la calle del Bien Parado. (1) En ese punto también estaba la Cruz de Alvarado.

En el Plano topográfico de 1878, (2) la calle se componía de dos cuadras, que iban desde la calle del Paseo (av. Díaz Mirón) hasta un poco antes de llegar a la calle de la Pitahaya (avenida Prim).

Esta incipiente calle sirvió como paso para la ruta del tranvía que llegaba hasta el rastro en la punta de los Hornos. En 1880, el Ayuntamiento dio el permiso para construir esta ruta del tranvía que iniciaba en la carnicería (actual calle de Landero y Cos) y terminaba en el rastro, pasando por la calle del Paseo (hoy, av. Díaz Mirón) y toda la calle del Bien Parado, aunque por el plano de 1889, parece que esa ruta se modificó y en lugar de ir por la calle del Paseo, al final se hizo por la avenida del Cristo (hoy, 20 de Noviembre) (3) En esa misma década, pero años más tarde se proyectó una serie de calles cuadrangulares  para toda esta zona de la ciudad, quedando la vía del tranvía en diagonal con respecto a todas esas cuadras y por lo tanto, se trazó como una calle, al paso de los años se fueron construyendo viviendas y así quedo hasta la actualidad. (4)

Actualmente, la calle tiene integrada otras cuadras, prolongándose hasta la av. Úrsulo Galván. Sin embargo, el tramo de calle de Díaz Mirón a González Pagés, tenía por nombre: calle del Gas. Posiblemente, tiempo después que desapareció la fábrica de gas se le empezó a llamar Paso y Troncoso, por ser la prolongación de esa calle.

Localización de la calle Francisco del Paso y Troncoso en el plano de 1889.

*

Nombre.

En 1865, ya se le conocía como Calle del Bien Parado, pero a principios de 1898, se cambió el nombre por Calle de Pedro Albino del Paso y Troncoso, (5) reconocida así hasta cuando menos 1929. (6) Avanzado el siglo XX, por alguna razón, la calle perdió el nombre original y se empezó a conocer con el nombre del hermano de Pedro Albino: Francisco del Paso y Troncoso.  Ambos pertenecieron a una familia notable veracruzana, destacando varios miembros por participar en la actividad política, económica y cultural de la ciudad desde finales del siglo XVIII hasta principios del siglo XX.

 Bien Parado.

No se sabe el motivo por el que se le puso tal nombre y tomando en cuenta que le fue puesto hace más de 150 años, es poco  probable que alguna persona pueda dar una versión confiable sobre ello. Se podría intuir con bastante acierto, a partir del uso que se le daba y da, pero resulta que esta expresión tiene varias acepciones y por lo tanto, las opciones pueden ser muchas, tantas como la imaginación pueda alcanzar.

“Bien Parado” es una expresión utilizada en el idioma castellano desde hace varios siglos, se aplica en varias situaciones, y para este somero análisis se recurre como punto de partida al diccionario de la Real Academia Española, (7) en donde se encontraron estas expresiones,  ligadas a la palabra parado:

A) “a lo bien parado”

  1. expr. U. para notar que alguien desecha lo que puede servir o aprovechar aún, por gustar de lo mejor y más nuevo.

No se encontró un ejemplo para esta expresión, posiblemente sea muy antigua y con el tiempo cayo en desuso, ya que aparece desde el Diccionario de la Lengua Castellana de 1737. (8)

B) “estar alguien bien parado, da.”

  1. loc. verb. Bol., Cuba, Hond., Méx., Nic., Pan. y P. Rico. Encontrarse en buena posición.

C) “quedar, o salir, bien parado, da.”

  1. locs. verbs. Tener buena fortuna en un asunto.

Estas lacónicas definiciones, se pueden ampliar con otras fuentes, como el diccionario de localismos costarricenses (9) que lo expone así:

 […] estar alguien bien parado loc. Estar seguro, firme, por ejemplo, en un empleo, con una mujer, etc. b) Gozar del favor o beneficio de alguien. (Estar bien parado con alguien). […]

En esta misma línea pero relacionado con los políticos, German Dehesa describe la expresión en estos términos:

“Cualquier ciudadano puede, eventualmente, pararse en una esquina; pero no cualquiera está “bien parado”, expresión que viene a significar que el admirable ser que está en esa posición dispone de suficiente poder, influencias, palancas y conectes como para auxiliar a los millones de seres que en nuestro país están (o han quedado) mal parados.” (10)

Las anteriores definiciones están aplicadas a personas pero lo mismo pueden referirse a conceptos como el honor, una actividad económica, un país, o una institución pública.

Ejemplos:

“Siendo en estos países uno de los principales asuntos el fomento de la minería, estraño y aun sorprendente es no verlo tan bien parado como requiere su conocida importancia.” (11)

“[…] Y con esto se verá si queda bien parado el honor del gobierno, tratando con unos vándalos y considerándoles como si fueran invasores estranjeros o formasen una simple revolución. […]” (12)

“Despues de estos insultos sufridos, eso que se llama el honor nacional, no quedo muy bien parado.” (13)

“[…] pero el gobierno si gusta podrá tomar informes, y creo no quedará muy bien parado el Sr. Ureña, por no asegurarse en lo que dice antes de calumniar, […]” (14)

“[…] se dice que no ha salido muy bien parado el señor ministro.” (15)

“[…] y que si esta sucedió al mas bien parado de los sistemas inventados para explicar la virtud y el vicio de los hombres, los otros sistemas de la misma ó de inferior estofa no podian tratarse mejor, sino que debían relegarse al país de las quimeras, […]” (16)

D) El diccionario, también, tiene una cuarta expresión que ocupa el adjetivo “mejor” pero hay bastantes ejemplos del siglo XIX en donde se ocupa con “bien”

“lo mejor parado”

  1. m. Denota lo más selecto, seguro o provechoso. Lo mejor parado de su hacienda.

Ejemplos:

“Art. 2.° Cumplido este término, los subdelegados ejercerán la facultad que se les confirió en decreto de 10 de mayo último, procediendo según su juicio, á embargar lo mas bien parado de los bienes de los deudores, ya sean raíces ó semovientes, y sin mas formalidades ni trámites que los designados en dicho decreto, se procederá á su venta.” (17)

“[…] fueron saqueadas y robadas las casas, perdiendo así aquellos desgraciados habitantes lo mas bien parado de su intereses, […]” (18)

E) Una acepción que no trae el diccionario está relacionada con el baile popular español.

“Bien parado.

Bien parado, bien quieto, posición que se adopta después de un desplante u otra figura coreográfica. El bien parado define a la perfección el modo de baile español, con su elegante sentido conclusivo, que en las seguidillas boleras enfrenta cara a cara a las parejas de baile, y que hoy sobrevive en la posición final de cada una de las cuatro sevillanas. Y casi todos los desplantes que se hacen en el flamenco tienen su origen en el baile parado. Fue una posición del cuerpo común los bailes boleros (de ahí que lo conserven las seguidillas sevillanas), […]” (19)

Ejemplos:

“Que siempre me da un vahído en llegando el bien parado, vágame Dios! no era así cuando tenia quince años…” (20)

“…mientras ellos dan lección repasarse el bien parado… (bolera) ponga usted el pie deste modo, y en esta postura el brazo.” (21)

“… Qué posición será ésta? No será ningún bien parado de bolero.” (22)

F) Otra acepción que no trae el diccionario es la más simple y literal de las palabras: lo que erguido y en sentido vertical, lo mismo puede ser una persona u objeto: Un edificio o persona puede estar bien parado y hacer alusión a que está de pie, vertical, que guarda cierto orden.

¿Cuál de estas opciones podría ser la que detonó que a nivel popular a esta calle se le empezara a conocer con este nombre? Nadie podría asegurarlo y solo puede emitirse una opinión desde un punto de vista actual y se puede obtener tantas versiones como imaginación se tenga.

Analizando las acepciones de la expresión con el sitio y los eventos que se hubieran desarrollado cerca de allí, se puede comentar:

El sitio era anegadizo, y sin alguna construcción, excepto la Cruz de Alvarado y el Gasómetro o fábrica de Gas que estaban cerca; por lo que no podría ser que allí hubiera alguna casa o propiedad que estuviera “bien parada” es decir que fuera mejor a otras de la zona o lo que mejor que tuviera su dueño.  Ahora que si se atiende por las fechas en que se forma la calle, cercano a ella se acabada de construir la fábrica de Gas ¿eso era lo “bien parado”?

Haciendo memoria de los eventos ocurridos cerca de este punto, se recuerda que en la Cruz de Alvarado, el ejército mexicano entregó sus armas al invasor estadounidense en 1847. ¿Acaso fue por decir que el honor del ejército mexicano quedo “bien parado” a pesar de la rendición?

Otros muchos acontecimientos militares debieron suceder antes de 1865, por ejemplo el sitio de Miramón o mucho antes, en donde algún grupo de combatientes o una persona salió “bien parado” ante un enfrentamiento.

Difícil será proponer algo en concreto, hasta que se encuentre algún documento de la época que proporcione los datos precisos.

Pedro Albino del Paso y Troncoso

Pedro Albino nació en la ciudad de Veracruz el 16 de diciembre de 1834 (23) y murió en la misma ciudad el 1 de julio de 1900. (24) Hijo de Pedro del Paso y Troncoso y Teodora Medina, fue hermano mayor de Javier (1837), Francisco (1842-1916), Joaquín, Laura, Alejandro, Luis, Trinidad, Elena Ana Josefa y Teodoro. El 5 de septiembre de 1860, se casó con Guadalupe Miguelena Ferrer (1835-1888) y tuvieron 6 hijos: María Guadalupe, Pedro Mariano, María, Josefa, Lorenzo y Adrián. (25)

Comerciante y político. Su actividad conocida en la política y cargos públicos se remontan a la década de 1860, durante la regencia e imperio de Maximiliano, sin embargo, es probable desde antes haya ocupado otros puestos. En 1863, ocupó en el ayuntamiento el puesto de síndico; (26) en 1865, fue presidente de la junta menor encargada de la guardia rural, (27) y miembro del Consejo del Gobierno Departamental; (28) en 1868, resultó electo para ocupar el cargo de juez de paz en 1869. (29)

En 1875, era diputado suplente de Leandro M. Alcolea. (30) En 1880, resultó electo como senador suplente de León Malpica y Terán en la X Legislatura de 1880 a 1882 (31); igualmente en 1894 y 1898, fue elegido senador suplente de Francisco  P. Azpe, para la XVII y XIX Legislatura. (32) Entre esos años también, ocupó diversos cargos públicos municipales como en 1886, que fue síndico,  (33) regidor en varias ocasiones, (34)  en 1894 y 1895 fue alcalde; (35) así como jefe político del cantón de Veracruz en 1895 y 1896. (36)

Teniendo como ocupación principal el ser comerciante,  también fue secretario en la Lonja Mercantil. En 1873, al fundarse el Centro Mercantil de Veracruz fue elegido primero como vocal y luego como su primer presidente. (37) Años después, también, ocupo el cargo de secretario (38) y cuando menos una vez más fue de nuevo su presidente, pero ya como Cámara de Comercio de Veracruz. (39)

Entre otras actividades, se puede mencionar que en 1888 fue presidente de la junta menor de la Sociedad Constructora del Casino Veracruzano, (40) ese año también era director del Diario Comercial de Veracruz.  (41) Al momento de su muerte, en 1900, era presidente de la junta directiva del Teatro. (42) Sus antepasados familiares fundaron una obra pía en beneficio de los pobres de la ciudad, repartiendo cierta cantidad de dinero entre ello. Pedro A. era el administrador de los bienes y entregaba el dinero al ayuntamiento para su reparto. (43)

A principios de 1898, a la calle conocida como del Bien Parada se le cambio el nombre y se le puso el de este personaje.

Francisco del Paso y Troncoso. (44)

Francisco del Paso y Troncoso nació en la ciudad de Veracruz el 8 de octubre de 1842 y murió en Florencia, Italia el 30 de abril de 1916. Hijo de Pedro del Paso y Troncoso y Teodora Medina, fue hermano de Pedro Albino (1834), Javier (1837), Joaquín, Laura, Alejandro, Luis, Trinidad, Elena Ana Josefa y Teodoro.

“Sabio auténtico, incansable trabajador, dejó honda huella en la historia mexicana. Se ocupó de la arqueología, lingüística, etnología, historia prehispánica y colonial con el fin de aportar las fuentes para su estudio y aprovecharlas científicamente para poder hacer una gran síntesis del desarrollo de México.”

Fue historiador, profesor de náhuatl en la Escuela Nacional Preparatoria y director del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología. Publicó numerosos trabajos  en los Anales del Museo Nacional y en las Memorias de los Congresos Americanistas. Dio a conocer la obra de Fray Bernardino de Sahagún, hasta entonces, inédita y descubridor de la Crónica de Cervantes de Salazar, los Memoriales del obispo de Tlaxcala fray Alonso de la Mota y Escobar, entre otros hallazgos. Entre las obras más conocidas a nivel popular está el Epistolario de la Nueva España, impreso de manera póstuma, y Papeles de la Nueva España editados entre 1905 y 1936.

Recibió varias distinciones y Honores durante su vida: En 1883 de la Real Academia Española; en 1892  de la Academia de Historia de Madrid, condecoración en España con la Gran Cruz de Isabel la Católica; fue honrado con ser Oficial de la Academia de Francia, y en Suecia lo condecoraron con la Cruz de la Orden Wassa.

Referencias y notas.

(1)“Veracruz”, La Sociedad, México, 28 de abril de 1865, p. 3.

(2) Guzmán, Ignacio P., Plano topográfico de la H. ciudad de Veracruz, en Veracruz. La elevación de un puerto.  Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Coordinación General de Puertos y Marina Mercante /Fomento Cultural Veracruz, A. C., México, 2002, p.99.

(3) “Al vuelo”, La voz de México, México, 29 de octubre de 1880, p.3.

(4) Guzmán, Ignacio P., Plano topográfico e hidrográfico de la ciudad y puerto de Veracruz, 1889. Repositorio: Mapoteca Orozco y Berra. Disponible en: https://www.gob.mx/siap/acciones-y-programas/mapoteca-manuel-orozco-y-berra

(5) No se localizó un registro oficial del cambio, pero se confirma el cambio con dos actas del Registro Civil de la ciudad. En el acta 1602 del 24 de diciembre de 1897, Rafael Sánchez al ser testigo de un fallecimiento proporciona como su domicilio la calle del Bien Parado y en el acta 110 del 26 de febrero de 1898, la identifica como calle de Pedro A. del Paso y Troncoso.

Acta número 1602. Niño sin nombre. 24 de diciembre de 1897. “México, Veracruz, Registro Civil, 1821-1949,” images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:33S7-9TXK-94Z6?cc=1922413&wc=MDNY-5WL%3A217351001%2C216413401 : 21 May 2014), Veracruz > Defunciones 1897 > image 659 of 672; Archivo General del Registro Civil del Estado de Veracruz (Veracruz Civil Registry State Archives).

Acta número 110. Niña sin nombre. 26 de febrero de 1898. “México, Veracruz, Registro Civil, 1821-1949,” images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:33SQ-GTFH-179?cc=1922413&wc=MDNY-PTL%3A217351001%2C216513501 : 21 May 2014), Veracruz > Defunciones 1898 > image 48 of 702; Archivo General del Registro Civil del Estado de Veracruz (Veracruz Civil Registry State Archives).

(6) Olivo Lara, Margarita, “Biografías de Veracruzanos Distinguidos”, en Anales del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, Tomo 6, México: Talleres Gráficos del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, 1930, p. 294.

(7) Diccionario de la Lengua Española. Disponible en www.rae.es

(8) Real Academia Española, Diccionario de la lengua castellana, Tomo 5, Madrid, Herederos de Francisco del Hierro, 1737, p. 124

(9) Quesada Pacheco, Miguel Ángel, Nuevo diccionario de costarriqueñismos, Cartago: Editorial Tecnológica de Costa Rica, 2007, p. 297

(10) Dehesa, German, “¿Cómo nos arreglamos?”: prontuario de la corrupción en México, México: Diana, 2002, p. 127

(11) “Parte no oficial”, El siglo Diez y Nueve, México, 4 de enero de 1843, p. 1

(12) El siglo diez y nueve, México, 26 de junio de 1849, p. 2

(13) “Esterior. Noticias de Europa.” Diario Oficial del Supremo Gobierno de la República Mejicana, México, 1 de agosto de 1856, p. 2

(14) “Remitido”, El siglo diez y nueve, México, 23 de agosto de 1849, p. 3

(15) “Veracruz”, La constitución social, México, 6 de noviembre de 1868, p. 2.

(16) Zorrilla, José, “Drama del alma y el partido conservador de México”, La constitución social, México, 30 de mayo de 1868, p. 3

(17) “Actos de Gobierno”,  Periódico Oficial del Estado de Yucatán, Mérida, 25 de julio de 1848, p. 1.

(18) “Nuevo Leon. Gobierno del estado”, El Constitucional, México, 26 de diciembre de 1851, p. 2

(19) Nuñez, Faustino, Guía comentada de música y baile preflamencos (1750-1808), Barcelona, Ediciones Carena, 2008, p. 314.

(20) Ibídem.

(21) Ibídem.

(22) Gazeta del gobierno de México, México, 17 de agosto de 1811, p. 3.

(23) Acta de bautizo de Pedro Albino del Paso y Troncoso. 3 de enero de 1835. “México, Veracruz, registros parroquiales y diocesanos, 1590-1978,” database with images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:33SQ-GPWY-RBN?cc=1883382&wc=3P32-ZNG%3A177342901%2C177342902%2C177577701 : 21 May 2014), Veracruz > Nuestra Señora de la Asunción > Bautismos 1832-1837 > image 123 of 295; parroquias Católicas, Veracruz (Catholic Church parishes, Veracruz).

(24) Acta de defunción de Pedro A. del Paso y Troncoso. 2 de julio de 1900. “México, Veracruz, Registro Civil, 1821-1949,” images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:33S7-9T6K-9WNV?cc=1922413&wc=MDNB-MZS%3A217351001%2C216725901 : 21 May 2014), Veracruz > Defunciones 1900 > image 266 of 625; Archivo General del Registro Civil del Estado de Veracruz (Veracruz Civil Registry State Archives).

(25) Genealogía de Pedro Albino del Paso y Troncoso Medina. Consultado en: https://gw.geneanet.org/sanchiz?lang=en&iz=20759&p=pedro+albino&n=paso+y+troncoso+medina

(26)“Recepción del Exmo. É Illmo Sr. Labastida en Veracruz”, La Sociedad, México, 2 de octubre de 1863, p. 2.

(27) “Veracruz”, La Razón de México, México, 31 de enero de 1865, p. 3.

(28) “Veracruz”, La Sociedad, México, 17 de junio de 1865, p. 3.

(29) “Revista de los estados”, La Iberia, México, 22 de diciembre de 1868, p. 3

(30)“Gacetilla”, El Siglo Diez y Nueve, México, 12 de julio de 1875, p. 3.

(31) “Elecciones”, La Libertad, México, 14 de julio de 1880, p. 2.

(32) “Senadores y diputados”, El Eco Social, México, 11 de julio de 1894, p.2;  “Las elecciones de diputados y senadores”, La Patria, México, 15 de julio de 1898, p.1.

(33) “Elecciones”, El Monitor Republicano, México, 10 de diciembre de 1885, p. 3.

(34) “Noticias de Veracruz”, El Siglo Diez y Nueve, México, 10 de abril de 1893, p. 2.

(35) “Noticias de Veracruz”, El Partido Liberal, México, 6 de noviembre de 1894, p. 3; “Noticias de Veracruz”, El Monitor Republicano, México, 2 de abril de 1895, p. 2.

(36) “Cambio de autoridades”, El Tiempo, México, 11 de abril de 1895, p.3; “Jefe político”, El Tiempo, México, 12 de junio de 1896, p. 3.

(37) “El comercio de Veracruz”, La Iberia, México, 11 de marzo de 1873, p. 2.

(38) “Telegramas”, El Siglo Diez y Nueve, México, 3 de julio de 1885, p.2.,

(39) “Presidente”, El Tiempo, México, 4 de febrero de 1888, p. 3.

(40) “El casino veracruzano”, El siglo Diez y Nueve, México, 13 de marzo de 1988, p. 3

(41) “Necrología”, La Voz de México, México, 18 de noviembre de 1888, p. 3.

(42) Miranda, Francisco J., Monografía descriptiva de la ciudad de Veracruz, México: Tip. artística, 1900, p.38

(43) “La obra pía en Veracruz”, El Tiempo, México, 27 de abril de 1893, p. 4.

(44) La biografía de Francisco del Paso y Troncoso por haber muchas disponibles en internet,  solo se hace una muy breve biografía sustentada en los datos de:

INAH:  Galindo y Villa, Jesús, Don Francisco del Paso y Troncoso.- Su vida y sus obras, en Anales del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, México: Imprenta del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, 1922, pp.305-579

UNAM: Francisco del Paso y Troncoso. Disponible en: http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/publicadigital/libros/lecturas/T2/LHMT2_055.pdf

Geneanet:  Genealogía de Francisco del Paso y Troncoso. Disponible en: https://gw.geneanet.org/sanchiz?lang=en&iz=20759&p=francisco&n=paso+y+troncoso+medina

***

Notas relacionadas:

Veracruz: Calle Antonio María Díaz Aragón.

Veracruz: Calle Vado Johnson (antes, callejón del Alambique).

Nueva Veracruz: Calle de la Condesa.

1943: El H. Ayuntamiento de Veracruz vendió una calle.

Veracruz: Calle Antonio María Díaz Aragón.

22 octubre 2017

Inicio de la calle Díaz Aragón, vista desde la av. Gral. Prim. En esta parte de la calle deben estar las construcciones mas antiguas de la calle.

*

La calle de Antonio María Díaz Aragón o como es conocida calle Díaz Aragón está ubicada en la colonia Ricardo Flores Magón, entre la avenida Prim y el boulevard Manuel Ávila Camacho, al sur de la calle José Mariano Abasolo y al norte la calle Juan Barragán.

Origen de la calle.

Antes de la demolición de la muralla de tierra en 1880, había una clara diferencia entre la traza urbana de intramuros y extramuros; la parte de intramuros era de planta reticular impuesta en 1597 y la parte extramuros con un trazo irregular, en algunas partes siguiendo el alineamiento de la muralla y en otras, siguiendo las vías de comunicación, esto se fue conformando desde finales del siglo XVIII y a todo lo largo del siglo XIX. Es hacia la década de 1870, que se plantea regularizar el trazo, prolongando en lo posible el trazo antiguo de la ciudad, como lo refleja el plano de 1878. (1)  Es a partir de la demolición de la muralla de tierra en 1880, que se hace realidad la ampliación de la ciudad y con ello la prolongación de las antiguas calles y creación de nuevas avenidas. En una primera etapa la mayor parte de las nuevas construcciones se hacen hacia la parte oriente.

En la década de 1880, se hizo un nuevo trazo de calles en la parte sur de la ciudad, sobre todo al este de la calle de la Pitahaya (hoy, Avenida Prim): aquí se proyectó prolongar la calle de Zaragoza, así como crear otras calles hacia la playa, además de trazar perpendicularmente calles de este a oeste.

Entre estas calles proyectadas, esta la que a partir de mediados de la década de 1890, es conocida como “Calle de Díaz Aragón.” En la Memoria del Gobierno del Estado de 1896, se registra que en esa calle habían comprado lotes: Juan R. Roldan, Rodolfo Vázquez y Manuel Docurro. (2) El poblamiento de esta calle debió ser posterior y lento ya que todavía en el plano de 1907, creado por la Comisión Geográfica Exploradora, solo había algunas casas en su entronque con la avenida Prim.

Nombre.

El nombre que aún en la actualidad lleva, le fue asignado alrededor de 1896, pero la costumbre de solo poner los apellidos en la nomenclatura de las calles, origino que con el paso del tiempo se olvidará el nombre propio del personaje.

Rastreando el probable personaje, solo se encontró a una persona que llevo estos apellidos en el siglo XIX y que estaba relacionado con la ciudad: Antonio María Díaz Aragón. Hubo otras personas en la ciudad que a principios del siglo XX, también llevaban estos apellidos pero la calle ya existía por lo tanto, se descartaron, además de que dichas personas eran hijos de Antonio y aunque ellos utilizaban los apellidos de su padre como uno compuesto, en realidad, no era así y omitían el de su madre. Una de estas personas fue Roberto Díaz Aragón quien era presidente municipal al momento de la ocupación estadounidense de 1914.

En el libro La generación liberal veracruzana se publicó la siguiente biografía:

ANTONIO DIAZ ARAGON

Por el doctor Francisco Ituarte.

BIEN está ocuparse de recordar a los individuos que por sus hazañas heroicas, sus virtudes cívicas, su ejemplar vida política, su sabiduría o sus cualidades en las Ciencias y las Artes les hayan prestigiado dando a su vez prestigio a la comunidad en que nacieron o vivieron, porque de estas vidas singulares debe enorgullecerse todo pueblo, pues marcan regularmente el ascenso de estos últimos a los peldaños sobresalientes de la Historia que al presente le sirve de reflejo. Pero precisamente por no ser menos interesantes, aunque sí poco conocidas, las vidas de ciudadanos preclaros en su modestia, y por su modestia oscuros, que fueron ejemplos de dignidad y honradez tan altos que no son únicamente blasón familiar sino de toda una comunidad, hay que sacarlos a luz y decir de ellos lo que fueron y lo que valieron exhumándolos del injusto olvido en que se hallan, que es por desgracia el velo que cubre generalmente a estos hombres, grandes en su sencillez.

En nuestras frecuentes pláticas, de esto háblame mi correcto amigo don Teodoro A. Dehesa a propósito de la personalidad del distinguido veracruzano don Antonio Díaz Aragón, que fue tal la estimación de que gozó en vida que alcanzaba a sus pósteros, como así me dijo el señor Dehesa al invitarme a escribir estos apuntes que hago en extremo gustoso por el doble motivo de la justa recordación que se merece y la amistad que conmigo tuvo.

Don Antonio Díaz Aragón nació en Veracruz, el día 11 de octubre de 1823, en la casa marcada con el número 782 de la antigua calle de Salinas, hoy número 28 de Aquiles Serdán, cuyo edificio es llamado Patio de Aragón. Por sus prendas personales desde joven se captó las simpatías de la sociedad veracruzana. Formó parte de la gloriosa Guardia Nacional que tantos lauros cosechó y en la que se distinguieron ameritadísimos jefes y oficiales por su patriotismo sin límites y sus hechos de armas en favor de la integridad y la soberanía nacionales. Fue uno de los defensores de Veracruz el año 47 contra la invasión norteamericana. Por el año de 1865 desempeñó el cargo de Comandante del Resguardo Marítimo, en época bien difícil por cierto, pues la administración pública se hallaba desorganizada. Pero ni en este ni en ninguno de los otros cargos públicos que tuvo, jamás se manchó con actos que menoscabaran su honradez pues ésta fue acrisolada. (3)

A esta biografía solo resta agregarle algunos datos:

Precisado un poco en los otros puestos públicos que desempeño se puede decir que en 1853, formaba parte de la comuna de la ciudad como regidor noveno, (4) cargo que seguramente ocupo en otros años, ya que en 1867, también fue concejal noveno. (5) En 1874, fue administrador del Hospital de Nuestra Señora de Loreto. (6)

Familia. Los padres de Antonio fueron: Antonio Benito Díaz y María del Carmen Aragón; en 1856, se casó con María Soledad Telesfora Romero Cristo y procrearon a: Roberto (1857), Gonzalo (1859), Ernesto (1861), Concepción (1867-1957), Sofía y Alfredo. (7)

Muerte. No se conoce la fecha de su muerte pero ocurrió entre 1893 (8) y 1901. (9)

Referencias:

(1) Veracruz. La elevación de un puerto.  Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Coordinación General de Puertos y Marina Mercante /Fomento Cultural Veracruz, A. C., México, 2002, p.99.

(2) Dehesa, Teodoro A., Memoria presentada a la H. Legislatura del estado libre y soberano de Veracruz Llave el 16 de septiembre de 1896, Jalapa: Tip.del gobierno del estado, 1897.

(3) Pasquel, Leonardo, La generación liberal veracruzana, México: Citlaltepetl, 1972, pp. 61-63

(4) “Ayuntamiento de Veracruz”, El Siglo Diez y Nueve, Ciudad de México, 5 de enero de 1853, p. 4.

(5) “Ayuntamientos de Veracruz y Córdoba”, La Sociedad, Ciudad de México, 23 de enero de 1867, p. 3.

(6) “Hospital de Nuestra Señora de Loreto”, La Opinión, Jalapa, 7 de septiembre de 1905, p. 1. / Estrada y Zenea, Ildelfonso, La heroica ciudad de Veracruz, México: Impreso por José Jimeno Jímenez, 1874, p.31-32

(7) Genealogía de Antonio María Díaz Aragón en Geneanet, consultado el 20 de octubre de 2017, disponible en: https://gw.geneanet.org/sanchiz?lang=en&iz=20759&p=antonio+maria&n=diaz+aragon

(8) “Los héroes del 47”, Convención Radical Obrera, Ciudad de México, 2 de abril de 1893, p. 2

(9) Número 38. Treinta y ocho. Matrimonio del ciudadano Dionisio Cos y la señorita Concepción Díaz. 11 de febrero de 1901. “México, Veracruz, Registro Civil, 1821-1949,” images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:33S7-9TF4-9S5T?cc=1922413&wc=MDNB-62S%3A217351001%2C217409601 : 21 May 2014), Veracruz > Matrimonios 1901-1902 > image 24 of 671; Archivo General del Registro Civil del Estado de Veracruz (Veracruz Civil Registry State Archives).

Fragmento del Plano topográfico e hidrográfico de la ciudad y puerto de Veracruz, realizado en 1889, en donde ya esta proyectada la calle Díaz Aragón, aunque el nombre se le puso años mas tarde.

*

Localización actual de la calle Díaz Aragón.

***

Notas relacionadas:

Veracruz: Calle Vado Johnson (antes, callejón del Alambique).

Nueva Veracruz: Calle de la Condesa.

Nueva Veracruz: Calle de Chafalonía

Nueva Veracruz: Calle de las Damas.

Veracruz: Efeméride falsa del traslado de la Villa Rica de la Vera Cruz.

15 octubre 2017

Portada de presentación del vídeo.

*

Hoy he visto un vídeo producido por la Fundación 500 Años de la Villa Rica de la Vera  Cruz A.C. sobre un supuesto acontecimiento ocurrido el 15 de octubre de 1599: El “Cuarto y definitivo traslado de la Villa Rica de la Vera Cruz”, y creo que merece comentarlo.

Este video forma parte de una serie dedicada a efemérides de la ciudad de Veracruz, o relacionadas con esta ciudad, la mayor parte de ellos con un contenido adecuado y muy bien producidos. Eso es loable pero varios de ellos exponen datos imprecisos, no se han comentado en su día por discreción y  pensar que si se han de señalar cada uno de los errores, también habría que  felicitarlos por cada uno de los muchos aciertos.

Este video se comenta de manera especial por tocar el tema de la fundación de la actual ciudad de Veracruz, originalmente llamada Nueva Veracruz que fue fundada en 1600, y confundirla con la Villa Rica de la Veracruz fundada en 1519. El contenido del vídeo presenta información distorsionada  de la historia de la ciudad de la Veracruz y la Nueva Veracruz, mismo que se puede considerar el sustento teórico que los llevará a una supuesta conmemoración de unos 500 años de algo que no terminan de definir, ya que algunas veces dicen que conmemoraran la fundación de la Villa Rica de la Veracruz, otras que es del Cabildo y otras que solo es el punto geográfico en donde se llevaron a cabo esos acontecimientos. Otra razón por la que se comenta es la gran cantidad de personas que quedaran desinformadas con su difusión masiva y que hasta este momento, suman más de 7,000 y pronto seguirán otros miles.

Lo siguiente es parte del contenido del video:

“Efeméride. 15 de octubre de 1599. Cuarto y definitivo traslado de la Villa Rica de la Vera Cruz.

Cumpliéndose la orden del rey Felipe II inicio el traslado de la Villa Rica de la Veracruz, de la margen izquierda del río Huitzilapán a la franja de tierra firme frente al islote de San Juan de Ulú, en donde se hallaban las ventas de Buitrón y de Machorro, actual puerto de Veracruz […] Este fue el cuarto y definitivo asiento de la Villa Rica de la Veracruz desde su fundación en 1519 y ahora bajo el rango de ciudad dado por el rey Felipe III […]”

¿Hubo un traslado de la ciudad de la ciudad de la Veracruz? No. El último asiento de la Villa Rica de la Veracruz fue a orillas del río Huitzilapan, en donde  en 1527 se le otorgó el título de ciudad y hasta el día de hoy, ahí se conserva.  A lo largo del siglo XVI, hubo varios intentos de mudarla, entre estos estuvo la opción de hacerlo a Buitrón, frente a la isla de San Juan de Ulúa, pero de último momento, ante la oposición de los habitantes, el virrey decidió mejor fundar una nueva ciudad, así que el 28 de marzo de 1600 emitió a nombre del rey la real provisión con la que ordenaba fundar la ciudad de la Nueva Veracruz, junto con su cabildo.

En el vídeo se le nombra como “Villa Rica de la Veracruz” en 1599, pero Veracruz había dejado de ser villa desde 1527, cuando se le otorgo el título de ciudad y desde entonces fue conocida como: Ciudad de la Veracruz, esto lo avalan cientos de documentos del siglo XVI. En este enredo, se señala que es en ese supuesto cuarto asentamiento  que se le otorga el rango de ciudad, es cierto, a la Nueva Veracruz se le otorgó el título de ciudad en 1600 y en 1615 lo confirmo el rey Felipe III; pero no fue a la ciudad de Veracruz (la original Villa Rica de la Veracruz), pues ya lo tenía desde 1527.

Ahora, enfocándose sobre la fecha, ¿de dónde salió este dato del que el 15 de octubre se inició el traslado de Veracruz a Buitrón? No se conoce documento histórico alguno que contenga esa información, por lo que se buscó que ocurrió ese día en Veracruz o San Juan de Ulúa y se ha localizado un documento realizado en Ulúa con esa fecha y se trata de la:

“Carta al rey, de los oficiales reales de la Veracruz avisando la llegada de una flota a cargo del general Juan Gutiérrez de Garibay, y pidiendo que los registros vengan en la flotas.- San Juan de Ulúa, 15 de octubre de 1599.” (Paso, 1940:284-285)

Sin embargo, el contenido de la misma nada trata sobre el traslado de la ciudad, ni otro tema relacionado, sino de lo que informa la descripción. En Buitrón y San Juan de Ulúa estaba en pleno proceso de la descarga de la flota, con todo lo que implicaba el bullicio de marinos, pasajeros, comerciantes y habitantes en general, enfocados en las actividades comerciales, hospedaje y muy seguramente, de diversión.

Entonces, si no hay documento que avale este supuesto hecho ¿de dónde salió esta efeméride? No se tiene la menor idea, pero parece un malentendido de una persona que lo plasmó en un libro y de ahí se ha repetido. Esto se puede comprobar al rastrear la referencia bibliográfica que se pone al final del video: “Efemérides del puerto de Veracruz” de Jaime Baca Rivero editado en 2010.

En la edición de 2002 de dicho libro se lee:

“15 de octubre de 1599. Se iniciaron los trabajos de traslado de la ciudad de Veracruz, ubicada en La Antigua, a la zona donde estaban situadas las Ventas de Buitrón, frente a la fortaleza de San Juan de Ulúa.” (Baca, 2002:158)

El autor no precisa la referencia documental o bibliográfica de donde obtuvo esta información, pero investigando se encontró que el texto es casi una copia de lo publicado por Fernando Orozco Linares en el libro: Fechas históricas de México: las efemérides más destacadas desde la época prehispánica hasta nuestros días, cuyo texto es el siguiente:

“1599.

15 de octubre. — Se inician los trabajos de traslado de la ciudad de Veracruz, ubicada entonces en La Antigua, frente a San Juan de Ulúa.” (Orozco: 1996:47)

En la bibliografía del libro de Baca Rivero, no lo menciona, esto es, lo copio y no le otorgó ningún crédito.

Así se tiene que la Fundación 500 años de la Villa Rica de la Vera Cruz, se apoya en un libro que plagió a otro y encima los datos son falsos. ¿Sobre estas bases se hará una conmemoración de 500 años de la ciudad, cabildo o de lo que sea?

Es entendible que el licenciado Jaime Baca Olamendi, promueva la obra de su padre y nada puede tachársele por ello, es de buen hijo sentirse orgulloso de las obras de sus progenitores. Sin embargo, la ciudadanía debe ser crítica con la información que otras personas desean hacer pasar como verdadera.

Bibliografía:

Baca Rivero, Jaime, Efemérides del puerto de Veracruz, Xalapa: Editora del Gobierno, 2002.

Orozco Linares, Fernando, Fechas históricas de México: las efemérides más destacadas desde la época prehispánica hasta nuestros días, México: Panorama Editorial, 1996.

Paso y Troncoso, Francisco del, Epistolario de Nueva España, 1505-1818, Volumen 13, México: Antigua librería Robredo, de J. Porrúa e hijos, 1940.

Créditos otorgados en el vídeo.

*

Comparación de los textos de la efeméride, en donde es evidente el plagió.

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: Provisión Real del 28 de marzo de 1600.

Veracruz: Comentarios sobre el título de ciudad y la provisión real de 1615.

Buitrón, el nombre no reconocido de Veracruz.

Veracruz: Calle Vado Johnson (antes, callejón del Alambique).

2 octubre 2017

Calle Vado Johnson vista desde la av. 20 de Noviembre. Foto: Google Maps. 2015.

*

La calle Vado Johnson, antes callejón del Alambique,  consta de una sola cuadra, ubicada entre las avenidas 20 de Noviembre y General Prim,  al sur de la iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje y al norte de la calle Abasolo.  La calle es límite entre el perímetro A y B del decreto que declara la zona de monumentos históricos de la ciudad de Veracruz,

Se formó en la segunda mitad del siglo XIX y hacia 1875 ya era  conocida como calle o callejón del Alambique, seguramente por estar en allí una pequeña fábrica de aguardiente que utilizaba ese sistema para destilar aguardiente.

A mediados del siglo XX se le cambio el nombre por el del doctor Ignacio Vado Johnson, aunque solo se le conoce como callejón Vado Johnson, esto ha llevado a que se haya olvidado su nombre completo y quién era el personaje, por lo que no está demás unos breves datos biográficos de él.

El nombre completo de bautismo era Ignacio Nicolás Vado Johnson, nació en Villahermosa, Tabasco, en 1872 y fue bautizado el 19 de diciembre de ese mismo año, hijo de Ignacio Vado Ruz y Dolores Johnson Calcaneo. Su familia paterna estaba compuesta por doctores homónimos: Ignacio Vado Lugo, su abuelo de origen guatemalteco se estableció en Mérida, Yucatán, donde fue uno de los fundadores de la Escuela de Medicina; su padre Ignacio Vado Ruz que además fue gobernador de Tabasco.

Estudio medicina en Nueva York. Hablaba inglés, francés e italiano.

En agosto de 1898, se casó por lo civil y por la iglesia en la ciudad de México con María de los Ángeles Maldonado Payro. A principios del siglo XX ya vivía en la ciudad de Veracruz, donde ejerció su profesión.

En 1914, formó parte de los médicos que curaron a los heridos de la ocupación estadounidense, bajo la dirección del doctor Rafael Cuervo.

Al poco tiempo, se mudó a la ciudad de México, y en 1916, se anunciaba como director de la Academia de Electricidad Médica “Dr. Duplan”. En estos años, ya se presentaba como egresado de las facultades de medicina en México y Nueva York.

En los años 1920s, regresó a Veracruz, donde fue director de la Revista Médica Veracruzana, órgano de la Sociedad Medica Veracruzana.

La fecha de su muerte no es conocida pero ocurrió entre 1934 y 1947.

En homenaje póstumo se le puso su nombre al callejón que hasta entonces se llamaba Alambique.

Localización de la calle Vado Johnson.

***

Notas relacionadas:

Nueva Veracruz: Calle de la Condesa.

1943: El H. Ayuntamiento de Veracruz vendió una calle.

Nueva Veracruz: Calle de Chafalonía

Nueva Veracruz: Calle de las Damas.

1618: Dispensa para no llevar bastimento a la Nueva Veracruz.

4 junio 2017

1618

Dispensa a los arrieros que llevan los azogues de su majestad y por tal motivo no pueden transportar el bastimento a la Nueva Veracruz.

C.1, vol. 1, fs. 30-31

*

Comentario: Este documento forma parte del volumen 1 del Archivo Histórico de la Ciudad de Veracruz.

Entre paréntesis están  las partes que son ilegibles en el documento. Entre signos de interrogación están las palabras de las que se tiene duda. Se respetó la ortografía original.

*

Paleografió: Uluapa Sr.

*

fs 30-31

Mandamiento del superior tribunal en que por el se exime a los arrieros que lleban los azogues de la flota no cargen bastimentos por esta vez.

Don Diego Fernandez de Cordova Marques de Guadalcasar virrey y lugar theniente del Rey Nuestro Señor Governador y capitan general de esta Nueva España y presidente de la Audiencia y Chancilleria Real que en ella reside.= Por quanto Pedro de Maratalla me ha hecho relacion que en el se remato la real almoneda de esta ciudad en traer a ella de la Nueva ciudad de la Vera Cruz los azogues de su Magestad que se esperan en la flota que biene de los reinos de Castilla para traerlos con brebedad es fuersa valerse de las requas de Francisco Hernandez Alonso Delgado y otros que no es posible subirlos de otra manera y para que en ello no tengan estorbo me pidio mandase relebarlos de meter cargas de vastimentos en la alhondiga de la dicha ciudad de la Vera Cruz conforme a la ordenansa que sobre esto dispone y por mi visto por el presente mando a la justicia y diputados de la alhondiga de la dicha ciudad de la Veracruz que a los arrieros que constare van alla por los dichos azogues conforme al remate que hizo en el dicho Pedro Maratalla no les obliguen por esta vez a meter carga de bastimentos en la alhondiga de la dicha ciudad ni en rason de ello les hagan molestia ni agrabio alguno fecho en Mexico a veinte dias de el mes de Agosto de mil y seiscientos y diez y ocho años.= El marques de Guadalcasar.= Por mandado del Virrey.= Pedro de la Torre.= Para que la justicia y diputados de la alhondiga de la Nueva ciudad de la Vera Cruz a los arrieros que entraren por los azogues que se esperan en la flota no les obliguen por esta vez a meter carga de bastimentos en la dicha alhondiga.

***

Ir al indice del

VOLUMEN 1 DEL AHMV

Banner Veracruz volumen 1