Skip to content

1880: Demolición de la “muralla de tierra” en Veracruz.

24 mayo 2015
Gráfica con la ubicación de proceso de demolición de la muralla de tierra en 1880-1881.

Gráfica ubicando las etapas de demolición de la muralla de tierra en 1880-1881.

*

La muralla de Veracruz fue terminada alrededor de 1790 pero para los años 1870s, ya era considerada absoleta desde el punto de vista militar, además atriburle parte de la culpa de las epidemias que atacan a la ciudad, por lo que se pedía su demolición. En 1880, todavía se conservaba casi intacta, aunque se le habían abierto pasos para el ferrocarril en la zona del baluarte de Santiago y el baluarte de la Concepción.

En febrero de 1880, se presenta la oportunidad para derrumbar la Puerta de la Merced. El acceso era estrecho y muchas las personas que hacían uso de ella, situación que provoco un accidente una mañana de ese mes, en donde una carreta dio muerte a una niña. El ayuntamiento, presidido por Domingo Bureau, solicito permiso al gobierno federal para derribar la puerta y dejar el acceso del mismo ancho de la calle Principal. A inicios de marzo, con la ayuda del General José Montesinos, entonces, oficial mayor de la Secretaria de Guerra, se otorgó el permiso. Así, el sábado, 13 de marzo, a las doce horas se inicio la demolición de la puerta.

En los siguientes meses, el gobierno municipal trato de abrir otras bocacalles, en abril solicito el permiso para tirar la Puerta Nueva y prolongar la calle de Zamora, pero es hasta junio que obtiene el permiso para abrir otra bocacalle. El 11 de junio, a las siete de la mañana, el ayuntamiento acompañado de música militar se dirige hacia el tramo de la muralla comprendida entre el baluarte de Santa Bárbara y la Noria (av. Madero y Ocampo), y a las ocho de la mañana inicia el derrumbe de una buena parte de la muralla; en la tarde se ese mismo día ya podían circular los carruajes.

Al momento de abrir la bocacalle de Madero y Ocampo, se anunciaba que la siguiente sería la de la calle Benito Juárez, pero no ocurrió.

En el resto del mes, el ayuntamiento seguía con la intención de seguir pidiendo permiso para abrir nuevas bocacalles. El 6 de julio, una comisión integrada por Francisco Canal, José González Pagés y Mariano Fernández viajan a la ciudad de México con la misma intención. En los siguientes días, después de entrevistarse con el general José Montesinos logran un permiso de mayor alcance: derrumbar toda la muralla de tierra y los baluartes, excepto el de Santa Bárbara que estaba ubicado junto al cuartel militar. El general Montesinos en ese momento era el encargado de despacho de la Secretaría de Guerra, debido a un permiso del general Carlos Pacheco y que hasta enero de ese año había sido comandante militar de Veracruz, seguro conocía las peticiones antiguas y recientes que clamaban por tirar toda la muralla.

La noticia pronto llego a Veracruz, y el alcalde Domingo Bureau organizo un evento para el día 14 de julio, día que estaba programado llegaran al puerto los integrantes de la Comisión. El acto se llevo a cabo frente al baluarte de San Javier, después de los discursos oficiales se inició el derrumbe de la muralla entre ese baluarte y la Puerta Nueva. Los trabajos continuaron de mucha rapidez y oficialmente el día primero de agosto se declaró finalizado el derrumbe de la muralla de tierra y los baluartes. Al derrumbarse la Puerta Nueva se encontró la lápida de su construcción, descubriéndose que en un inicio se llamo “Puerta de Acuña”, nombre que se había olvidado.

En estos primeros días de agosto se suscito enfrentamiento entre la comandancia militar y el ayuntamiento por los escombros y el terreno que se consideraba propiedad militar. Finalmente, el gobierno de Porfirio Díaz cedió el escombro y los terrenos al ayuntamiento.

El 12 de mayo de 1881, se da a conocer que el baluarte de Santa Bárbara sería demolido, seguramente al poco tiempo se llevo a acabo y con ello quedaba concluida la demolición de la muralla de tierra y sus baluartes. Quedando en pie sólo la muralla del mar y los baluartes de Santiago y la Concepción.

*

17.- Panorámica del interior de la ciudad desde el baluarte de Santa Barbará, posiblemente, en los años 1860s. A la izquierda la muralla y un poco en medio se ve el sitio que fue conocido como Punta de Diamante.  Actualmente el lugar desde donde esta tomada en la esquina de la av. Madero y la calle Ocampo.

Muralla entre la Noria y el baluarte de Santa Bárbara, aquí se inicio en los hechos la demolición de la muralla. el 11 de junio de 1880, aunque la intención original solo era abrir la bocacalle para permitir la circulación.

***

Notas relacionadas:

Veracruz: Inauguración del cobertizo de la Plazuela del Muelle.

12 mayo 2015
En 1895 se construyó sobre la plazuela del Muelle, unas bodegas metálicas. Se quitaron hasta principios de la década de 1920.

En 1895 se construyó sobre la plazuela del Muelle, unas bodegas metálicas. Se quitaron hasta principios de la década de 1920.

*

A principios de agosto de 1895, fue inaugurado un cobertizo de hierro que cubría la Plazuela del Muelle en Veracruz. Esta cubierta estuvo en este sitio entre 1895 y alrededor de 1920, cuando fue desmantelada y se ocupó para albergar el Merdado Hidalgo, construido cerca del Parque Zamora. Este cobertizo se hizo ante la necesidad de resguardar y almacenar las mercancías del puerto. Tenía  mucho tiempo que al incrementarse el comercio la plazuela se ocupaba como bodega a la intemperie provocando daños y pérdidas.

Se encontraron dos crónicas de la inauguración, publicadas el 9 de agosto de 1895, en la ciudad de México.

INAUGURACIÓN DE UN COBERTIZO

Ha sido inaugurado en Veracruz el cobertizo de hierro en la Plazuela del Muelle.

El Sr. Eleazar Loaeza, en representación del Secretario de Hacienda, empuñando dorado martillo, clavó el último clavo en presencia de multitud de funcionarios, tanto civiles como militares, y algunos de los más ricos comerciantes del puerto.

Durante tan importante acto estuvo tocando la música del 23° Batallón.

En uno de los departamentos del cobertizo se sirvió un lunch, en el que se pronunciaron entusiastas brindis.

Muchos de los licores de que se hizo uso fueron regalados á los niños del Hospital Zamora.

Por la noche, en los salones del nuevo cobertizo, alumbrado perfectamente con luz eléctrica, se dio un baile al pueblo, que duró hasta el amanecer. (1)

**

INAUGURACIÓN DEL COBERTIZO DE UN MUELLE.

Dice el Universal que el Secretario de Hacienda fue representado por el Sr. Eleazar Loaeza en la inauguración del cobertizo de la plazuela del muelle de Veracruz.

El sr. Loaeza, al empuñar el dorado martillo para clavar el último clavo, dirigió una alocución á los presentes.

Después del acto oficial, se sirvió en el primer departamento del cobertizo, un lunch con que el comercio celebró la inauguración del edificio.

Por la noche se dio al pueblo un gran baile en el salon iluminado con poderosos focos de luz eléctrica.

Según añade el citado periódico, quedaron en abundancia viandas y licores, de los preparados para el lunch, y se acordó remitirlos á los niños del Hospital Zamora. (2)

*

Las dos notas son complementarias al especificar detalles diferentes de la ceremonia de inauguración. Los dos periódicos publicados en la ciudad de México hicieron extractos de lo publicado por otros periódicos de Veracruz.

Evidentemente, en ambas notas se equivocaron al poner Hospital Zamora, cuando en realidad se refieren al Hospicio Zamora.

 ***

Referencias

(1) El Municipio Libre, México, 9 de agosto de 1895.

(2) El Monitor Republicano, México, 9 de agosto de 1895, p. 3.

Detalle de una esquina del cobertizo, en donde se aprecia el enrejado que lo rodeaba, así como parte de la estructura y el sistema de desagüe.

Detalle de una esquina del cobertizo, en donde se aprecia el enrejado que lo rodeaba, así como parte de la estructura y el sistema de desagüe.

*

En parte inferior de la fotografía de observa la cubierta del cobertizo.

En parte inferior de la fotografía de observa la cubierta del cobertizo.

***

Notas relacionadas:

Veracruz: Jarochos nudistas en 1878 y 1882.

11 mayo 2015
Nudismo playero una actividad moderna pero que se practicaba en Vercruz en 1882.

Nudismo playero una actividad moderna pero que se practicaba en Veracruz en 1882.

*

Hace unos 130 años, a muchos jarochos de la ciudad de Veracruz les gustaba bañarse desnudos en las playas o lagunas, tanto así que tuvieron que prohibirlo en el Reglamento de Policía. Sin embargo, en la Laguna de los Cocos todavía en 1882 era frecuente encontrar bañistas en “vestimenta paradisiaca”.

Dos pequeña notas publicadas el 4 de agosto de 1878 y el 9 de mayo de 1882, nos revela esta costumbre muy “open mind” de los antiguos jarochos:

*

La Gacetilla – 8 de agosto de 1878

ESCANDALOSO.

Dice la Ciudad de Veracruz, que la completa ausencia de los agentes de policía, de las diez de la mañana en adelante, deja en completa libertad á los que se van á bañar á la Laguna de los Cocos, para estar completamente desnudos, sin miramiento alguno hacia las personas que frecuentan aquel lugar, llegando esto hasta el grado de presentarse en la cantina de un Sr. Guerrero á tomar copas en el mismo estado de desnudez.

Pues señor, ya saben los pintores donde encontrar modelos gratis. (1)

*

La Patria – 9 de mayo de 1882

“No recordamos si el reglamento de policía prohíbe bañarse completamente desnudo en la laguna de los Cocos, como lo prohíbe en otros parajes de la ciudad. Lo que sabemos es que en aquellas aguas, más o menos cristalinas, se ven frecuentemente bañistas, en vestimenta paradisiaca.

Como la “Laguna” es un sitio concurrido; extremo de línea del Ferrocarril Urbano; lugar de retreta y de paseo, etc. Etc., si no está prohibido ostentar en aquellas aguas el trage con que Vénus salió de la honda, debe prohibirse siquiera en obsequio de la moral y para que las señoras que hoy concurren á la glorieta, no abandonen un sitio que puede volverse peligroso para la vista.” (2)

La nota de 1878, da la impresión que se refiere a que las personas andaban en ropa interior, porque si fuera totalmente desnudo, es difícil concebir que así fueran a la cantina, sin embargo, la nota de 1882, es especifica al señalar una total desnudez.

¿Se habrá prohibido, tal como lo pedía el periodista, o hasta cuando continuaría esa costumbre?

¿En que momento nos llego la vergüenza?

Lo que si queda claro, es que había más libertad y poco perjuicio en una parte de los habitantes de la ciudad. También, me hizo recordar una foto de 1914, en donde un fotógrafo estadounidense capturó una imagen de un grupo de chiquillos completamente desnudos disfrutando de la playa. ¿Serían de los últimos que conservaron la costumbre de muchos adultos de antaño?

***

Fuente:

(1) La Gacetilla, México, 8 de agosto de 1878, p. 7.

(2) La Patria, México, 9 de mayo de 1882, p. 2

1931: Incendio en la iglesia de La Pastora de Veracruz.

11 mayo 2015
Iglesia La Pastora en 2012. Foto: Alejandro García.

Iglesia La Pastora en 2012. Foto: Alejandro García.

*

En las décadas de 1920 y 1930, existió confrontación entre el clero y los gobiernos estatales y federales en diferentes partes del país. Las iglesias fueron cerradas y las actividades de los sacerdotes restringidas. La ciudad de Veracruz no escapo a esta situación.

En 1931, la iglesia de La Pastora  sufrió un incendio y así fue dado a conocer:

El incendio de la Iglesia la Pastora en el Pto. Jarocho.

Especial para EL NACIONAL

VERACRUZ, Ver.- 18 de agosto.- El día de hoy a las tres horas treinta minutos sonó la sirena de los bomberos que despertó a la ciudad, anunciando gran siniestro y pidiendo ayuda a todos los miembros del cuerpo y al pueblo.

Como es natural la ciudad se alarmó al enterarse del hecho y descubrió que el edificio que se incendiaba era la Iglesia Católica “La Pastora” que está situada en el corazón de la ciudad, pues la iglesia de referencia, se halla en la calle de la Constitución entre las principales avenidas, la de Independencia y Cinco de Mayo.

Gran zona comercial estuvo a punto de ser destruida por el fuego, pero afortunadamente los bomberos ayudados por el pueblo lograron localizar y y sofocar el fuego.

Se ignora el motivo del incendio; la Iglesia se encontraba cerrada y sellada por la Jefatura de Hacienda.

EL CORRESPONSAL.

Publicado en: NCL. Revolucionario, 18 de agosto de 1931.

Fuente: Centro de Estudios de Historia de México, CCCXII. 39. 360 — Recortes de Periódico. Oficialía Mayor de Hacienda.

*

Por el momento, no se tienen más datos sobre quien o quienes provocaron el incendio o si fue accidental (lo que es dudoso por esta cerrada al culto).

***

Notas relacionadas:

Iglesia de la Pastora de Veracruz en 3 tiempos.

Veracruz: Kiosco de la Plaza de la Constitución (1893-1894)

7 mayo 2015
Kiosco del Zócalo de Veracruz, alrededor de 1904.

Kiosco del Zócalo de Veracruz, alrededor de 1904.

*

El Zócalo de la ciudad de Veracruz tuvo un kiosco entre 1894 y 1934, esto es por 40 años. El dato de su construcción fue olvidado y en la actualidad nadie lo conoce, afortunadamente,  se han encontrado dos breves notas de periódicos de 1893 y 1894, que develan este misterio.

El 28 de abril de 1893, se publicó la siguiente nota en un periódico de la ciudad de México, que proporciona el nombre del ingeniero que lo proyectó y los donadores, entre otros valiosos datos para reconstruir  la historia del kiosco:

Proyecto aprobado.- El Ayuntamiento de la ciudad de Veracruz aprobó el proyecto del kiosco que se establecerá en la Plaza de la Constitución.

Los Sres. Ordoñez hermanos, que son los que regalan el referido kiosko, piensan traerlo de Bélgica; donde será construido con arreglo al diseño que se exhibe en la “Dulcería de París.”

El dibujo, que es trabajo del Sr. Pérez Guzmán, Ingeniero de la ciudad, da una idea exacta del mencionado proyecto.

El kiosko afectará una forma circular y tendrá dos departamentos: la planta baja, que se destinará á una elegante cantina y el tablado para la música.” (1)

El nombre completo del ingeniero era Ignacio Pérez Guzmán y de los donadores solo se conoce el nombre de uno de los dos hermanos: Severo Ordoñez.

Parece que todo lo comentado en la nota sucedió, ya que el 26 de junio de 1894, en dos breves lineas se avisa del avance de la obra y su próxima inauguración:

“Kiosko.- Los señores Severo Ordoñez y hermano, están construyendo en la plaza de la Constitución del puerto de Veracruz, un elegante kiosko.

El próximo Julio se verificara la inauguración.” (2)

No se tienen datos de la fecha exacta de la inauguración y los actos que se llevaron a cabo, pero puede suponerse que en julio de 1894, empezó a funcionar el kiosco.

**

Referencias: 

El Partido Liberal, núm. 2439, tomo XV, México, 28 de abril de 1893, p 2.

El Tiempo, núm. 3241, año XL, México, 26 de junio de 1894. s/p.

**

Fotografía tomada alrededor de 1900, la palma real señorea en toda la plaza como testigo de los cambios que ha tenido esta: la fuente ha sido sustituida por el kiosco y se han sembrado nuevas plantas.

Fotografía del Zócalo tomada alrededor de 1900, con su kiosco al centro.

***

Notas relacionadas:

1910s: Fotos de la Plaza de la Constitución de Veracruz (5a. Serie)

Historia de la palma real del zócalo de Veracruz (1860s-1914)

Los jarochos olvidados del siglo XIX.

3 mayo 2015
Localización de los jarochos en el siglo XIX.

Localización de los jarochos en el siglo XIX.

*

En la búsqueda de los orígenes del uso del vocablo Jarocho, se han encontrado jarochos en otras zonas geográficas del territorio que pertenecía a México en el siglo XIX: en la zona del Bajío, en Texas, Durango y Sinaloa.

Son pocas las referencias documentales que se han localizado y no permiten conocer a detalle las características de las personas a las que así se les denominaba, pero si es posible hacer comparaciones.

Hasta el día de hoy, estos datos han sido olvidados por todos y ello se puede afirmar porque no existen referencias en libros y publicaciones actuales que tratan el tema, tampoco en páginas de internet con esta tematica.

La importancia de la localización de estos datos estriba en que aporta material para replantear todas la versiones que existen sobre el vocablo.

Tienen que someterse a revisión las versiones localistas, aquellas de que se genero en las calles o barrios de la ciudad de la Nueva Veracruz, así como que estaban relacionados a criadores de puercos o la supuesta relación con los excrementos humanos, también se tiene que someter a revisión la supuesta relación entre el termino y los afrodescendientes. Teorías que se han ido formando cuando menos desde hace unos 150 o 160 años, en donde cada autor ha ido añadiendo o quitando detalles de acuerdo al gusto, por lo que en la actualidad ha quedado algo informe que crea confusiones a la gran mayoría de las persosnas.

Por lo pronto, queda claro y demostrado que el uso del vocablo era muy extendido y muy relacionado con los rancheros, es decir trabajadores del campo y en menor medida relacionados con los rancheros que utilizaban los caballos como medio de trabajo o  transporte.

*

Jarochos en el Bajío.

En cuanto a los jarochos en el bajío hay dos referencias: una relacionada a las personas y la otra a una población.

1.- La mención de Jarochos en “BOSQUEXO DE LA REVOLUCION DE NUEVA ESPAÑA” (1) escrito el 19 de noviembre de 1810, es la referencia más antigua a este tipo de personas ajenas a la costa veracruzana y arroja bastante luz sobre el término. El texto es la crónica de los dos primeros meses del levantamiento insurgente, con sus avances y derrotas, contiene el siguiente párrafo:

“(…) El Cura Hidalgo se había declarado Generalísimo del exército de América : tenientes generales Allende, Aldama, y un tal Abasolo, con una larga promocion de Coroneles, y otros subalternos, formando su mayor fuerza de 3 mil hombres de tropa reglada de los cuerpos de Milicias infieles, y de 14 mil hombres de á caballo de los jarochos de las haciendas, que las iban talando, y destruyendo al paso.”

Explícitamente no hace referencia a la ubicación geográfica de estos jarochos, pero tomando en cuenta toda la narración, se deja ver que la actividad insurgente se concentraba en Guanajuato, Michoacán y el estado de México, esto es, en la zona del Bajío, por lo que las haciendas debían estar en esa zona y por lo tanto, los jarochos mencionados eran de esa misma región.

En otro párrafo se lee:

“En México se creo un cuerpo de voluntarios de Europeos y Americanos, en que instantáneamente excedió el alistamiento de 4 mil hombres decentes de todas clases ; y temeroso el Virey de que el enemigo viniese á esta capital desde Valladolid por Toluca, despachó al teniente Coronel Dn. Torquato Truxillo, familiar suyo, con mil hombres escasos de tropa reglada y 500 lanceros de las haciendas inmediatas.”

Por contraste, se puede apreciar la diferencia en el tratamiento que hace el autor al referirse a las personas que laboraban en las haciendas y se integraron a la lucha. Llama lanceros a los que se unen a las fuerzas realistas y jarochos a los que integran a los insurgentes. Esta diferenciación nos informa dos cosas: la palabra podía darsele un uso peyorativo y tenía relación con los lanceros. No creo que el autor haya querido hacer hincapié que los insurgentes forzaban a unirseles todos los habitantes de las haciendas, mientras que los realistas solo a los que tenían cierta preparación como lanceros.

En el texto se denuesta frecuentemente a los insurgentes (“infame revolución”, “entraron los vandidos”, etc.) mientras que a las fuerzas reales le atribuye mejores adjetivos o comentarios (“La prontitud con que estas tropas llegaron a Queretaro salvo esta ciudad”, etc.) en esta línea, no es extraño que las personas de las haciendas que se unieron a Hidalgo fueran llamadqs jarochos y lanceros a los que fueron leales al gobierno virreinal.

Al referirse, en general, al mismo tipo de personas con diferentes adjetivos, permite establecer una relación entre jarochos y lanceros, por lo tanto, puede suponerse que los lanceros también eran jarochos.  Si se toma en cuenta que las lanzas eran semejantes a la garrochas y que una de las teorías sobre el origen del termino jarocho proviene por el uso de las garrochas para el cuidado del ganado.

2.- En el municipio de Huanímaro del estado de Guanajuato existe la población Jaroches. Actualmente, también se le conoce como Joroches. Se presenta aquí por: 1.- la similitud del vocablo, 2.- A principios del siglo XIX, en la zona del Bajío había personas a las que se les llamaba jarochos, por lo que la región no es ajena al uso del vocablo y 3.- la coincidencia de que en Sinaloa, en donde también se usaba el vocablo, existió un asentamiento con el mismo nombre. Todo ello lleva a sospechar que hay alguna relación.

Jaroches, Guanajuato, a principios del siglo XX tenía 155 habitantes. (2) En 1897, Antonio Peñafiel define el vocablo de esta manera:

Jaroches. La palabra es de origen tarasco del Estado de Guanajuato.

Xarrucha se llamaban los que hablaban lengua extraña en Michoacan, y parece que de esa palabra se deriva Xaroches. (3)

No se tienen argumentos para rebatir esta definición de Peñafiel, pero estando empapados en el tema del análisis del vocablo, es muy difícil no relacionar a “Jaroches” con los jarochos que habitaron la región y “Xarrucha” con Garrocha el instrumento que se usaba para el manejo del ganado, mismo que según una versiones actuales es el origen etimológico de la palabra.

*

Localización aproximada de los jarochos en el actual estado de Texas, EE. UU.

Localización aproximada de los jarochos en el actual estado de Texas, EE. UU.

Jarochos de Texas.

A estos jarochos solo se les encontró citados en una carta que reportaba las actividades del ejército mexicano en contra de la sublevación de los federalistas en el noreste de la república. No tiene fecha pero por otra carta publicada en el mismo periódico que es del 30 de agosto de 1840 y la fecha del diario, 26 de septiembre, puede suponerse que es de ese periodo.

“Según cartas particulares, la reunión conquistadora Canalo-tejana se compone de aventureros quintoques, orleaneses, jarochos del Rio de la Nueces, indios carrizos y otros vándalos de las otras tribus. Ninguno de los Tamaulipas se les ha presentado de grado.” (4)

Antes de continuar, unos datos históricos para entender mejor la cita.

Entre 1835 y 1836, hay un cambio de gobierno en el país, de uno federalista a otro de tipo centralista. El 2 de octubre de 1835 se aprueban las Bases Constitucionales, que será el preámbulo para la reforma de la constitución con las Siete Leyes, el 30 de diciembre de 1836. Esto provoco un amplio disenso, que llevo a varias sublevaciones, entre ellas la rebelión federalista de los estados de Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León que inicio el 6 de noviembre de 1838 y termino en noviembre de 1840. (5) Dos de los líderes fueron Antonio Canales y Jesús Cárdenas. A principios de 1840 estos sublevados formaron la República de Rio Grande. Después de varios enfrentamientos, en agosto-septiembre (cuando se escribió la carta), las fuerzas mexicanas al mando de Mariano Arista estaban en persecución de Canales, que se había replegado hacia la frontera con Texas, en donde consiguió ayuda. En noviembre, canales se rindió, poniendo fin a la sublevación. El termino “canalo-tejana” es por la unión de Canales con los texanos.

En cuanto a los jarochos del río de las Nueces, al no tener otra fuente documental, poco o nada se puede sacar en conclusión respecto a ellos , pero tomando como referencia a los jarochos de otras partes del país, puede suponerse que hacen alusión a rancheros de la zona. Por el momento, no se tienen otros datos que ayuden a definir a estos jarochos.

*

Jarochos de Durango.

En un relato fechado el 18 de marzo de 1841 que trata sobre la violencia que se vivía en Durango, se menciona a jarochos de las haciendas cercanas:

“(…) y en estos últimos días corrió la funesta nueva de que ese mismo feroz enemigo había incendiado la ciudad de Cinco Señores, cabecera del partido de su nombre, correspondiente al distrito de Cuencamé: nueva que llenó de espanto y consternación á este vecindario en las pocas hora que circuló antes de que se confirmara su falsedad.

Aun está fresca la triste memoria de los estragos que en fines de Junio y principios de Julio causaron seis ó siete indios barbaros de este departamento, y de la mortal languidez que infundio en todos los espiritus el arrojo de aquellos y la impotencia de las autoridades para repelerlo. Recordamos que se acercaron á la distancia de cuatro leguas de esta capital, y que pudieron haber asaltádola si oportunamente no se les hubiera obligado a emprender la fuga, con pérdida de dos o tres de los suyos, por unos pocos jarochos de las haciendas inmediatas, que se reunieron para perseguirlos. Estos hechos unidos a la probabilidad que hay de que aquella miserable partida de haber penetrado hasta estas cercanías con el fin principal de explorar el terreno, prestan sobrado fundamento para temer que en el verano procsimo sean devastadas todas las haciendas de las inmediaciones de esta capital, e incendiadas las habitaciones que están fuera de nuestros muros. Si: nada ecsageramos al asegurar que en breve nos lamentaremos de haber cabídonos una suerte igual á la del vecino departamento de Chichuahua.” (6)

A estos jarochos los describen como trabajadores de las haciendas, semejante a los jarochos del Bajío y diferente a los jarochos de Sinaloa que se describen como rancheros, independientes. Aunque en ambos casos, son trabajadores del campo.

*

Jarochos de Sinaloa.

El termino Jaroches o Jarochos se han localizado en cuatro publicaciones que describen a Sinaloa, en tres se refiere a las personas que habitaban la zona y la restante, trata de un poblado que existió incluyendo una propuesta de origen etimológico.

1.- En el libro El Archiduque Maximiliano de Austria en Méjico publicado en 1867, se narra la expedición a los estados de Sinaloa y Sonora que encabezó el general francés Castagny y que partió de Durango el primero de enero de 1865.

“Hé aquí la verdad tocante á ese país fantástico en contra de lo que han contado varias personas que suponen haber viajado por él sin haberle visto jamás. La colonia que no me pesaría que perteneciera á mi patria por lo agradable, por lo rica y por lo provechosa, es el Estado de Sinaloa, comarca que se halla fortificada naturalmente por las imponentes cumbres de Sierra Madre que la circuye por todas partes á guisa de verdadera muralla, sin dejar paso mas que por dos desfiladeros, el uno de los cuales parte de Durango y el otro de Tepit permitiendo defenderse con un puñado de tropas, auxiliadas por una pequeña estacion naval para guardar el puerto.

Esa separacion natural de Sinaloa del resto del país, es tan marcada que hasta los moradores de este Estado se dan una denominacion distinta de los otros puntos de Méjico, titulándose á sí mismos Jaroches (gentes del arco) y motejan á los demás mejicanos con el apelativo de Chileros, ó sea, comedores de chile.” (7)

No se hace referencia que se trate de alguna etnia, sino a todos los habitantes de la zona. Al proporcionar la interpretación etimológica (gentes del arco), inmediatamente se puede encontrar similitud con una de las versiones que actualmente se manejan sobre el vocablo jarocho en Veracruz. Ya que si los de Sinaloa manejan arcos, entonces también flechas. A las flechas también se les conocía como Jaras. Solo hay la discrepancia que la versión de las Jaras en Veracruz la hacen sinónimo de garrocha.

2.- Los jarochos de la siguiente fuente documental los ubica entre el camino de Durango y Mazatlán, en 1860, aunque la narración esta fechada en 1878.

“Durango, Agosto 1º de 1878. (…) a fines de 1860, (…) (al) coronel del ejército conservador D. Domingo Cajen (…) (se le ) eclipso su buena estrella en el punto del Espinal –camino de Mazatlan,- no sin haberlo previsto muchísimos y de lo que procuramos convencerlo; pero aunque nos oyó a algunos, se obstinó en su fatal idea y llevó a perder allá, casi por completo , una brigada de más de dos mil hombres bien armados, municionados y abastecidos (…) Sin embargo, no podía serle su fortuna constantemente propicia, como nunca lo es así, y repito que en el Espinal se despidió de él para siempre, (…) las caballerias del enemigo, que para nada se habían fatigado en su marcha de Mazatlan al Espinal, perseguían hasta muy lejos y daban alcance fácilmente a muchos dispersos, que mataron sin piedad. Esto mismo también hicieron los salvajes jarochos de los ranchos del camino en la sierra, matando y robando impunemente y sin ninguna resistencia, a los que ni militares eran, y por lo que tomaron ninguna parte en el combate. Iban a distancia de las fuerzas, y también a distancia se quedaron esperando resultados para que según fuera, continuar o no su marcha; pero no les salvo la vida no ser enemigos, en el natural cruel y pérfido de estos hombres de las montañas, en lo general, de costumbres muy depravadas. (…)” (8)

El vocablo esta usado de manera despectiva, atribuyéndole hasta “costumbres muy depravadas” lo que se explica porque fue escrito por alguien de Durango, quienes salieron derrotados en la batalla. Este toque peyorativo lo une a las demás menciones de Durango, Texas y el Bajío.

3.- En 1889, en el libro The Works of Hubert Howe Bancroft, el vocablo pero no solo lo circumscribe a Sinaloa sino a todos los estados del noroeste del país.

“Nevertheless, the Spanish element remains strong, and the mixture has been little varied by the admission of negro blood. The indolence and unsustained impulsiveness of the nation is less marked in the border states, settled, as they were, chiefly by enterprising and energetic emigrants from Biscay, Navarre, and Catalonia. Their comparative isolation has tended to preserve a tincture of the superstition brought from the original mountain homes. On the other hand, they are widely praised for hospitality and as dashing riders, whose cavalry has earned deserved laurels m the wars. As may be supposed, the jarocho or petty farmer element of Mexico, is widely represented here in small scattered ranchos, with their airy, shed-like dwellings, their enclosed patches for maize, beans, yams, and other succulents, shaded by occasional bananas, or other palms, and near by the heads of live stock, that form the main reliance of the settler. ” (9)

Describe al jarocho como el pequeño agricultor mexicano ocupado en sus ranchos. Este autor lo caracteriza con una fuerte ascendencia española y como propietario, no como el trabajador de haciendas. A diferencia de las otras fuentes no los describe de manera despectiva.

4.- Esta última referencia del término relacionado con Sinaloa, es el nombre de un asentamiento. Se presenta aquí por dos hechos, es igual a la denominación que se daban los propios habitantes en 1865: “Jaroches” y por la coincidencia que en el Bajío, hay una población con el mismo nombre y da la casualidad que también hubo jarochos en esa zona.

JAROCHE.-La indonimia es un vocablo náhuatl. La raíz de esta palabra viene de xallo, adjetivo de xalli, que significa arena, y la terminación mexicana tz, cuyo sonido es desconocido en castellano, pero al formar los aztequismos ha modificado su sonido, corres- pondiéndole cha o chi, el equivalente es más abajo. Toponimia.Se interpreta como “lugar más debajo de lo arenoso” o “más debajo de la arena”. Historia.-Jaroche fue un asentamiento indígena perteneciente al distrito de San Ignacio, que en 1887, era directoría de El Limón y alcaldía de Coyotitán. (10)

¿Estará equivocado el autor de este libro? Por las otras referencias, da la impresión que el nombre corresponde al nombre que se asignaban los antiguos sinaloenses. La objeción a la etimología planteada requiere mayor conocimiento del tema, por lo pronto, se destaca su existencia y su paralelismo con el Bajío guanajuatense porque en ambos lugares hubo jarochos y por lo tanto, es razonable buscar un posible origen en ese vocablo . Además, el que en Sinaloa se plantee una raíz náhuatl y en Guanajuato un origen en la lengua tarasca, es decir, orígenes etimológicos diferentes para la misma palabra, genera la duda que ambas explicaciones sean erroneas,, .

**

Referencias documentales:

(1) Blanco Whatie, J. M., El Español, Tomo III, (No. XIII, El Español, 30 de abril de 1811), Londres: Imprenta de R. Juigné, 1811, p. 23-24.

(2) González, Pedro, Geografía local del estado de Guanajuato, Guanajuato: Tip. de la Escuela Industrial Militar “J.O.G.”, 1904, p. 427

(3) Peñafiel, Antonio, Nomenclatura geográfica de México (v. 2) México : Oficina Tipográfica de la Secretaria de Fomento, 1897.

(4) Diario del Gobierno de la República Mexicana, 26 de septiembre de 1840, México, p. 78 (Consultado en la Hemeroteca Nacional Digital de México, el 3 de mayo de 2015).

(5) Green, Stancey C. La república del río Grande y Nuevo León, en Ortega Ridaura, Isabel, Et al., El noreste: reflexiones, Fondo Editorial de NL, 2006, p. 53 y ss.

(6) El Cosmopolita, serie 1837-1843, 31 de marzo de 1841, México, p. 3. (Consultado en la Hemeroteca Nacional Digital de México, el 3 de mayo de 2015).

(7) Torres, Martín de las, El Archiduque Maximiliano de Austria en Méjico, Librería de D.A. de San Martín, 1867, pp. 318-319.

(8) Voz de Mexico, 30 de agosto de 1878, México, p. 2. (Consultado en la Hemeroteca Nacional Digital de México, el 3 de mayo de 2015).

(9) Bancroft, Hubert Howe, The Works of Hubert Howe Bancroft; History of the north Mexican states and Texas , v. 16, San Francisco : A. L. Bancroft, 1889, p.744.

(10) Navidad Salazar, Teodosio, Compendio Toponímico, Histórico y Geográfico de Sinaloa, Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa, 2006, p. 314.

**

1969: Buscando la fecha de fundación de la Villa Rica de Veracruz.

24 abril 2015
Recreación de la fundación de la Villa Rica de la Veracruz.

Recreación de la fundación de la Villa Rica de la Veracruz.

*

Comentarios desde España.

Por Juan José González F.

Como lo anuncie en mi anterior colaboración de Aportaciones para la historia de Veracruz, escribo hoy, un primer comentario desde España, para ser más preciso desde Madrid. Mi primer punto de contacto en la difícil tarea que me encomendó la Universidad Veracruzana, con el fin de investigar la fecha exacta de la fundación de la primera Veracruz en el año de 1519.

La empresa ofrece serias dificultades, tal como lo decía en una de mis aportaciones de hace varias semanas, y bien, puede considerarse este trabajo como el del hallazgo de una ahuja en un pajar, presiento que va a ocurrirme igual que a don Francisco del Paso y Troncoso, cuando en el siglo pasado, busco durante varios meses la fecha de fundación de la Nueva Veracruz. Aquella vez el señor Troncoso informo al gobernador del estado, don Teodoro A. Dehesa que no existía ningún documento al respecto, pero que haciendo deducciones podía celebrarse el tercer centenario de la Nueva Veracruz en los días del 7 al 10 de marzo de 1901, y así fue como se hizo. En el caso de la fundación de la primera Villa Rica de la Veracruz mediaron circunstancias especiales cuando Hernán Cortés llego a las playas de Chalchicueyecan, sabemos bien que fue cosa cierta la fundación de la primera Villa Rica en el campamento del futuro conquistador de Tenochtitlán, sobre los arenales de la tierra firme, frente al islote de San Juan de Ulúa, en el sitio en donde hoy se levanta nuestra ciudad y podemos deducir, por la trascendencia del suceso y el especial cuidado que mostraba Cortés en la ejecución de todos sus actos para que estos tuvieran el respaldo legal, que se redacto acta de fundación ante escribano, pero igual que ocurre con la primera carta de relación de Hernán Cortés al Emperador Carlos V, el documento ha desaparecido.

Entrando en el terreno de las observaciones al leer la carta enviada por el Consejo y Regimiento de la Villa Rica de la Veracruz, el 16 de julio de 1519, a S. M. que fue escrita el 10 del mismo mes, se tiene buen cuidado de informar de todo lo ocurrido hasta esa fecha mencionando la presencia del escribano que da fe pero no se dice que el acta de fundación o una copia de ella fuera adjuntada a la carta.

Bernal Díaz del Castillo en su histórica crónica escrita a la manera de un meticuloso reportero cuenta que el Consejo y Regimiento de la Villa Rica envió dicha carta pero no dice que se incluyera la acta de fundación original, ni su copia. Sabemos que cuando Cortés emprendió la marcha al interior del territorio del Anahuac quedo en la Villa Rica un reducido número de españoles, que en su mayoría estaba integrado por gente impedida para acciones de guerra. A pesar de lo cual los más aptos participaron en la acción emprendida por Juan de Escalante contra Cuauhpopoca, que era jefe militar tenochca en la región de Nautla, quedando gravemente herido Escalante que murió a los tres días de regresar la expedición a la Villa Rica; que después fue nombrado alguacil mayor, Gonzalo de Sandoval pero Cortés lo retuvo y mando con designación de teniente a Alonso de Grado, instruyendole para terminar la construcción de la fortaleza pero este adopto grandes presunciones, exigiendo joyas de oro, mujeres y a la vez hacia que le rindieran homenaje especial dando a entender que tramaba conspirar, por lo que Gonzalo de Sandoval y Pedro de Ircio lo hicieron preso y asumieron el mando de la Villa Rica, asi fue como se observa que por ausencia de Portocarrero y Montejo, enviados a España para informar al emperador, la única autoridad del lugar radicaba en el alguacil mayor. En todo ese tiempo, solo Dios sabe que pudo ocurrir al archivo del ayuntamiento y es probable, que se perdieran sus documentos que fueron tan valiosos para la historia de México. Entre esos documentos debieron estar los del juicio y condena de quienes conspiraron en el plan para regresar a Cuba en una de la naves, contando entre ellos a Pedro Escudero y a Juan Cermeño que fueron ahorcado y a Gonzalo de Umbria a quienes cortaron los pies, a los hermanos Peñates que recibieron castigo de 200 azotes, escapando del castigo ejemplar el padre Juan Díaz por su carácter eclesiástico.

Bien se ve por todo lo comentado que en la Villa Rica de la Veracruz era única autoridad el alguacil mayor quien esas circunstancias debió imponerse como militar y puso poco cuidado en la conservación del primitivo archivo del ayuntamiento.

Por mi parte, sigo dudando en la existencia actual de aquella acta de fundación que creo se perdió al igual que la primera carta de relación escrita por Cortés y que se dice envió a Carlos V con Montejo y Portocarrero nombrados procuradores de la Villa Rica ante la corte española. Más a pesar de todo, buscaremos en el Archivo de Indias en Sevilla y entrevistaremos a quien hoy están dedicados a investigar en sus centenarios informes, haciendo acopio de valiosas opiniones para aclarar este misterio.

Confirmado nuestra teoría de la desaparición del acta de fundación de la Villa Rica de la Veracruz y la fecha en que debió ocurrir. El tiempo de que dispongo limitado a medio mes de trabajo porque debemos descontar los días empleados en el traslado y las horas en que permanecen cerrados los archivos, me ofrecen impedimentos muy difíciles de vencer, pero al final de la empresa abrigo la esperanza de poder llevar nuevos informes que enriquezcan la historia de Veracruz.

Fuente de texto: El Dictamen, 24 de abril de 1969, p. 4

Nota: La puntuación y separación de parrafos puede variar con el impreso original, debido a la circunstancia en la que se hizo la transcipción.

**

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 216 seguidores